Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Mi hijo tiene áreas rojas, secas y que le causan picazón en la piel. ¿Podría ser eccema?

El término eccema se utiliza por lo general para describir diferentes afecciones de la piel. Usualmente, se presenta como piel enrojecida, reseca y escamosa o que podría  comenzar a sangrar, algunas veces ocasiona pequeñas protuberancias llenas de líquido. Cuando el eccema se vuelve crónico (que persiste por un largo tiempo), la piel tiende a engrosarse, resecarse y volverse escamosa con líneas ásperas.

El eccema (también conocido como dermatitis atópica) y dermatitis por contacto son los dos tipos principales de afecciones de la piel.

Eccema o dermatitis atópica

La dermatitis atópica se presenta con frecuencia en bebás y niños que sufren alergias o tienen un historial familiar de alergias o eccemas, aunque el problema no es provocado necesariamente por una alergia. Por lo general, el eccema se desarrolla en tres fases distintas. El primero se presenta entre los dos y seis meses de edad, con picazón, enrojecimiento y la aparición de pequeñas protuberancias en las mejillas, la frente o el cuero cabelludo. Este salpullido puede propagarse a los brazos o al tronco. Aunque a menudo el eccema se confunde con otro tipo de dermatitis, especialmente con dermatitis seborreica, los problemas de la fuerte picazón y alergias adicionales son clave de que se trata de una dermatitis atópica. En muchos casos, el salpullido desaparece o mejora a los dos o tres años de edad.

La segunda fase de este problema de la piel ocurre entre los cuatro y diez años de edad y se caracteriza por erupciones circulares, ligeramente abultadas, con picazón y escamosas en el rostro o tronco. Estas son menos húmedas y más escamosas que en la primera fase del eccema y la apariencia de la piel tiende a ser más gruesa. Los lugares más frecuentes de este salpullido son los dobleces de los codos, detrás de las rodillas y atrás de las muñecas y los tobillos. Todos los tipos causan mucha picazón y la piel tiende a resecarse de manera general.

La tercera fase, caracterizada por áreas de piel con picazón y secas y de apariencia escamosa, inicia alrededor de los doce años de edad y en ocasiones continua durante los primeros años de la adultez.

Dermatitis por contacto

La dermatitis por contacto puede presentarse cuando la piel se pone en contacto con una sustancia irritante o alergánica. Una forma de este problema resulta del contacto constante con sustancias irritantes como jugos cítricos, baños de burbujas, jabones fuertes, determinados alimentos y medicamentos y tejidos ásperos o de lana. Además, uno de los irritantes más comunes es la saliva del niño. La dermatitis por contacto no provoca tanta picazón como la atópica y, por lo general, desaparecerá cuando la sustancia irritante ya no está presente y mejorará cuando los bebás ya no babeen su propia piel.

Otra forma de la dermatitis por contacto se presenta luego de que la piel entra en contacto con sustancias a las que el niño es alárgico. Las más comunes son:

  • Joyería o broches de níquel en pantalones o pantalones de mezclilla.
  • Determinados saborizantes o aditivos en pastas dentales o enjuagues bucales (estos provocan salpullido alrededor o dentro de la boca). 
  • Pegamentos, tintes o cuero utilizado en la fabricación de zapatos (producen una reacción en la parte superior de los dedos de los pies y los pies). 
  • Tintes utilizados en la ropa (provocan salpullido en áreas donde roza la ropa o donde hay un aumento en la transpiración).
  • Plantas, especialmente hiedras, robles y zumaque venenosos. Por lo general, este salpullido aparece dentro de las siguientes horas al contacto (de uno a tres días del contacto con hiedra venenosa); además de dar picazón, puede provocar pequeñas ampollas. 
  • Medicamentos como neomicina en ungüento

Tratamiento

Si su hijo tiene salpullido que luce como eccema, su pediatra necesitará examinarlo para realizar un diagnóstico correcto y recetar el tratamiento adecuado. En algunos casos puede referirle con un dermatólogo pediatra para lo examine.

Aunque no existe cura para el eccema, generalmente puede controlarse y podrá desaparecer luego de algunos meses o años. El tratamiento más efectivo es prevenir que la piel se reseque o que presente picazón y evitar las sustancias que puedan provocar que la afección empeore. Para esto:

  • Use humectante para la piel (por ejemplo, cremas o ungüentos) con frecuencia y de manera regular para disminuir la resequedad y picazón.
  • Proporcione a su hijo baños frecuentes en tina con agua tibia. Luego del baño, enjuague dos veces para quitar cualquier residuo de jabón (que podría ser irritante). En los siguientes tres minutos de salir de la tina, aplique la crema o ungüento para bloquear la humedad.
  • Evite la ropa áspera o irritante (material de lana o tejido áspero). 
  • Si hay humedad o demasiada picazón, use compresas tibias en el área, seguido de la aplicación de los medicamentos con receta mádica.

Existen muchos tipos de cremas y ungüentos recetados disponibles, por lo tanto pregunte a su pediatra para que le sugiera el que sea de su elección para controlar la inflamación y picazón. Estos compuestos a menudo contienen una forma de cortisona, pero tambián existen medicamentos disponibles sin esteroides. Estas cremas o ungüentos deben utilizarse diariamente o cuanto sea necesario, pero solo bajo las indicaciones del mádico de su hijo. Además, pueden recetarse otras lociones o aceites para baño. Es importante continuar la aplicación de los medicamentos tanto como lo recomiende su pediatra. Detener la aplicación muy pronto puede provocar que la afección reaparezca.

Además de los compuestos para la piel, su hijo podría necesitar tomar antihistamínicos orales para controlar la picazón y antibióticos si la piel se infecta.

El tratamiento para la dermatitis alárgica por contacto es similar, aunque su dermatólogo pediatra o alergólogo querrá encontrar la causa del salpullido al llevar un historial minucioso o al realizar una serie de pruebas del área. Estas pruebas se realizan colocando pequeños parches de irritantes comunes (o alergánicos) en la piel de su hijo. Si la piel reacciona con enrojecimiento o picazón, debe evitarse dicha sustancia.

Informe a su pediatra si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • El salpullido de su hijo es fuerte y no responde al tratamiento casero.
  • Existe evidencia de fiebre o infección (es decir, ampollas, enrojecimiento, costras amarillas, dolor o secreción del fluido).
  • El salpullido existente se propaga o se presenta otro.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Eczema (Atopic Dermatitis)(Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, Updated 10/2013)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.