Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El trastorno inflamatorio en la piel pityriasis rosea tiene un pico en incidencia durante la adolescencia y los adultos jóvenes. Generalmente empieza como un salpullido rosado grande (tres cuartos de pulgada a dos pulgadas de diámetro) en el pecho o la espalda. Esto se denomina “placa heráldica”, debido a que en sí es un presagio de lo que viene.

Dentro de una a dos semanas, el jovencito se llenará de docenas, sino cientos de salpullido rosado suave más pequeño. El tronco, brazos, piernas y cuello pueden resultar afectado, pero rara vez la cara. Los padres con frecuencia confunden la pityriasis rosea con la tiña, una infección por hongos. La causa de la pityriasis rosea es desconocida, pero no es una infección por hongos y, por lo tanto, no ayudan los medicamentos antimicóticos. Una manera de reconocer el desorden es examinar el pecho o la espalda en busca del patrón distintivo en forma de árbol de navidad o sus lesiones ovaladas planas.

La pityriasis rosea se presenta de forma diferente en los afroamericanos, que tienden a desarrollar parches levantados en su cara y extremidades más que en sus torsos. El color usualmente difiere también: café claro en lugar de rosado y con un centro áspero granular.

Los síntomas que sugieren la pityriasis rosea pueden incluir:

Parche grande rosado, generalmente en el tronco, seguido por:

  • Salpullido múltiple más pequeño
  • Fatiga leve
  • Picazón leve

Cómo se diagnostica la pityriasis rosea

Examen físico y un minucioso historial médico, más una preparación de KOH, en la cual se toma una pequeña muestra de tejido de uno de los puntos y se examina bajo un microscopio para eliminar la posibilidad de una infección por hongos.

Cómo se trata la pityriasis rosea

La pityriasis rosea no es contagiosa y no representa ningún peligro, generalmente sigue su curso dentro de tres a nueve semanas. Espere que salgan nuevos puntos durante ese tiempo. Hasta que el salpullido baje y desaparezca, alegremente sin dejar cicatrices, su pediatra se enfocará en controlar los síntomas. Por ejemplo, se pueden recetar lociones o antihistamínicos para aliviar la picazón. Los tratamientos de exposición a la luz del sol o luz ultravioleta son algunas veces lo que se recomienda para acelerar la resolución del salpullido.

Ayuda para que los adolescentes se ayuden a sí mismos

Los jovencitos con pityriasis rosea sintomática desea evitar la actividad física extenuante, que puede agravar el salpullido existente. También se recomienda el baño en agua templada, no caliente.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.