Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Diagnóstico

Comparar el dedo lesionado con el mismo dedo no lesionado en la mano opuesta siempre es útil. Busque atención médica si el dedo no tiene su rango usual de movimiento o si luce anormal cuando lo compara con el dedo que no está lastimado. La mayoría de las lesiones a los dedos involucran un impacto directo a la punta o forzar el dedo más allá de su rango usual de movimiento. El daño puede involucrar huesos, músculos, tendones y ligamentos. El dolor, hinchazón y deformidad son comunes. Si el atleta no puede mover activamente el dedo en todas las direcciones o si el dedo luce deforme, llame inmediatamente a su pediatra. Los rayos X simples del dedo lastimado generalmente son todo lo que se necesita para identificar cualquier posible hueso roto o dislocaciones. Las tomografías y resonancias magnéticas no son necesarias rutinariamente. Un dedo “atascado” es una dislocación de los ligamentos que apoyan la articulación sin una fractura relacionada (hueso roto) y no tiene que ser "extraerse" con fuerza en el campo.

Tratamiento

El descanso, hielo y mantenerlo en alto son buenas terapias iniciales para todas las lesiones agudas. Las vendas de compresión pueden ser peligrosas si interfieren con la circulación hasta la punta del dedo o comprimen (exprimen) los nervios.

El tratamiento para la mayoría de lesiones de los dedos involucran: protección, inmovilización (sostener el dedo lesionado en la posición correcta para que sane) y, rehabilitación(restaurar el dedo a una condición sana y útil).

Si tiene poca hinchazón o no se observa hinchazón, dolor al tacto mínimo y apariencia normal y el dedo tiene un rango completo de movimiento, los padres pueden “proteger” el dedo hasta que ya no duela (1 a 2 semanas). Simplemente fije el dedo lesionado al siguiente dedo (de preferencia uno más largo que no esté lesionado) para protegerlo e inmovilizarlo.

Cuando la lesión ya no es dolorosa ni lastima al tacto, el atleta puede realizar ejercicios progresivos de resistencia (PRE) para restaurar el rango de movimiento completo. Esto se puede hacer de la siguiente manera:

  1. empuñar la mano,
  2. apretar una pelota,
  3. intentar estrujar un paño de cocina o una toalla pequeña

Asegúrese de que el dedo se estire completamente. Los ejercicios se pueden hacer inicialmente (48 horas después de la lesión) en una cubeta de agua tibia. Cada actividad deberá repetirse de 10 a 15 veces en 2 a 3 sesiones al día hasta que haya regresado la función normal. Debe esperar algo de incomodidad y molestia mientras realiza estas actividades. Aún después de que los síntomas agudos han desaparecido y la función normal se ha recuperado, puede seguir sintiendo engrosamiento y rigidez en la articulación, particularmente con lesiones severas.

Si no se siente cómodo con el tiempo necesario para sanar o tiene alguna pregunta, llame a su pediatra.

Volver a jugar depende del tipo de fractura, dislocación o esguince, estabilidad, uso de la mano en el deporte y si se puede proteger o no. Idealmente, el dedo no deberá sentir dolor.

Las deformidades o discapacidades permanentes pueden ser el resultado de la más mínima lesión pero generalmente son el resultado de la falta de tratamiento, rehabilitación y protección adecuados.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Sports Shorts (Copyright © 2001 American Academy of Pediatrics) Conceptual design by the Ohio Chapter, American Academy of Pediatrics
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.