Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Noticias

Se reducen errores de dosificación al no usar cucharaditas & cucharadas

​Los padres que están muy ocupados y haciendo más de una cosa a la vez corren el riesgo de cometer errores de medicación , ya que puede que no se acuerden de la dosis prescrita para su niño o no sepan cómo medir la dosis correctamente.

Según un estudio realizado en el número de agosto de 2014 de Pediatrics. "Unidad de medida utilizada y los errores de dosificación por parte de los padres", publicado en línea el 14 de julio, los errores de medicación son comunes.

El estudio descubrió que 39,4 por ciento de los padres miden la dosis que deben administrar incorrectamente y al final un 41,1 por ciento cometieron un error al medir la dosis que su médico había prescrito. Parte de la razón por qué los padres pueden confundirse sobre cómo administrar la dosis de los medicamentos recetados con precisión es que hay diferentes unidades de medida, como mililitros, cucharaditas y cucharadas, que se pueden utilizar indistintamente para describir la dosis de sus hijos como parte del asesoramiento de su médico o farmacéutico, o cuando la dosis se describe en la etiqueta del envase del medicamento.

Debido a las preocupaciones que este tema suscita, el uso del mililitro como la única unidad de medida estándar para los medicamentos líquidos en pediatría ha sido sugerida como una estrategia para reducir los errores de medicación por organizaciones como La American Academy of Pediatrics(AAP), Los Centros de Prevención y Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y el Instituto para el Uso Seguro de Medicamentos.

En este estudio que comparaba a los padres que utilizan las unidades sólo en mililitros, los padres que utilizan unidades de cucharaditas o cucharada para describir la dosis de medicina líquida para sus hijos tenían el doble de probabilidad de cometer un error al medir la dosis adecuada. Los padres que describieron las dosis utilizadas en cucharaditas o cucharadas tendían más a usar una cuchara de cocina para suministrar la dosis, en lugar de un instrumento estandarizado como una jeringa oral, gotero o taza. Incluso aquellos que utilizan instrumentos estandarizados eran aún más propensos a cometer un error de dosificación si informaban administrar la dosis de medicamento a sus hijos utilizando unidades como cucharadita o cucharada. La confusión por parte de los padres de los términos como mililitro, cucharadita y cucharada contribuyen a más de 10.000 llamadas al centro de prevención del envenenamiento cada año.

Los autores del estudio concluyen que adoptar el mililitro como la única unidad de medida puede reducir la confusión y disminuir errores de medicación, especialmente en el caso de los padres con bajo nivel de entendimiento sobre temas de salud o de dominio limitado del inglés.

Información adicional:

 

Published
7/14/2014 12:15 AM