Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

El monóxido de carbono es un gas tóxico que se emana como subproducto de electrodomésticos, calentadores y automóviles que queman gasolina, gas natural, madera, aceite, keroseno o gas propano. No tiene color, sabor ni olor. Puede quedarse atrapado dentro de su casa si los electrodomésticos no están funcionando, si algún horno, estufa u hogar tienen una fuga o chimenea obstruidos, o si se usa una parrilla de carbón vegetal en un área encerrada. El monóxido de carbono también podría ingresar a su casa cuando se deja en marcha un automóvil en un garaje que esté anexo a la casa.

Cuando su hijo respira el monóxido de carbono, daña la capacidad de su sangre para transportar oxígeno. Aunque todos están en riesgo por envenenamiento con monóxido de carbono, esto es particularmente peligroso para los niños porque respiran más rápido e inhalan más monóxido de carbono por libra de peso corporal. Los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, náusea, respiración agitada, fatiga, confusión y desvanecimiento. La exposición persistente al monóxido de carbono puede conducir a cambios de la personalidad, pérdida de la memoria, lesiones pulmonares graves, daño cerebral y la muerte.

Prevención

Para reducir el riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono de su hijo puede:

  • Comprar e instalar detectores de monóxido de carbono en su casa, particularmente cerca de los dormitorios o cerca de un horno o estufa de leña
  • Nunca deje su auto en marcha en un garaje (aún cuando la puerta del garaje esté abierta)
  • Nunca use una parrilla de carbón vegetal o a gas propano, un brasero o una estufa portátil para camping en interiores o en un área cerrada
  • Programar una inspección y darle servicio una vez al año a los hornos de combustible y a gas, estufas de leña, hornos y estufas a gas, calentadores de agua a gas, secadoras de ropa a gas y chimeneas
  • Nunca use su horno no eléctrico para calentar su cocina o su casa

 

Última actualización
3/3/2014
Fuente
Adapted from Pediatric Environmental Health, 3rd Edition (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: