Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Una bolsa de aire puede salvarle la vida. Sin embargo, las bolsas de aire y los niños pequeños son una combinación peligrosa. La siguiente información le ayudará a proteger la vida y la seguridad de usted y sus hijos:

  • El lugar más seguro para todos los bebés y niños menores de 13 años es el asiento trasero.
  • Nunca ponga a un bebé en el asiento delantero de ningún carro, camión o camioneta que cuente con bolsa de aire.
  • Todo niño debe viajar debidamente sujetado, ya sea en un asiento de seguridad para el auto, en una silla elevadora con cinturón de seguridad o con el cinturón de regazo y de hombro adecuado a su edad.
    • Todos los bebés y niños pequeños deben viajar en un asiento de seguridad orientado hacia atrás hasta los dos años de edad o hasta que alcancen el máximo peso o estatura permitidos por el fabricante de su asiento de seguridad.
    • Todos los niños de dos años de edad en adelante, o aquéllos menores de dos años a los que se les ha quedado pequeño el asiento de seguridad orientado hacia atrás, deben ir en un asiento de seguridad orientado hacia delante con arnés por el mayor tiempo posible, hasta alcanzar el máximo peso o estatura permitidos por el fabricante del asiento.
    • Todos los niños cuyo peso o estatura sobrepasen el límite de un asiento de seguridad orientado hacia delante, deben usar una silla elevadora con cinturón de seguridad hasta que el cinturón de seguridad del vehículo se ajuste a su cuerpo apropiadamente, lo que usualmente ocurre cuando alcanzan 4 pies, 9 pulgadas de estatura y tienen entre 8 y 12 años de edad.
    • Una vez que el niño tenga la edad y la estatura suficientes para ser sujetado únicamente por el cinturón de seguridad del vehículo, siempre deberá usar un cinturón de regazo y de hombro para tener la protección óptima.
  • Las bolsas de aire laterales son útiles y aumentan la protección contra choques laterales, pero los niños que no están sujetos o restringidos correctamente y están sentados cerca de una bolsa de aire lateral, corren peligro de recibir lesiones graves. Revise el manual de su vehículo para información sobre los niños y las bolsas de aire laterales.
  • Las nuevas bolsas de aire "más avanzadas" hacen que los recorridos en auto sean más seguros para los adultos, pero aún no se ha determinado cómo afectan la seguridad de los niños. Aunque estas nuevas bolsas de aire sean más seguras, el asiento trasero sigue siendo el lugar más seguro para transportar niños menores de 13 años.

Lo que los padres pueden hacer

  • Eliminar los riesgos potenciales de las bolsas de aire colocando a los niños en el asiento trasero y con el cinturón de seguridad siempre que vayan en un vehículo motorizado.
  • Programar cada viaje a fin de no transportar más niños de los que pueden ir amarrados con seguridad en el asiento trasero.
  • La mayoría de las familias no requieren la instalación de interruptores de encendido de las bolsas de aire. Si éstas permanecen apagadas no proporcionan ninguna protección para los niños mayores, adolescentes, padres u otros adultos sentados en los asientos delanteros.
  • Dicho interruptor se instala y usa sólo cuando un niño que requiere atención especial debe ser transportado en el asiento delantero, generalmente por recomendación del pediatra, pero siempre y cuando no pueda ir un adulto con él en el asiento trasero.
  • Si no existe ninguna manera de evitarlo y debe transportar a un niño en el asiento delantero, córralo hacia atrás alejándolo lo más posible de la bolsa de aire. Sujete al niño correctamente con el cinturón de acuerdo a su tamaño. Considere que, aun así, su niño está expuesto a lesiones por la bolsa de aire. El lugar más seguro para transportar un niño es el asiento trasero del auto.

 

Última actualización
8/27/2013
Fuente
Air Bag Safety (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics) Illustrations courtesy of Automotive Safety Program at Riley Hospital for Children
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.