Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

​Si la comunidad abarca grupos cívicos, organizaciones religiosas, escuelas, ligas deportivas o cualquier otro grupo que trabajan para la juventud, se puede promover su desarrollo saludable a través de la creación de oportunidades para que las familias puedan prosperar ofreciendo recursos comunitarios que incluyan programas de enriquecimiento y desarrollo para la juventud.

Si usted representa a una escuela, comunidad o a un programa que está pensando en fomentar el desarrollo positivo de la juventud o en implementar una estrategia basada en la resiliencia para transformar nuestras actitudes frente a la juventud, considere la posibilidad de trabajar con una organización para evaluar juntos las necesidades, sugerir infraestructuras y formular métodos de intervención. Aquí presentamos 4 grupos con muy buena reputación que podrían satisfacer sus necesidades:

Sitios web en inglés solamente.

¿Qué pueden hacer los padres en su comunidad o como líderes comunitarios?

  • Preste atención a los actos de generosidad y compasión que demuestran los jóvenes y difunda estas historias positivas. No sólo preste atención a los actos heroicos, sino también a las cosas cotidianas; Promueva la bondad y a las contribuciones positivas como la norma.
  • Impulse y promueva las imágenes positivas de la juventud en la comunidad. Pida un cambio de enfoque para que la cobertura mediática no sólo sea sobre los que alcanzan los mejores logros o por el contrario sobre la delincuencia.
  • Abogue por mensajes de salud pública que no sólo comuniquen a los niños lo que no deben hacer sino que enfaticen lo que hay que hacer y que le den crédito a los jóvenes que en su mayoría ya están tomando los pasos correctos.
  • Abogue por programas de enriquecimiento en las comunidades y escuelas, especialmente en las zonas más expuestas a peligros que actualmente sólo cuentan con programas de prevención. Esto no quiere decir que usted deba sugerir que los programas enfocados en la prevención sean eliminados.
  • Brinde oportunidades a los jóvenes para contribuir en sus comunidades. Cuando ellos están sirviendo a otros, otros notarán el valor de su contribución y recibirán muestras de gratitud vitales para reafirmar su comportamiento.
  • Trabaje con los padres en su comunidad para que los jóvenes tengan modelos apropiados, reglas a seguir y límites que garanticen su seguridad. Si estos se ven como la norma en su comunidad, los adolescentes tendrán menos motivos para rebelarse.

Incluir las opiniones de los jóvenes

Los jóvenes que contribuyen al bienestar de su comunidad y son reconocidos por sus esfuerzos tienden a seguir contribuyendo. No debemos olvidar que los jóvenes son los expertos en sí mismos. Logramos mejoramos la calidad del programa y los beneficios a los participantes cuando le pedimos a la juventud asesoramiento en el diseño de un programa. Los jóvenes que ayudan en el diseño de programas pueden convertirse en líderes de esos mismos programas o de otros en el futuro.

Si usted desea guiar a la juventud de una comunidad hacia conductas positivas, considere promover la educación entre pares y los modelos positivos de conducta. Los mensajes tienen cierta resonancia cuando son transmitidos por algún compañero en el cual se pueden ver reflejados. De la misma forma, los educadores pares tienen más credibilidad cuando están relacionados con adultos con experiencia y con buena reputación. Es importante saber también quiénes son los líderes de la opinión entre pares (no necesariamente son las mejores estudiantes ni los encargados de la clase/grado) para guiarlos a ser un buen ejemplo de comportamientos apropiados.

Información adicional

 

Autor
Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP
Última actualización
7/10/2014
Fuente
Building Resilience in Children and Teens, 2nd Edition (Copyright (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.