Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Parece que tenemos muchas discusiones en nuestra familia. ¿Es normal?

Las discusiones entre usted y sus hijos son inevitables en la vida familiar. Si su familia nunca discute, probablemente significa que están evitando los problemas. Para que se conviertan en adultos productivos, los niños necesitan tener la capacidad de expresar sus opiniones; aún si no están de acuerdo con la suya, y sentir que se les toma en serio.

Aún así, puede y debe mantener el impacto negativo de los argumentos en su nivel más bajo.

Elija sus batallas

Sea selectivo con los problemas por los que discute. Cuando surge un problema potencial, decida si realmente vale la pena o no la batalla; Por ejemplo, si su hijo desea usar un par de zapatos tenis viejos para ir a la escuela en lugar del par nuevo que le acaba de comprar o si desea llevar su cabello un poco más largo de lo que a usted le gustaría, puede decidir dejarlo que haga lo que prefiera e imponerse en asuntos más importantes. Elija sus batallas cuidadosamente.

Tenga una mentalidad abierta

Deje que su hijo gane algunas veces. Cuando usted y su hijo adolescente discuten, necesita hacer algo más que escuchar su punto de vista; cuando presenta un caso persuasivo, tenga la disposición de decir: “me convenciste. Lo haremos a tu manera”. Permita que su hijo adolescente sepa que valora su punto de vista y que a través de la comunicación se pueden resolver los conflictos y que algunas veces puede ganar.

Límites de las discusiones

Mientras las discusiones permanezcan dentro de ciertos límites, son una forma aceptable y productiva de comunicación. Pueden continuar mientras que estén bajo control, sean respetuosas y lleven a una solución. Pero deje de discutir si esto lleva a insultos, si las voces calmadas se reemplazan con gritos o si usted y su hijo discuten el mismo tema sin progresar hacia una solución. Nunca se ría de su hijo, no importa lo ridículo que se escuchen sus argumentos; al reírse se está burlando en esencia de él y de lo que está diciendo.

Por ejemplo, si no está feliz con el ensayo que su hijo escribió sobre la Guerra Civil para la escuela, los dos pueden discutir qué es lo que usted percibió como sus fallas. Pero recuerde, es su tarea de la escuela y su responsabilidad. Su maestro es el juez final. Si el diálogo entre usted y su hijo empieza a hacerse personal (“¡no sabes de qué estás hablando!”); entonces, es el momento de un receso. Dígale a su hijo: “Esta discusión no va a ningún lado. Debemos detenernos, tranquilízate y seguiremos después”. Reinicie el diálogo posteriormente ese mismo día, cuando uno o los dos tengan un nuevo enfoque del problema.

Algunas de las familias programan estas discusiones de seguimiento. Un padre podría decir, “regresa con cinco puntos para apoyar tu argumento y yo tendré cinco para apoyar el mío”. Las familias pueden hasta crear un formato de estos diálogos: El niño habla ininterrumpidamente durante cinco minutos y luego, el padre responde durante los siguientes cinco minutos; después, otra ronda de cinco minutos cada uno, puede encontrar áreas en las que estará de acuerdo o en las que llegarán a un compromiso.

Conflictos recurrentes

Si los conflictos sobre algunos asuntos en particular vuelven a aparecer una y otra vez, analice las causas fundamentales. Piense detenidamente por qué usted y su hijo están discutiendo sobre estos asuntos y trate de tomar alguna acción correctiva.

Por ejemplo, si su hijo adolescente todas las noches se rebela contra ir a dormir, puede usar sus arrebatos como una manera de estar despierto más tiempo u obtener más atención. O bien, si discute repetidamente sobre hacer su tarea, intente poner fin a estos conflictos redactando un contrato que estipule las expectativas, responsabilidades, recompensas y castigos por hacer y no hacer la tarea. Recuerde que la tarea la asigna el maestro y es responsabilidad de su hijo. Puede ser que no lo haga a su manera, pero cumple con los requisitos de la escuela, así que no debe convertirlo en un problema de la casa. Usted y su hijo deberán firmar el contrato, aceptar acatarlo y (posiblemente) terminar los desacuerdos sobre el tema.

Alianzas

Algunas familias involucran a un tercero en el conflicto, supuestamente para mediar las dificultades, pero esta persona puede tomar una u otra posición y, por lo tanto, complicar más los desacuerdos. Algunas veces cuando no pueden resolver su conflicto, las partes enfrentadas pueden unirse para enfocar la atención en otros miembros de la familia como una forma para evitar enfrentar el problema real.

Dentro de toda familia existen ciertas alianzas, coaliciones y rivalidades. Algunas veces, la madre y la hija podrían formar una alianza contra el padre y el hijo. O bien, los dos padres podrían unirse contra los hijos en un asunto en particular. Pero dentro de una familia funcional, estas coaliciones no son fijas, cambian según la situación y no interrumpen el funcionamiento de la familia. Sin embargo, si la situación se pone tensa y perdurable, pueden dañar a la familia.

Es natural no tener conocimiento de que existe cualquier alianza dentro de su familia. Pero obtenga un mejor sentido de la dinámica de su familia, hágase las siguientes preguntas: “¿Con qué miembro de la familia tiendo a estar de acuerdo (o en desacuerdo) con más frecuencia? Cuando mis hijos están peleando, ¿de qué lado estoy generalmente? ¿Con qué miembro de la familia usualmente paso mi tiempo libre? ¿Quién en la familia me enoja con más facilidad?"

Los niños aprenden con el ejemplo

No olvide que los niños aprenden a manejar los desacuerdos al ver el ejemplo de sus padres. ¿Con cuánta facilidad usted y su pareja tienen “buenas" discusiones, que terminan en una reconciliación exitosa? O bien, ¿se queda enojado o evita las peleas del todo? Sus hijos toman el ejemplo de usted.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: School Age
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.