Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Pueden los niños tener presión arterial alta?

Generalmente, pensamos en la presión arterial alta o hipertensión como un problema que afecta a los adultos. Pero, de hecho, esta afección puede estar presente en cualquier edad, incluso en la infancia. Alrededor de cinco de cada cien niños tienen presión arterial más alta de lo normal, aunque menos de uno en cien tiene hipertensión significativa desde el punto de vista médico.

Cómo se mide la presión arterial

El término presión arterial, en verdad, se refiere a dos medidas separadas:

  • La presión arterial sistólica es la presión más alta alcanzada en las arterias a medida que el corazón bombea la sangre para que circule por todo el cuerpo.
  • La presión arterial diastólica es la presión mucho más baja que se produce en las arterias cuando el corazón se relaja para tomar sangre entre los latidos.

Si cualquiera de estas mediciones o ambas están por encima del rango que se encuentra en las personas sanas de la misma edad y sexo, esta situación se denomina hipertensión.

Causas

En muchos casos, la hipertensión parece desarrollarse con la edad. Como resultado, su hijo puede no mostrar signos de presión arterial alta cuando es un bebé, pero puede desarrollar la afección a medida que crece. Los niños que tienen sobrepeso son mucho más propensos a tener hipertensión (así como otros problemas de salud). Por eso, los buenos hábitos de alimentación (sin comer en exceso y sin exagerar las comidas con alto contenido de grasas) y abundante actividad física son importantes durante los primeros años de la infancia (y durante el resto de su vida).

En la mayoría de los casos de presión arterial alta, salvo en los casos provocados por la obesidad, no puede identificarse una causa conocida. Sin embargo, cuando la hipertensión se vuelve grave en los niños, es generalmente un síntoma de otro problema grave, como enfermedad renal o anormalidades del corazón o del sistema nervioso o endocrino   (glandular).

La detección es clave

Afortunadamente, la presión arterial alta por sí sola rara vez causa problemas graves en los niños y puede controlarse mediante cambios en la dieta, medicamentos o una combinación de ambos.

Sin embargo, si se permite que la hipertensión continúe o empeore durante muchos años, la presión adicional prolongada puede provocar insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular en la adultez. Asimismo, la hipertensión a largo plazo causa cambios en las paredes de los vasos sanguíneos. Esto puede provocar daño en los riñones, los ojos y otros órganos. Por estos motivos es importante que el pediatra controle la presión arterial de los niños con hipertensión en forma regular y que usted siga cuidadosamente el consejo del médico en cuanto al tratamiento.

Signos y síntomas

En la mayoría de los exámenes físicos de rutina, se medirá la presión arterial de su hijo. Así es como se descubre generalmente la hipertensión. Muy a menudo, esta afección no causa molestias notables, pero cualquiera de los siguientes síntomas pueden indicar presión arterial alta:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Falta de aliento.
  • Alteraciones visuales.
  • Fatiga.

Diagnóstico

Si se descubre que su hijo tiene presión arterial alta, su pediatra pedirá pruebas para ver si la está causando un problema médico subyacente. Estas pruebas incluyen estudios de orina y sangre. A veces, se usan radiografías especiales para examinar el suministro de sangre a los riñones. Si no se puede encontrar ningún  problema médico, el diagnóstico de su hijo será  hipertensión esencial. (En términos médicos, la palabra “esencial” se refiere solo a que no se puede encontrar una causa).

Manejo de la presión arterial alta de su hijo

¿Qué le dirá el médico que haga? Si la causa es la obesidad, el primer paso será hacer que su hijo baje de peso. Bajar de peso no solo disminuirá la presión arterial, sino que también puede brindar muchos otros beneficios de salud. El siguiente paso para reducir la presión arterial de su hijo es limitar la cantidad de sal de su dieta. Dejar de usar sal de mesa y limitar las comidas saladas puede revertir la hipertensión leve y ayudará a disminuir los niveles de presión arterial más graves. También tendrá que tener cuidado al comprar comidas envasadas. La mayoría de las comidas enlatadas y procesadas contienen una gran cantidad de sal, por lo que revise las etiquetas cuidadosamente para asegurarse de que los artículos tengan poca sal agregada o que no tengan nada de sal agregada. Su pediatra también puede sugerir que su hijo haga más ejercicio. La actividad física parece ayudar a regular la presión arterial y, por lo tanto, puede reducir la hipertensión leve. 

Medicamentos

Una vez  que su pediatra sepa que su hijo tiene presión arterial alta, querrá controlarla con frecuencia para asegurarse de que la hipertensión no se esté volviendo más grave. Según cuán alta sea la presión arterial alta, el pediatra puede remitir al niño a un especialista en hipertensión infantil, generalmente, a un nefrólogo (especialista en riñones) pediátrico o a un cardiólogo (especialista en el corazón) pediatra. Si empeora, se puede tratar con medicamentos, así como con dieta y ejercicio.

Hay muchos tipos de medicamentos disponibles, que actúan a través de diferentes partes del cuerpo. Primero, el pediatra tal vez recete un diurético, medicamento que aumenta la eliminación de sal (sodio) en la orina, antes de probar medicamentos más fuertes.  O, si esto no hace que la presión arterial de su hijo vuelva a la normalidad, se le recetará un medicamento antihipertensivo. Cuando se haya controlado la presión arterial de su hijo con dieta o medicamentos, es importante continuar el tratamiento de acuerdo con las recomendaciones de su médico, incluidos los cambios en la dieta. De lo contrario, la hipertensión regresará.

Prevención

Es muy importante detectar la hipertensión en sus primeras etapas. En la actualidad, se recomienda controlar la presión arterial a todos los niños a partir de los tres años,antes, a los niños que tengan riesgos altos. Estos incluyen los bebés que nacieron antes de término o con bajo peso, que hayan tenido una estadía difícil o prolongada en el hospital. También incluye a los niños con enfermedad cardíaca congénita, que estén recibiendo medicamentos que pueden aumentar la presión arterial o que tengan cualquier otra afección que pueda provocar presión arterial alta.

Debido a que los niños con sobrepeso son más propensos a desarrollar hipertensión (así como otros problemas de salud), vigile el consumo de calorías de su hijo y asegúrese de que haga mucho ejercicio. Incluso disminuciones de peso relativamente pequeñas o aumentos pequeños en la actividad física pueden prevenir la hipertensión en los niños con sobrepeso.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: Birth to 5
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.