Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El tétano, también conocido como trismo (el cual viene del bloqueo y apretamiento de los músculos alrededor de la quijada, lo que impide que el niño abra su boca o trague), es una infección grave y potencialmente fatal ocasionada por un veneno (toxina) generado por la bacteria Clostridium tetani. Este germen está presente en el suelo y puede contaminar una herida. De hecho, cualquier herida abierta o cortadura, no importa que tan pequeña sea, es un sitio posible de infección por tétanos. Sin embargo, una infección tiene más probabilidades de ocurrir en heridas de perforación profunda y las que se han contaminado con suciedad, heces o tierra. Un niño que se lastima con una herramienta sucia del jardín o una piedra lanzada por una cortadora de césped puede desarrollar tétanos si no ha sido vacunada correctamente. Un recién nacido puede contraer la infección si se contamina el cordón umbilical.

El tétanos no es contagioso y no se puede contagiar de una persona a otra. Debido al uso común de vacunas del tétanos, esta es una enfermedad muy rara en los Estados Unidos. Solamente existen algunas docenas de casos cada año, usualmente en personas que no recibieron la vacuna o en personas que no se pusieron su refuerzo recomendado cada 10 años.

Signos y síntomas

Los síntomas usualmente se desarrollan gradualmente en la semana 1 a 2 después de que la herida se ha contaminado con la bacteria del tétanos. El niño afectado experimenta espasmos de los músculos de la quijada, dolor de cabeza e irritabilidad. A continuación, experimenta tensión de los músculos, dolor y espasmos que se esparcen a otras partes del cuerpo incluyendo el cuello, los hombros y la espalda con una creciente intensidad.

La enfermedad es fatal en algunos casos.

Lo que puede hacer

Si su hijo tiene una herida que puede haberse contaminado con tierra, comuníquese con su pediatra tan pronto como sea posible, especialmente si no está seguro del estado de las vacunas de su hijo.

El tratamiento exitoso es posible si la enfermedad se diagnostica y se maneja oportunamente. Su hijo será hospitalizado inmediatamente y probablemente será colocado en la unidad de cuidados intensivos. Su médico puede recetar un medicamento antibiótico como el metronidazol o la penicilina y un medicamento antitoxina.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.