Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Noticias

El sufrimiento continúa después de la hospitalización por heridas con armas de fuego

​Todos los días en los Estados Unidos, unos 20 niños son heridos de gravedad por armas de fuego tanto como para requerir de hospitalización y más del 6 por ciento de los que son admitidos mueren a causa de sus heridas, según un estudio, "Las hospitalizaciones debido a heridas de armas de fuego en niños y adolescentes", publicado en el número de febrero de 2014 en Pediatrics (publicado en línea el 27 de enero). 

Los investigadores estudiaron a niños y adolescentes menores de 20 años de edad en el momento de ser admitidos a un hospital en el 2009. En ese año, ocurrieron 7.391 hospitalizaciones en este grupo de edad a causa de heridas por armas de fuego y 453 de estos jóvenes pacientes murieron en el hospital. La mayoría de las hospitalizaciones fueron el resultado de agresiones (4.559) y la minoría por intentos de suicidio (270). Sin embargo, las lesiones causadas por intento de suicidio resultaron en la muerte con más frecuencia.

Los tipos de lesiones más comunes por las armas de fuego incluyen:

  • Heridas abiertas (52%)
  • Fracturas (50%)
  • Lesiones internas del tórax, abdomen o pelvis (34%)

Las lesiones traumáticas del cerebro ocurrían con más frecuencia en niños menores de 5 años de edad. Los niños que sobreviven las lesiones por armas de fuego con frecuencia requieren de un tratamiento extenso de seguimiento después de ser dados de alta del hospital, que incluye: rehabilitación, atención médica domiciliaria, reingreso hospitalario debido a efectos retardados de la lesión y servicios de salud mental o servicios sociales.

Los autores del estudio concluyen que los resultados indican que el número de lesiones se extiende más allá de los casos más notorios y que los pediatras y otros proveedores de la salud pueden desempeñar un papel importante en la prevención de estas lesiones proporcionando asesoramiento sobre las medidas de seguridad que se deben tomar con las armas de fuego, incluyendo su almacenamiento seguro. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, el hogar más seguro para un niño es un hogar sin armas de fuego y si hay un arma de fuego en la casa, ésta debe almacenarse descargada y bajo llave, y con las municiones guardadas también bajo llave y por separado.  

Información adicional:


 

Published
1/27/2014 12:30 AM