Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

En realidad no hay una edad "correcta" para permitirle a nuestros niños a meterse en el mundo digital, pero si le analizamos bien el tema, vamos a poder decidir lo que es adecuado para nuestros hijos sin interponernos en el camino de un proceso que va a ocurrir, nos guste o no. Al mismo tiempo, no hay prisa. Podemos mantener un ritmo razonable y adecuado para el desarrollo y permitir que nuestros hijos utilicen las tecnologías que tienen sentido sin darles acceso a tecnologías que no son adecuadas para su edad.

Por ejemplo, el uso del teléfono celular por parte de niños cada vez más pequeños está aumentando. Los estudios e informes muestran que la escuela secundaria es cuando se adopta el uso de los teléfonos celulares y la tecnología realmente despega. Antes de esto, los niños que tienen teléfonos celulares no los utilizan como se espera que lo hagan. Pero, ¿por qué los tienen? Las familias que conozco que les dan teléfono celular a sus hijos de la escuela primaria lo hacen principalmente por motivos de seguridad.

  1. Motivos médicos: Algunos niños tienen problemas de salud urgentes donde cada segundo cuenta. Para estos niños, tener el tener acceso a un teléfono celular es importante porque las teléfonos fijos ya no son tan fáciles de encontrar como cuando éramos niños, incluso en los programas después de la escuela (aunque los adultos que supervisan esos programas suelen tener teléfonos celulares, o deberían tenerlos). Algunas familias con niños que tienen problemas médicos se sienten más seguras de saber que su hijo los puede localizar si los síntomas comienzan a aparecer. Suponiendo que estos niños estén bajo supervisión, esto puede no ser necesario, pero les da tranquilidad a las familias.
  2. Emergencias: Cuando ambos padres trabajan a menudo fuera de casa, muchos se sienten más seguros si los niños de todas las edades tienen cómo localizarlos y vice versa. Este es un tema que cada familia debe resolver de manera individual, pero si los niños de la escuela primaria están supervisados después de la escuela, un teléfono celular personal para el niño podría no ser necesario.

Para bien o para mal, tenemos una nueva norma que se está estableciendo ahora y que los estudios e informes están confirmando. YouthBeat: El informe consolidado por C&R Research es el más reciente en el panorama que no sólo confirma lo que los jóvenes digitales de ahora están utilizando sino cómo las familias parecen adaptarse.

Al igual que otros informes sobre el uso de los dispositivos digitales por parte de los niños y los adolescentes de hoy, YouthBeat confirma que los niños de hoy en día empiezan muy jóvenes, tan pronto como desde el primer grado y se sienten atraídos por la TV, el DVD, el vídeo, la computadora, las cámaras, la música y los teléfonos celulares. El uso aumenta con la edad y los padres proporcionan la mayor parte del poder adquisitivo.

A pesar de los puntos de vista de que los niños "necesitan" teléfonos celulares cuando son pequeños, el uso de los teléfonos celulares entre los niños más pequeños es mucho menor que el de los preadolescentes y adolescentes, un 22% de los niños pequeños informó que usa teléfonos celulares, en comparación con el 60% de los preadolescentes y el 84% de los adolescentes. Los porcentajes de uso no fueron tan amplios para otras tecnologías digitales.

La razón de esto tiene que ver con el desarrollo. Los teléfonos celulares juegan una función social muy importante que no se vuelve importante en la vida de un niño hasta la preadolescencia y adolescencia. Antes de eso, ver programas y jugar son los cosas que más les interesa y se reflejan en las actividades digitales en torno a las cuales se sienten atraídos los niños.

 

Autor
Gwenn Schurgin O’Keeffe, MD, FAAP
Última actualización
4/22/2014
Fuente
CyberSafe: Protecting and Empowering Kids in the Digital World of Texting, Gaming, and Social Media (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.