Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Familiarícese con el contenido de un juego de video antes de permitirle a un adolescente  comprarlo o descargarlo de Internet.

De acuerdo con el Instituto nacional sobre los medios y la familia, la mayoría de las madres y los padres no se dan cuenta qué tan ofensivos son algunos de los títulos. En una encuesta de quinientos padres, menos de uno en veinte habían oído de un juego popular, muchos menos conocían su contenido, comparado con cuatro en cinco estudiantes de secundaria.

Con ciento de videos en el mercado, es imposible conocer el contenido de cada uno. Afortunadamente, tres de los principales sistemas de clasificación han sido diseñados para ayudar a los padres y jovencitos a tomar decisiones inteligentes. Después de que el Congreso amenazó con regular la industria, la mayoría de los fabricantes de juegos empezaron voluntariamente a etiquetar sus productos a través de la Junta de clasificación independiente de software independiente.

Limite el tiempo de juego a un máximo de una hora al día.

Motive a su adolescente a jugar juegos que involucren dos jugadores.

La tendencia en los juegos de video ha ido hacia los juegos en solitario. Un escenario típico coloca a nuestro joven héroe frente a una horda de enemigos hostiles. Pasar demasiado tiempo absorto en una fantasía violenta puede facilitar el aislamiento social.

Pida a su tienda que refuerce las políticas que prohíben la venta o alquiler de videos “T” (adolescentes) o “M” (adultos) a niños menores.

La encuesta del Instituto nacional sobre los medios y la familia de las tiendas de video a través del país descubrió que más de cuatro en cinco venía o rentaba videos “T” a niños menores de trece años y videos “M” a aquellos que todavía no tienen diecisiete.

Los juegos de video que están contra sus valores familiares no deben permitirse en su hogar.

Explique a sus jovencitos que no pueden jugar un nuevo juego de video hasta que haya tenido la oportunidad de ver el producto y determinar si es o no adecuado. Si usted decide que no, va de regreso al estante o a la tienda. Es prerrogativa y responsabilidad de los padres imponer sus sistemas de clasificación personal, independientemente de que juegos juegue en las casas de sus amigos o vecinos.

 

Última actualización
6/6/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.