Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Cada otoño, Timmy de 5 años sufre una secreción nasal, picazón, ojos hinchados y ataques de estornudos. Su madre comparte el problema, el cual descarta como fiebre del heno suave, y algo con lo que su hijo tiene que aprender a vivir. Sin embargo, recientemente, Timmy también ha padecido de ataques de dificultad para respirar y disnea cuando visita a su abuela y juega con sus gatos. El pediatra de Timmy supone un asma alérgica y desea que se someta a algunas pruebas.

Los síntomas de Timmy no son ningún padecimiento raro entre los niños de los Estados Unidos. Las alergias y el asma con frecuencia inician durante la niñez y continúan durante toda la vida. A pesar de que ninguna se puede curar, con la tención adecuada generalmente se pueden mantener bajo control. Las alergias las ocasiona la reacción del cuerpo a las sustancias denominadas “alérgenos”, los cuales ocasionan que el sistema inmune reaccione a las sustancias inofensivas como si estuvieran atacando el cuerpo.

Cuándo suponer que es una alergia

Algunas alergias son fáciles de identificar por el patrón de síntomas que viene después de la exposición a alguna sustancia en particular. Pero otras son sutiles y se pueden hacer pasar por otras condiciones. A continuación se muestran algunas señales comunes que le pueden hacer suponer que su hijo puede tener una alergia.

Los síntomas repetidos o parecidos a los de un resfriado crónico que duran más de una semana o dos, o que se desencadenan casi durante las misma época cada año. Estos pueden incluir secreción nasal, congestión nasal, estornudos y carraspera. Enrojecimiento de la nariz, congestión, ronquidos, estornudos y, secreción y picazón de ojos.

Sensación de picazón e irritación en la boca y garganta. La picazón generalmente no es una queja de un resfriado, pero es la característica distintiva de un problema de alergia. Ataques de tos, sibilancias, dificultad para respirar, y otros síntomas respiratorios. Erupciones rojas que pican, secas y algunas veces escamosas en los pliegues de la piel, muñecas y tobillos pueden indicar una alergia.

Cuando se trata de erupciones cutáneas, la enfermedad inflamatoria crónica más común de la piel en los niños es el eczema, también se denomina dermatitis atópica. Aunque no es estrictamente un desorden alérgico, el eczema en los adolescentes tiene muchas de las características que presentan las alergias y con frecuencia son una señal de que se puede desencadenar una fiebre del heno y asma. El índice de eczema, al igual que el del asma, está aumentando en todo el mundo. En donde el asma es poco común, el índice de eczema también es bajo.

Cuándo suponer que es asma

A pesar de que las alergias y el asma con frecuencia van juntas, en realidad son dos enfermedades diferentes. En términos simples, el asma es una enfermedad crónica que empieza en los pulmones. Las alergias son reacciones que inician en el sistema inmune. No todas las personas con alergias padecen de asma, pero la mayoría de personas con asma padecen de alergias.

Las vías respiratorias del típico niño con asma están inflamadas e hinchadas, lo que las vuelve hipersensibles. Cuando entran en contacto con un “desencadenante” de asma, algo que ocasiona un ataque de asma, las vías respiratorias denominadas tubos bronquiales, reaccionan fuertemente y se contraen (volviéndose más estrechos).

Muchos eventos y sustancias diferentes pueden “desencadenar” un ataque de asma, el ejercicio, el aire frío, los virus, contaminación del aire, ciertos vapores y, especialmente, algún portador de otros alérgenos. De hecho, aproximadamente el 80 por ciento de niños con asma también padecen de alergias, y, para ellos, las alergias son con frecuencia los desencadenantes más comunes de asma.

Alérgenos comunes en la casa y en la escuela

En el otoño, muchos alérgenos del interior les ocasionan problemas a los niños ya que están dentro de la casa y de la escuela durante períodos más largos.

Polvo: contiene ácaros del polvo y partículas finamente molidas de otros alérgenos, como polen, moho y escamas de piel o plumas de animales

Hongos: incluyendo el moho que es demasiado pequeño para verlo a simple vista

Animales peludos: gatos, perros, conejillos de indias, conejos y otras mascotas

Vestuario y juguetesconfeccionados, decorados o rellenos con pelo animal

Látex: artículos doméstico y escolares, como guantes de goma, juguetes, globos; el elástico en los calcetines, ropa interior y otro vestuario; partículas en el aire

Enzimas bacterianas: se utilizan para fabricar blanqueadores a base de enzimas y productos de limpieza

Ciertos alimentos

Control de los síntomas de las alergias

Es útil utilizar aires acondicionados, para reducir la exposición al polen en su casa y en su vehículo. El moho existe durante la primavera y a finales del verano, particularmente alrededor de las área de vegetación en descomposición. Los niños con alergia al moho deben evitar jugar en cúmulos de hojas muertas en el otoño.

Los ácaros del polvo se congregan en los lugares en donde hay abundante comida para ellos (por ejemplo , escamas de piel humana). Eso significa que se encuentran con mayor frecuencia en los muebles tapizados, ropa de cama y alfombras. Los muebles enguatados como colchones, somier de resortes, almohadas y cojines se deben revestir con cobertores a prueba de alérgenos con cierre, que están disponibles a través de catálogos y minoristas especializados. Lave la ropa de cama cada semana y otra ropa de cama como frazadas, cada 2 a 3 semanas en agua caliente para matar a los ácaros del polvo. Las almohadas se deben reemplazar cada 2 o 3 años.

Trabajar con el pediatra de su hijo

El tratamiento de alergia y asma de su hijo debe empezar con su pediatra. Si es necesario, su pediatra le puede referir con un alergólogo pediatra para realizar las evaluaciones y tratamientos, dependiendo de qué tan severos sean los síntomas del niño. A pesar de que existen muchos antihistamínicos, descongestionantes e inhaladores nasales de venta libre, es muy importante que trabaje con su pediatra con el tiempo para asegurarse de que la alergia y el asma de su hijo están diagnosticadas correctamente y que los síntomas están recibiendo el tratamiento apropiado.

 

Última actualización
8/29/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Allergy/Asthma 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.