Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El estreptococo del grupo B (GBS) es una bacteria que puede ocasionar enfermedades, particularmente en los recién nacidos. Es responsable de muchos casos de meningitis, una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, en bebés, así como casos de infecciones sanguíneas (asepsia) y neumonía. Con frecuencia, estas infecciones ocurren muy pronto después del nacimiento. Las infecciones que ocurren en la primera semana de vida se denominan enfermedad de aparición temprana. Estos bebés generalmente contraen el GBS de sus madres antes o durante el nacimiento. Los bebés prematuros tienen más probabilidades de desarrollar infecciones por GBS que los bebés a término completo. Las infecciones que ocurren un poco más adelante, después de una semana de nacido y hasta los primeros 3 meses de vida, se denomina enfermedades de aparición tardía. En las enfermedades de aparición tardía, la bacteria se puede contraer de la madre, otros niños, familiares y otras personas encargadas del cuidado del bebé.

Señales y síntomas

Un bebé infectado con GBS puede tener síntomas como

  • Fiebre
  • Dificultades para alimentarse
  • Irritabilidad
  • Letargo

La mayoría de mujeres embarazadas que son portadoras de GBS no tendrán síntomas. Sin embargo, algunas veces estas mujeres pueden tener infecciones sanguíneas o en el tracto urinario mientras están embarazadas.

Cuándo debe llamar a su pediatra

Si su recién nacido tiene estos síntomas, comuníquese con su pediatra inmediatamente.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Si su médico considera que su bebé puede tener una infección por GBS, el pediatra realizará un cultivo de la sangre o médula espinal del bebé y lo enviará al laboratorio para realizar una prueba y un diagnóstico.

Tratamiento

Los recién nacidos con infecciones por GBS deben recibir tratamiento con antibacteriales intravenosos como ampicilina, gentamicina, penicilina u otros antibióticos como una cefalosporina.

Prevención

Las infecciones por GBS de aparición temprana en recién nacidos con frecuencia se pueden evitar si la mujer embarazada infectada recibe antibacteriales intravenosos (nunca orales) cuando está dando a luz, generalmente cuando empieza el trabajo de parto. Por esta razón, los Centros para Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres embarazadas se realicen la prueba de organismos de GBS en la vagina y en el recto al final del embarazo (de la semana 35 a la 37). Desafortunadamente, tratar a la madre no evita las infecciones de aparición tardía.

Actualmente no existen vacunas contra las infecciones por GBS, a pesar de que se han realizados varios estudios.

 

Última actualización
7/7/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.