Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El sobrepeso y la obesidad infantiles se están volviendo un problema cada vez más común. De hecho, durante las últimas dos décadas, se ha duplicado en los niños y triplicado en los adolescentes de los Estados Unidos. A lo largo de la vida de un niño, la obesidad crónica puede provocar problemas de salud posiblemente graves. Estos incluyen diabetes y presión arterial alta. También puede causar tensiones psicológicas asociadas con el sentirse diferente de sus pares. Esto puede provocar depresión y baja autoestima.

La American Academy of Pediatrics (AAP) piensa que tanto los padres como los pediatras deben tomar medidas para evitar el desarrollo de problemas de sobrepeso en los niños. Su pediatra puede monitorear anualmente el aumento de peso de su hijo desde el primer año y ayudar a asegurarse de que se mantenga dentro de las pautas normales a medida que crece. Cuando su hijo cumpla dos años, su médico calculará su índice de masa corporal (body mass index, BMI). Este es el peso en libras dividido por la estatura en pulgadas al cuadrado, y luego multiplicado por 703 (o, peso en kilogramos dividido por la estatura en metros al cuadrado). Se considera que un niño con un BMI mayor del percentil 85 para su edad y sexo tiene sobrepeso. Cuando el BMI está en el percentil 95 o más, se considera que tiene obesidad.

 

Última actualización
7/1/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.