Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Como La AAP y otras organizaciones de menores indican, las caries dentales (también conocidas como caries infantiles tempranas o ECC, por sus siglas en inglés) es la enfermedad crónica más común de los niños en el país. Como resultado, es muy importante que los padres con el apoyo de los pediatras establezcan una buena atención para la salud oral desde las primeras semanas de la vida de los bebés. Aunque la mayoría de nosotros piensa que la atención dental es un asunto para los dentistas, los padres deben discutir la salud oral muy de cerca con sus pediatras incluso antes que con un dentista.

“Tradicionalmente, la evaluación y tratamiento de los problemas de salud dental no se consideraba como dominio de los pediatras, pero esto ha cambiado”, dijo Eileen M. Ouellette, M.D., anterior presidente de la AAP.

“Ya que los pediatras ven a los niños pequeños y bebés con frecuencia en visitas de atención de la salud preventiva, estamos en una excelente posición para identificar a los niños con riesgos de problemas de salud dental, coordinar la atención apropiada y la educación de los padres y referir a los niños afectados y con alto riesgo a un odontólogo pediátrico”.

Los Centros para la Prevención y Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han establecido que las caries dentales son cinco veces más comunes que el asma y siete veces más comunes que la fiebre del heno en los niños. Más del 40 por ciento de los niños sufre de caries dentales cuando empiezan el kínder. Los niños con caries dentales en sus dientes de leche corren un riesgo mucho mayor de tener caries en sus dientes permanentes.

Los profesionales de atención médica saben que las caries dentales son una enfermedad que es, a la larga, evitable. Debido a sus causas y cuándo empieza, los pasos para evitarla idealmente deben empezar antes del parto con las mujeres embarazadas y continuar con la madre y el niño pequeño, empezando cuando el niño tiene aproximadamente 6 meses de edad. Los pediatras están cada vez más conscientes que sus propios esfuerzos preventivos para educar sobre la salud oral pueden ayudar a prevenir caries dentales innecesarias en los niños.

La siguientes pautas generales pueden ayudar a los padres que desean establecer una buena salud dental en sus niños:

  • El fluoruro y su niño: El fluoruro es un mineral de ocurrencia natural que se encuentra en muchos alimentos y también se agrega al agua potable en algunas ciudades y países. Puede beneficiar la salud dental al fortalecer el esmalte de los dientes, haciéndolos más resistentes a los ataques de los ácidos que pueden ocasionar las caries dentales. También reducen la capacidad de la placa bacteriana para producir ácido. Contacte a la agencia de servicios públicos de agua en su localidad para averiguar si su agua contiene fluoruro. Si no es así, pregunte a su médico si puede darle una receta médica para gotas de fluoruro o tabletas masticables para su niño.
  • Revise y limpie los dientes de su bebé: Los dientes saludables deben ser todos de un solo color. Si ve puntos o manchas en los dientes, lleve a su bebé al dentista. Tan pronto como su niño tenga un diete, empiece a utilizar un frotis de pasta dental con flúor (del tamaño de un grano de arroz). Limpie los dientes por lo menos dos veces al día. Lo mejor es limpiarlos justo después del desayuno y antes de la hora de dormir. Cuando su niño cumple 3 años, puede empezar a usar una cantidad de pasta dental con flúor del tamaño de una arveja. Una vez que su niño pueda, enséñele a escupir la pasta dental de sobra, pero sin enjuagarse con agua. A medida que su niño vaya creciendo déjelo usar su propio cepillo de dientes. Lo mejor es que usted le ponga la pasta de dientes en el cepillo de dientes hasta que su niño tenga aproximadamente 6 años. Hasta que los niños tengan 7 u 8 años, será necesario que les ayude a cepillarse. Intente cepillarles los dientes primero y luego déjelos terminar.
  • De alimentos saludables a su bebé: Escoja bebidas y alimentos que no tengan mucha azúcar. De a su niño frutas y verduras en lugar de dulces y galletas. Tenga cuidado con las frutas deshidratadas, como pasas, ya que fácilmente se pueden pegar entre los dientes y ocasionar caries si no se cepillan correctamente los dientes.
  • Evite las caries dentales: No acueste a su bebé con un biberón en la noche o durante la siesta. (Si acuesta a su bebé con un biberón, llénelo solamente con agua). Leche, fórmula, jugos y otras bebidas azucaradas, como las gaseosas, tienen azúcar. Succionar en un biberón con líquidos que tienen azúcar puede ocasionar caries dentales. Durante el día, no de a su bebé biberones con bebidas azucaradas para usar como chupete. Si su bebé usa chupete, no le ponga nada dulce como azúcar o miel. Cerca de su primer cumpleaños, debe enseñar a su niño a tomar de una taza en lugar de un biberón.
  • Hable con su pediatra sobre hacer un hogar dental: Ya que su pediatra estará viendo a su bebé desde los primeros días y semanas de vida, planee discutir cuándo y cómo debe establecer para él un “hogar dental”, un dentista puede darle atención profesional de alta calidad y consistente, tal y como lo es el “hogar médico” con su pediatra. Generalmente, su dentista deseará ver a su niño antes de su primer cumpleaños o en los primeros seis meses del brote del primer diente. En la primera visita, su dentista puede revisar fácilmente los dientes de su niño y determinar la frecuencia de futuros chequeos dentales.

 

Última actualización
10/7/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Winter 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.