Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

La coreografía deportiva (porristas) con frecuencia se considera un deporte solo para los atletas de la secundaria y la universidad. Sin embargo, se está volviendo más popular entre los atletas más jóvenes también.

Las porristas comparten muchos de los mismos tipos de lesiones que se ven en otros deportes en los que hay que saltar. Sin embargo, el riesgo de lesiones se puede reducir. La siguiente es información de American Academy of Pediatrics (AAP) sobre cómo prevenir lesiones ocasionadas por la coreografía deportiva. Además se incluye información general de las lesiones comunes de las porristas.

Consejos sobre seguridad y prevención de lesiones

  • Equipo. La Asociación Americana de Entrenadores y Administradores de Animadoras (AACCA) recomienda usar alfombras o una superficie suave y uniforme durante el aprendizaje de nuevas destrezas, así como durante las competencias.
  • Condición física. Los atletas deben mantener un buen nivel de condición física durante la temporada y fuera de temporada. El entrenamiento de pretemporada debe permitir tiempo para el acondicionamiento general y acondicionamiento específico del deporte. También son importantes los ejercicios de calentamiento y enfriamiento.
  • Entrenadores. Es importante para los entrenadores tener experiencia y estar familiarizados con las reglas. Las animadoras tienen menos probabilidades de lastimarse si su entrenador ha completado una clase de entrenamiento como un Curso de seguridad de AACCA; tiene más de 1 año de experiencia en entrenamiento y tiene un título universitario. Todos los entrenadores deben estar familiarizados con los lineamientos de la Federación Nacional de Escuelas Secundarias, los cuales incluyen restricciones sobre lanzamientos, altura de las pirámides y acrobacias de inversiones/giros.
  • Observadores. Todas las porristas deben estar entrenadas para observar correctamente. Los observadores ayudan o atrapan a la persona que se encuentra hasta arriba de la acrobacia o pirámide. La supervisión y observación adecuadas deben estar disponibles en todo momento.
  • Plan de emergencia. Los equipos deben desarrollar y poner en práctica un plan de emergencia para que los miembros del equipo conozcan sus funciones en situaciones de emergencia. El plan incluirá instrucciones de primeros auxilios y contacto de emergencia. Todos los miembros del equipo deben recibir una copia escrita cada temporada. Los padres también deben estar familiarizados con el plan y revisarlo con sus hijos.

Lesiones comunes

Torceduras de tobillo

Las torceduras de tobillo son las lesiones más comunes de la animación y usualmente suceden cuando la animadora cae sobre la parte externa del pie, doblándose el tobillo hacia adentro. Las lesiones en los huesos son más comunes que las lesiones de los ligamentos, especialmente en los atletas más jóvenes.

El tratamiento empieza con descanso, hielo, compresión y elevación (RICE). Los atletas deben consultar un médico tan pronto como sea posible si no pueden caminar sobre el tobillo lesionado o si tiene dolor severo, especialmente en las partes del hueso del pie o tobillo. Con frecuencia se necesitarán rayos X.

Lesiones de la rodilla

Las lesiones de la rodilla ocurren comúnmente cuando una animadora cae con torpeza de un salto. Una torcedura del ligamento cruzado anterior se asocia usualmente con un dolor repentino en la rodilla y surge por una lesión ocasionada al hacer un giro, por caer con las rodillas hacia adentro o por una hiperextensión.

El tratamiento empieza con RICE (Descansar, poner hielo, comprimir y elevar)  Los atletas deben consultar con un médico tan pronto como sea posible si no pueden caminar sobre la rodilla lesionada. Las fracturas de las rodillas posiblemente no sanarán si la rodilla no se trata correctamente. Los atletas también deben consultar con el médico si la rodilla está inflamada, se siente un chasquido en el momento de la lesión o si la rodilla se siente floja o se siente que se vence.

Las porristas también pueden sufrir lesiones por exceso de uso, como la tendinitis de la rótula o la enfermedad de Osgood-Schlatter, las cuales son comunes en los deportes que requieren saltar mucho. Estas usualmente ocasionan dolor justo debajo de la rótula. Estas lesiones se pueden tratar con descanso, hielo, encintado o soportes, estiramiento, fortalecimiento o terapia física.

Lesiones de las muñecas

Las lesiones de las muñecas usualmente ocurren cuando una animadora cae sobre una mano estirada. Las lesiones de los huesos y ligamentos en la muñeca pueden ocurrir con una caída.

El tratamiento empieza con RICE (Descansar, poner hielo, comprimir y elevar) . Los atletas deben consultar con un médico si sus muñecas están inflamadas o les duelen al día siguiente. Con frecuencia se necesitarán rayos X.

Dolor en la parte baja de la espalda

La espondilólisis, una fractura por tensión en la columna vertebral es una lesión común en atletas que saltan mucho, se caen mucho o tienen actividades en las que tienen que doblar la espalda. Los síntomas incluyen dolor en la parte baja de la espalda que empeora con las actividades de extensión de la espalda, como inversiones hacia atrás o saltos mortales hacia atrás. Las animadoras que sufren de dolor en la parte baja de la espalda por más de 2 semanas deben consultar con el médico. Los rayos X son normales usualmente al principio, de manera que, con frecuencia se necesitan otras pruebas para diagnosticar la espondilólisis.

Los atletas con espondilólisis deben descansar de las actividades de extensión de la espalda hacia atrás durante varias semanas, y usualmente meses. La terapia física para fortalecer los músculos de la espalda y los músculos abdominales también ayudará a la recuperación de los atletas.  Los soportes para la espalda son innecesarios en la mayoría de casos.

Lesiones de la cabeza

Las conmociones cerebrales en la coreografía deportiva usualmente ocurren cuando la cabeza de la animadora golpea el suelo después de una caída severa. Una conmoción cerebral es cualquier lesión en el cerebro que altera la función normal del cerebro de manera temporal o permanente.

Los signos y síntomas de una conmoción cerebral van desde sutiles hasta obvios y usualmente se presentan justo después de la lesión pero podrían tardar horas o días en presentarse. Los atletas que han sufrido conmociones cerebrales pueden reportar sentirse bien antes de que su cerebro se haya recuperado completamente. Con la mayoría de conmociones cerebrales, el jugador no queda derribado ni inconsciente.

Regresar a jugar prematuramente después de una conmoción cerebral puede ocasionar otra conmoción cerebral o incluso la muerte. Un atleta con un historial de conmociones cerebrales puede estar más susceptible a sufrir otra lesión que un atleta que no tiene historial de conmociones.

Todas las conmociones cerebrales son graves y todos los atletas que se sospecha que tienen una conmoción cerebral no deben regresar a jugar hasta que consulten con un médico.

Lesiones catastróficas

Las lesiones catastróficas pueden ocurrir si una animadora cae desde la parte de arriba de una pirámide, elevación o lanzamiento. Las lesiones de la cabeza, como las conmociones cerebrales o fracturas de cráneo y lesiones de la columna vertebral, como las fracturas o parálisis pueden ocurrir después de una caída severa. Si ocurre una caída severa, no se debe mover al atleta y se debe iniciar un plan de emergencia de inmediato. Ningún atleta con una conmoción cerebral o lesión de la columna vertebral debe regresar a practicar deportes a menos que un médico lo autorice por escrito.

Recuerde

Las lesiones de las porristas se pueden prevenir por medio de supervisión adecuada, observación y cumplimiento de las reglas y lineamientos de seguridad establecidos para la animación.

 

Última actualización
6/10/2013
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.