Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Varios atletas buscan activamente cambios en el peso corporal con la esperanza de mejorar el desempeño atlético. En algunos deportes, como la lucha, gimnasia, baile y correr, los atletas y entrenadores asocian el desempeño óptimo con una masa corporal relativamente baja. En otros deportes, particularmente los deportes de contacto y de choque, como el fútbol americano, se promueve a menudo una mayor masa corporal.

Los atletas interesados en adelgazar y engordar deben hablar con su médico sobre las estrategias para hacerlo de forma saludable. La siguiente es información de American Academy of Pediatrics acerca de cómo adelgazar o engordar de forma saludable para los atletas jóvenes.

Peso y edad

Edades de 2 a 10 años

Por lo general, los niños en este grupo de edades no deben adelgazar ya que puede afectar el desarrollo y crecimiento normal. Las inquietudes sobre el peso se deben tratar con el médico del niño. La meta usual para los niños que tienen sobrepeso en esta etapa es mantener el peso y permitirles que "crezcan hasta alcanzar" su peso.

Edades de 10 a 12 años

Algunos niños en este grupo de edades comenzarán a crecer más rápido a medida que entran a la pubertad. Los de "desarrollo precoz" a menudo tienen una ventaja temporal en tamaño y fuerza sobre los que desarrollan más tarde. Los niños que no han comenzado la pubertad algunas veces intentarán subir de peso para mantenerse al ritmo de sus compañeros. Sin embargo, los esfuerzos por subir de peso antes de la pubertad conllevan a mayor grasa, no músculo, y no aceleran el desarrollo de la fuerza y los músculos.

Edades de 12 a 18 años

Varios adolescentes se esfuerzan por ganar o perder peso para mejorar su apariencia. Es posible que los atletas adolescentes también quieran mejorar su desempeño deportivo.

Peso y desempeño deportivo

Los atletas que están tratando de mejorar el desempeño deportivo deben tener en cuenta lo siguiente:

  • No existe un peso "mejor" para un deporte determinado. Para cada atleta hay un rango de pesos saludables que permiten un desempeño deportivo pico.
  • A menudo es más beneficioso monitorear el desempeño deportivo (como la fuerza, velocidad, altura del salto) que el peso.
  • En los atletas, el índice de peso y masa corporal (IMC) no son buenos indicadores de la grasa corporal y del músculo.
  • A los atletas que están pensando en hacer cambios importantes en el peso, y aquellos que están en deportes clasificados por peso (como lucha), se les debe medir la composición corporal para averiguar cuáles son los porcentajes de grasa y tejido magro. 
  • Los entrenadores y los padres a menudo no se dan cuenta de la influencia que tienen sobre los atletas jóvenes. Incluso un comentario casual de un entrenador relacionado con el peso puede poner al atleta en mayor riesgo de comportamientos no saludables al comer. Los padres deben tratar de estar conscientes de los mensajes relacionados con el peso que sus hijos pueden estar recibiendo de los entrenadores.

Adelgazar

Los atletas (y entrenadores) en varios deportes, como la lucha, gimnasia, baile y correr, creen que tendrán un mejor desempeño si pierden peso. Para los atletas que están por encima de su peso saludable, puede ser beneficios perder grasa corporal excesiva. Sin embargo, la pérdida de peso en atletas que ya están en un peso saludable probablemente no mejorará el desempeño. También, la mayoría de dietas que limitan las calorías a menudo resultan en una menor intensidad durante el entrenamiento y desempeño pico.

Para el atleta que quiere adelgazar de forma saludable, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • No pierda más de 1 a 2 libras por semana. Cualquier cosa que sea más rápido que eso es a menudo debido a la pérdida de tejido muscular o agua (los cuales son importantes ambos para el desempeño deportivo).
  • Los esfuerzos por perder peso deben combinar cambios en el entrenamiento deportivo y la dieta.
  • Se deben evitar los ciclos de pérdida y ganancia de peso. Esto lleva a una reducción en el metabolismo y en los requisitos de calorías.
  • Adelgazar puede ser difícil y frustrante. Los atletas jóvenes que desean perder mucho peso deben hablar con su médico primero.

Engordar

Atletas en algunos deportes, como levantamiento de pesas y fútbol americano, piensan que la fuerza, potencia y desempeño deportivo mejorarán si pueden ganar peso. Sin embargo, es importante recordar que aumentar de peso puede venir de aumentos de grasa o músculo. Los aumentos en músculo pueden ser muy útiles para algunos atletas jóvenes, pero los aumentos de grasa pueden resultar en un menor desempeño deportivo.

Desafortunadamente, es mucho más fácil aumentar grasa que músculo. Se debe animar a los atletas jóvenes a que hagan cambios que ayudarán a mejorar la fuerza, en vez de solo ganar peso.

Para el atleta que quiere ganar músculo de forma saludable, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Aumente solo de 1 a 2 libras por semana. Subir de peso más rápido que esto conduce a menudo a mayores aumentos de grasa.
  • Aumente las calorías por 300 a 400 calorías cada día. Dos porciones de desayuno instantáneo o productos de reemplazo de comidas pueden ser una opción. (Nota: los suplementos para "ganar peso" a menudo contienen demasiadas calorías y causan mayores aumentos de grasa que de músculo).
  • Coma cada 2 a 3 horas, o aproximadamente de 5 a 9 veces al día.
  • El levantamiento de pesas se debe hacer en conjuntos de 8 a 15 repeticiones para el crecimiento del músculo o en conjuntos de 4 a 6 repeticiones para desarrollar fuerza y potencia.
  • Debe haber al menos 48 horas entre los entrenamientos duros. Esto permite que los músculos se recuperen entre las sesiones de entrenamiento.
  • Los aumentos de peso y tamaño del músculo tienden a ser mucho más fáciles durante la pubertad.

 

Última actualización
3/10/2014
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.