Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Los niños beben mucho más agua para su tamaño que los adultos. La mayoría de esta agua proviene del grifo y su calidad está reglamentada por las normas instituidas por el Congreso, que incluyen la Ley sobre Seguridad del Agua Potable (Safe Drinking Water Act) de 1974. Leyes posteriores han fijado normas sobre el agua potable en cuanto a químicos de los que se conoce que están presentes en algunas fuentes de abastecimiento de agua.

En la actualidad, el agua potable en los Estados Unidos se encuentra entre la más segura del mundo, aunque pueden ocurrir problemas de vez en cuando. Hay más probabilidad de que ocurran violaciones a las normas de seguridad del agua en los sistemas pequeños que atienden menos de mil personas. Asimismo, tenga en mente que los pozos privados no están regulados federalmente y que deberían someterse a prueba de nitratos y otras toxinas ambientales, si se considera apropiado.

Los contaminantes que pueden causar enfermedad en el agua potable incluyen: gérmenes, nitratos, químicos artificiales, metales pesados, partículas radioactivas y subproductos del proceso de desinfección.

Aunque el agua embotellada puede comprarse en los mercados, muchas marcas simplemente se limitan a ser agua del grifo que se ha embotellado para su venta. El agua embotellada generalmente es mucho más cara que el agua del grifo y, a menos que se conozca de problemas de contaminación en el abastecimiento de agua de su comunidad, no es necesaria. El agua embotellada también puede contener químicos no deseados que se originan del plástico y entran en contacto con el agua; además, usar agua embotellada genera gran cantidad de residuos plásticos.

Prevención

Para garantizar que su hijo esté consumiendo agua potable segura, puede verificar la calidad del agua comunicándose al el Departamento de Salud del condado, con la agencia estatal del medio ambiente o con la Línea directa sobre seguridad del agua potable de la Agencia de Protección Ambiental (1-800-426-4791). Las compañías locales de agua están obligadas a informar anualmente qué contiene el agua. El agua de pozo debe someterse a pruebas cada año.

Otras directrices incluyen:

  • Use agua fría para cocinar y beber. Pueden acumularse contaminantes en los calentadores de agua.
  • Si le preocupa la calidad de su sistema de plomería, deje correr el grifo durante dos minutos cada mañana antes de usar el agua para cocinar o para beber. Esto lavará los tubos y disminuirá la probabilidad de que el agua que usted consume termine con contaminantes.
  • Solicite que sometan a prueba el agua de pozo en busca de nitratos antes de dársela a bebés menores de un año de edad.
  • El agua potable que puede estar contaminada con gérmenes debería hervirse y luego dejar que se enfríe antes de beberla. Hiérvala por no más de un minuto. Sin embargo, es importante recordar que el agua hervida únicamente mata las bacterias y otros gérmenes;no elimina químicos tóxicos. Si no le gusta el sabor o el olor del agua de su grifo, los filtros fabricados con carbón activado eliminarán el sabor u olor desagradable. Tales filtros también eliminarán químicos no deseados sin eliminar el fluoruro que evita la caries.     

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: