Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

​Más de 7.000 niños visitan las salas de urgencias todos los años por problemas relacionados con las reacciones a los medicamentos y errores al administrarlos. Los errores más comunes involucran a los medicamentos para el dolor y fiebre tales como el acetaminofén o el ibuprofeno. Para evitar estos errores, se deben adoptar ciertas medidas de seguridad.

Consejos de seguridad para el uso general de los medicamentos

  • Mantenga el medicamento fuera del alcance de los niños y las tapas a prueba de niños en el envase.
  • Los medicamentos para los resfriados suelen tener varios medicamentos mezclados. Por ejemplo, no le dé otro reductor de fiebre si ya está tomando un medicamento para el resfriado. Recuerde, tomar un solo medicamento es generalmente mejor para evitar confusiones.
  • Revise la etiqueta del medicamento y lea la fecha de caducidad. Los medicamentos vencidos pueden perder su potencia y su uso puede ser perjudicial.
  • Los niños pequeños les prestan atención a los adultos que toman medicamentos. Algunas veces un niño de dos años puede decirle que tiene dolor de cabeza o dolor de estómago para llamar la atención o para saber más sobre el tema de los medicamentos. Este alerta a los síntomas y préstele atención y eduque a su niño sobre otras formas de tratar los síntomas si los medicamentos no son necesarios.

Medidas de seguridad con respecto a la dosis

  • Administre la dosis correcta. Mida la dosis con exactitud.
  • Use una cuchara de medir, una cuchara para medir medicamentos o una jeringa. Una cucharadita = 5 ml (cc). Las cucharaditas y las cucharadas de la cocina no son precisas; puede equivaler a una cantidad de 2-7ml (cc) y no deben utilizarse.
  • Administre el medicamento a las horas prescritas. Si olvida una dosis, désela tan pronto como sea posible y dele la siguiente dosis en el intervalo de tiempo correcto después de la última dosis.
  • Dele medicamentos que tratan los síntomas (tales como: tos persistente) sólo si su hijo los necesita y nunca a los niños menores de 2 años. Por lo general, el uso continuo no es necesario. Hable  a este respecto con su proveedor de atención médica.
  • Tenga especial precaución con los medicamentos de venta libre. Algunos medicamentos con potencia para los adultos nunca se le deben dar a los niños. Hable primero con su médico o con el farmacéutico.
  • Los medicamentos para reducir la fiebre pueden ser administrados para tratar las fiebres superiores a 102°F (38.8 °C). Recuerde que la fiebre puede ser la forma como el cuerpo combate las infecciones. Trate de no acostumbrarse a tomar medicamentos para reducir la fiebre sin pensarlo dos veces.

Los medicamentos y los alimentos

  • Generalmente es mejor no mezclar los medicamentos con alimentos o bebidas porque pueden interferir con la eficacia del medicamento o diluir la dosis.
  • Pregúntele al médico de su niño o al farmacéutico antes de mezclar el medicamento con alimentos o líquidos.
  • Si  mezcla el medicamento con alimentos o líquidos, debe tomárselo por COMPLETO.
  • Le puede ofrecer algo de beber a su niño después de darle la medicina para ayudarlo con el sabor de ésta, si lo considera necesario.

Cómo ayudar a los niños a tomarse los medicamentos

  • Algunos medicamentos no saben muy bien. Para adormecer su sabor, su niño puede chupar una paleta antes tomar el medicamento. También puede ofrecerle al niño su bebida favorita para ayudar a que se la pase.
  • Si el medicamento no es esencial (por ejemplo, medicamentos sin receta médica), descontinúe su uso.  Si usted no está seguro, consulte con su proveedor de atención médica.
  • Si el medicamento es indispensable, sea firme, ayúdale a tomárselo y explíquele la razón por la que es necesario que lo haga.
  • Si es necesario que su niño tome medicamentos, ya sea en su casa, en la escuela o en la guardería, asegúrese de hablar con el director/rector del plantel. Cuando su niño esté lo suficientemente bien como para regresar a la escuela o guardería, el personal del plantel le puede ayudar a supervisar a su niño, informarle sobre sus síntomas  y de cómo está respondiendo a los medicamentos y otras medidas que se esté tomando para lograr su mejoría.

 

 

Última actualización
4/16/2014
Fuente
Adapted from Curriculum for Medication Administration in Early Education and Child Care Settings (Copyright © American Academy of Pediatrics 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.