Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Consejos de seguridad para el uso de los medicamentos

Cada año, alrededor de 50,000 niños menores de 5 años van a los departamentos de emergencia por intoxicación después de haber ingerido medicamentos.

Cuando se los necesita, los medicamentos pueden mejorar vidas e incluso salvarlas. Pero demasiada cantidad de cualquier medicamento puede ser mortal para un niño pequeño, un niño o un adolescente. Por esa razón, los medicamentos recetados y los de venta libre deben mantenerse fuera de su alcance.

Cómo proteger a los niños y adolescentes

Muchos medicamentos comunes, como los opioides, los fármacos para el corazón y la diabetes, e incluso las vitaminas prenatales pueden ser mortales para los bebés y niños pequeños en dosis muy pequeñas: una píldora o dos. Además, los adolescentes pueden tomar malas decisiones con las tabletas, especialmente las recetadas, a menudo con resultados trágicos.

Si su hijo está inconsciente, no respira o tiene convulsiones por un posible contacto o ingestión de veneno, llame al 911 o al número de emergencia local. Si su hijo tiene síntomas leves o no presenta síntomas, llame al número de Poison Help: 1-800-222-1222.

De la misma manera que usted protege a su hijo en su vehículo con los asientos y cinturones de seguridad, también debe proteger a sus hijos en casa guardando bajo llave los medicamentos y otras sustancias tóxicas comunes en el hogar. Aquí presentamos algunos consejos sobre seguridad de los medicamentos para padres, abuelos y cualquier persona que tenga un niño o adolescente en su hogar:

Guardado en un lugar seguro: fuera del alcance y de la vista

  • Utilice envases de medicamentos con tapas de seguridad y manténgalos fuera del alcance y de la vi​sta de los niños. Recuerde que las tapas de seguridad son a prueba de niños. Esto significa que es difícil para un niño pequeño abrir la tapa. Ningún envase de medicamentos es completamente a prueba de niños.

  • Guarde todos los medicamentos recetados y de venta libre en sus envases originales en gabinetes o contenedores cerrados con llave. Los pestillos de seguridad que se bloquean cuando cierra la puerta de un gabinete pueden ayudar a mantener a los niños alejados de productos dañinos, pero no siempre funcionan.

  • Considere comprar una caja fuerte pequeña o una caja de seguridad para guardar todos los medicamentos y fármacos.

  • Vuelva a guardar los medicamentos en un lugar seguro inmediatamente después de usarlos. Nunca deje a los niños solos con medicamentos. Si tiene un medicamento abierto y debe hacer otra cosa, como contestar el teléfono, llévese el medicamento.

  • Recuerde a las niñeras, abuelos y otros visitantes que mantengan las carteras, bolsos o chaquetas que contengan medicamentos fuera del alcance de los niños.

Tomar y administrar medicamentos a su hijo

  • Cuando tome medicamentos, hágalo en el baño o alejado de las áreas comunes de su hogar. Si derrama medicamento, límpielo inmediatamente. En el caso de muchos opioides y otros analgésicos potentes, incluso una pequeña cantidad consumida o absorbida a través de la piel (líquido y parches) puede poner en peligro la vida.

  • Nunca se refiera a la medicina como "caramelo" u otro nombre atractivo. Esto puede confundir o tentar al niño a probar otras tabletas cuando usted no esté mirando.

  • Tenga cuidado de administrar la dosis correcta y medirla exactamente. Esto incluye leer la etiqueta cada vez que administre medicamentos de venta libre como acetaminofeno e ibuprofeno, dos medicamentos populares para el dolor y la fiebre. Para la mayoría de las visitas de emergencia que involucran errores de medicación, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), los niños pequeños recibieron la dosis incorrecta de medicamento por error.

  • Use una jeringa de medicina o un gotero para medir la cantidad correcta. No use cucharas de cocina normales, porque no son precisas para medir medicamentos. Por ejemplo: 5 mililitros (ml) equivalen a 1 cucharadita (cdta), 15 mililitros (ml) equivalen a 3 cucharaditas (cdta) y también equivalen a 1 cucharada (cda). (Consulte "Cómo usar medicamentos líquidos para niños").

  • Tenga en cuenta que algunos medicamentos de venta libre son para adultos y nunca deben usarse con niños. Hable sobre opciones más seguras con su pediatra o farmacéutico.

  • Administre el medicamento a la hora que se supone que debe hacerlo, según su receta o lo que le haya dicho su médico. Si olvidó administrar una dosis, hágalo lo antes posible y administre la siguiente dosis a la hora correcta después de la última dosis.

Obtener respuestas

  • Haga preguntas. Muchos padres tienen problemas para comprender las instrucciones de los medicamentos. Si está confundido acerca de cómo darle un medicamento a su hijo, es mejor hacer preguntas que administrar el medicamento incorrectamente.

  • Pídale a su médico o farmacéutico que le muestre la cantidad de medicamento que debe administrar con la herramienta de dosificación que piensa usar. O dígale a su médico o farmacéutico cuánto piensa administrar. Luego pregunte si lo que dijo es correcto.

  • Pídale a su médico o farmacéutico que anote las instrucciones en una hoja de papel para que se la lleve a casa.

  • Solicite información en el idioma que prefiera. Pídale a un intérprete que le dé instrucciones en su idioma preferido.

  • Consulte con el médico o farmacéutico de su hijo antes de mezclar el medicamento con comida o líquido.

Evite tomar medicamentos innecesarios

  • Administre medicamentos que traten los síntomas (como la tos prolongada) solo si su hijo los necesita. Los medicamentos para la tos o el resfriado de venta libre no se recomiendan para niños menores de 6 años, y nunca deben usarse en niños menores de 2 años.

  • Los medicamentos para el resfriado suelen tener más de un tipo de medicamento en un frasco. No le dé un medicamento para la fiebre o el dolor si ya le ha dado un medicamento para el resfriado que tenga antifebril o analgésico en él. Por lo general, es mejor administrar un medicamento a la vez.

  • Puede darle medicamentos para bajar la fiebre de su hijo si su hijo tiene una fiebre de más de 102° F (38.8°C). Recuerde que la fiebre es una señal de que el cuerpo se está deshaciendo de la infección. Los medicamentos para bajar la fiebre representan más una cuestión de comodidad para un niño. No son necesarios si su hijo está cómodo.

Deseche los medicamentos de forma segura

Deseche de forma segura todos los medicamentos no utilizados, especialmente los medicamentos potentes como los opioides. Lea la etiqueta del medicamento para conocer las formas seguras de deshacerse de los medicamentos viejos o sobrantes. Los parches de medicamentos utilizados para aliviar el dolor deben quitarse, doblarse por la mitad y lavarse. Muchas farmacias, centros de control de intoxicaciones, estaciones de seguridad pública y consultorios médicos aceptan medicamentos viejos para su eliminación segura, pero primero debe llamar.

Más información

Última actualización
11/17/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Councils on Injury, Violence and Poison Prevention and Quality Improvement and Patient Safety (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos