Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Me preocupo por las cosas que mis hijos ven en la televisión. ¿Cómo puedo asegurarme de que lo que están viendo es apropiado?

El sistema de clasificación de la televisión, conocido como Pautas para padres de familia con relación a la televisión (TV Parental Guidelines), se creó para ayudar a los padres a elegir programas que sean adecuados para sus hijos. También se puede usar un dispositivo en la televisión, llamado el v-chip para bloquear los programas con base en estas clasificaciones. El v-chip se programa desde un control remoto. La ley federal requiere que todos los televisores nuevos (de 13 pulgadas o más) que se fabricaron en los Estados Unidos después del 2000 tengan el v-chip.

Las clasificaciones aplican a todos los programas de televisión excepto las noticias y deportes. Aparecen durante 15 segundos al inicio de un programa. Cuando aparece la clasificación en la pantalla, una señal electrónica envía la clasificación al v-chip en el televisor.

Las clasificaciones son las siguientes:

 

TV-Y

Para todos los niños

TV-Y7 Para niños mayores de 7 años de edad. El programa puede contener un poco de violencia que podría asustar a los niños menores de 7 años.
TV-Y7-FV Para niños mayores de 7 años de edad. El programa contiene violencia de fantasía que se glorifica y utiliza como una forma eficaz y aceptable de resolver un problema. Es más intenso que TV-Y7.
TV-G  Para público en general. La mayoría de padres descubrirán que este programa es apropiado para todas las edades. Hay poca o nada de violencia, no hay lenguaje fuerte y tiene poco o nada de contenido sexual.
TV-PG Se sugiere orientación de los padres. Es posible que los padres consideren que cierto material es inapropiado para niños más pequeños. Puede incluir un poco de violencia, algo de contenido sexual o lenguaje fuerte.
TV-14 Advertencia enfática a los padres. El programa contiene cierto material que varios padres de familia considerarían inapropiado para niños menores de 14 años de edad. Contiene violencia intensa, contenido sexual o lenguaje fuerte.
TV-MA  Para público adulto. Es posible que el programa no sea apto para jóvenes menores de 17 años de edad. Contiene violencia gráfica, actividad sexual explícita o lenguaje grosero.

 

Se pueden agregar letras adicionales a las clasificaciones para indicar violencia (V), contenido sexual (S), lenguaje fuerte (L) o diálogo sugestivo (D).

Las clasificaciones por lo general se incluyen en la programación de la televisión local. Recuerde que las clasificaciones no se utilizan para programas nuevos, que pueden no ser apropiados para niños pequeños.

Otros consejos

Las siguientes, son formas en las que puede ayudar a sus hijos a desarrollar hábitos positivos para ver la televisión:

  1. Establecer límites. Limite el uso que su hijo hace de la televisión, películas y juegos de video y de la computadora a no más de 1 a 2 horas al día. No permita que sus hijos vean televisión mientras hacen tareas. No ponga un televisor en la habitaciones de sus hijos.
  2. Planifique qué ver. En vez de estar cambiando canales, use una guía de programación y las clasificaciones de televisión para ayudarle a usted y a sus hijos a elegir qué programa ver. Encienda el televisor para ver el programa y apáguelo cuando se acabe.
  3. Vea televisión con sus hijos. Cuando sea posible, vea televisión con sus hijos y hablen sobre lo que ven. Si sus hijos son muy pequeños, es posible que no puedan decir la diferencia entre un programa, un anuncio, una caricatura o la vida real. Sea especialmente cuidadoso de los programas "basados en la vida real". La mayoría de estos programas no son apropiados para niños.
  4. Busque el mensaje correcto. Algunos programas de televisión muestran a las personas como estereotipos. Si ve esto, hable con sus hijos sobre los roles de las mujeres, los adultos mayores y las personas de otras razas en la vida real.
  5. Ayude a sus hijos a resistirse a los comerciales. Cuando su hijo pide cosas que ve en la televisión, explique que el propósito de los comerciales es hacer que las personas quieran cosas que posiblemente no necesitan.
  6. Busque videos y DVD de calidad para niños. Hay varios videos y DVD de calidad disponibles para niños. Lea los comentarios de otras personas antes de comprar o rentar programas o películas.
  7. Dé otras opciones. Ver televisión puede convertirse en un hábito para sus hijos. Ayúdelos a encontrar otras cosas qué hacer como jugar; leer; aprender un hobby, un deporte, un instrumento o un arte; o pasar tiempo con la familia, amigos o vecinos.
  8. Dé un buen ejemplo. Como modelo a seguir, limitar la cantidad de tiempo que usted mismo ve la televisión y elegir los programas cuidadosamente ayudará a sus hijos a hacer lo mismo.
  9. Exprese sus opiniones. Cuando le gusta o no le gusta algo que ve en la televisión, hágase escuchar. Las estaciones, canales y patrocinadores ponen atención a las cartas del público. Si piensa que un comercial es engañoso o va dirigido a los niños de una forma inapropiada, anote el nombre del producto, el canal y la hora en la que vio el comercial y describa sus inquietudes.
  10. Obtenga más información. Los siguientes recursos pueden brindarle más información sobre el rol apropiado de la televisión en las vidas de sus hijos:
  • Los grupos de servicio público publican boletines que revisan los programas y dan consejos sobre cómo hacer que la televisión sea segura para usted y su hijo.
  • Puede preguntarle a la organización de padres en la escuela de su hijo.
  • Los padres de los amigos y compañeros de su hijo también pueden ser de utilidad. Hable con otros padres de familia y acuerden implementar reglas similares acerca de ver televisión.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Media and Your Family: Television and Other Screens (Copyright © 2013 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.