Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Tres minerales, calcio, fósforo y magnesio, representan el 98% del contenido mineral del cuerpo por peso. El calcio y el fósforo juegan papeles básicos en las innumerables reacciones bioquímicas a nivel celular. También son los componentes principales del esqueleto, y sin magnesio no se pueden llevar a cabo muchas funciones metabólicas.

El fósforo se encuentra en casi todos los alimentos de origen animal y vegetal, y con frecuencia se encuentra en los alimentos que contienen calcio. La leche y los productos lácteos, las espinas de pescado (como salmón y sardinas enlatadas), y vegetales verde oscuro cubiertos de hojas son las mejores fuentes de calcio. El magnesio, al igual que el fósforo, es abundante en las células animales y vegetales.

A los niños saludables no les falta fósforo ni magnesio ya que estos minerales se absorben fácilmente. Por el contrario, los consumos reducidos de calcio son muy comunes, especialmente entre las adolescentes que evitan la leche y los alimentos lácteos para evitar las calorías grasas. Estas niñas corren el riesgo de osteoporosis o adelgazamiento de los huesos antes de los 30 años. La leche descremada, yogurt y otros alimentos lácteos son excelentes fuentes de calcio y no le agregan calorías grasas no deseadas a la dieta.

La absorción de minerales se ve influenciada por una cantidad de factores, incluyendo ciertas hormonas y niveles de vitaminas. Los bebés absorben el calcio con más facilidad que los adultos , y el índice de absorción aumenta cuando los nutrientes están cerca, incluyendo la lactosa, azúcar presente en la leche, los aminoácidos lisina, arginina y la vitamina C (por ejemplo, jugo de naranja fortificado con calcio). Es posible que la absorción de calcio disminuya debido a los altos niveles dietéticos de fosfato, oxalato (en el ruibarbo y ciertos vegetales verdes cubiertos de hojas) o compuestos fitatos en la fibra. Demasiadas proteínas en la dieta pueden aumentar la cantidad de calcio excretada en la orina y disminuir la cantidad disponible para la formación de huesos.

 

Última actualización
7/9/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.