Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Sacudir a un bebé es una forma grave de abuso infantil que ocurre mayormente en bebés que están en su primer año de vida. El acto de sacudir grave o violentamente a un bebé -que también incluye pegarle en la cabeza- es a menudo el resultado de una frustración o ira del padre/de la madre o la persona que cuida al niño en responder al llanto o irritabilidad constantes de un bebé o niño pequeño. Sacudir o pegarle en la cabeza a un bebé puede causar grave daño físico y mental, e incluso la muerte. Las lesiones graves asociadas con traumatismo craneal por abuso incluyen ceguera o lesiones a los ojos, daño cerebral, daño a la médula espinal y retraso en el desarrollo normal.

Las señales y síntomas pueden incluir irritabilidad, letargo (dificultad para mantenerse despierto), temblores, vómitos, convulsiones, dificultad respiratoria y coma.

American Academy of Pediatrics (AAP) es enfática en cuanto a que nunca es aceptable sacudir a su bebé. Si usted sospecha que alguna persona de las que cuidan a su bebé lo ha sacudido o lastimado, o bien, si usted o su cónyuge lo han hecho en un momento de frustración, lleve a su bebé al pediatra o a una sala de emergencias de inmediato. Cualquier daño cerebral que pudiera haber ocurrido solo se empeorará sin tratamiento. No permita que la vergüenza o el miedo le impidan buscar tratamiento para su bebé.

Si siente como que podría perder el control cuando cuida a su bebé:

  • Respire hondo y cuente hasta diez.
  • Ponga a su bebé en la cuna o en otro lugar seguro, salga de la habitación y déjelo que llore solo.
  • Llame a un amigo o pariente que le dé soporte emocional.
  • Llame a su pediatra. Quizá exista alguna razón médica por la cual su bebé está llorando.

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: