Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Con la intención de hacer que una buena alimentación y la lectura sean parte de todo infancia saludable, la siguiente es una visión relacionada con la literatura sobre los logros de desarrollo bien definidos de la alfabetización temprana.

Menores de 6 meses: nunca es demasiado pequeño

A diferencia de los alimentos sólidos, nunca se anticipa demasiado para empezar a leerle a su bebé. No importa si es la sección de deportes o Elmo; lo que cuenta es el tiempo que comparten, así que ¡disfrútelo!

De 6 a 12 meses: desarrollo de un gusto por los libros

Lo que sea que le interese a los bebés a esta edad, de manera previsible, lo llevarán directamente a la boca. Los libros no son la excepción. Ahora que su bebé se puede sentar en su regazo; agarrar un libro; y mostrar interés al golpear, voltear o pasar las páginas, se sentirá especialmente agradecido por los libros con hojas de cartón debido a su naturaleza a prueba de saliva.

De 1 a 2 años: creación de una rutina

Al igual que con los alimentos, su hijo ahora descubrirá que hay muchas más cosas que puede hacer con los libros además de llevárselos a la boca. A medida que llega al punto en que puede sostenerlos, ponerlos del lado correcto y llevárselos para que se los lea una y otra vez, usted puede empezar a relacionar lo que está en los libros con sus experiencias de la vida real, enseñándole los dibujos y haciéndole preguntas simples como, “¿dónde está la arveja? ¿Puedes encontrar la arveja?” Antes de que se de cuenta, estará respondiendo a sus preguntas, completando los finales de cada oración y recitándole sus Cuentos de vegetales. Al igual que con las comidas, no espere que se mantenga atento por mucho tiempo, ya que es la calidad de tiempo lo que realmente importa, no la cantidad.

De 2 a 3 años: lectura, lectura y lectura otra vez

Los niños de dos años de edad desarrollan la rutina y aman dominar el poder de la previsibilidad, por lo que no se sorprenda si su hijo está menos dispuesto a intentar hacer cosas nuevas o desea leer la misma historia una y otra vez (y otra vez). Si los libros de cuentos para la hora de dormir se han convertido en un hábito, ¡magnífico! Este es un hábito que nunca necesitará evitar.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
4/2/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.