Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Independientemente de si su embarazo progresa normalmente o de si existen inquietudes, su médico obstetra puede recomendarle algunos de los siguientes exámenes.

  • Un ultrasonido o ecografía es un procedimiento seguro y uno de los exámenes más comunes que se les realizan a las mujeres embarazadas. Controla el bienestar de los órganos internos y el crecimiento del feto mediante ecosonogramas (imágenes que se toman utilizando ondas sonoras). Puede garantizar que su bebé se está desarrollando normalmente y ayudará a determinar cualquier problema o anomalía fetal. También puede usarse si su médico sospecha que su bebé está en posición de nalgas. Aunque la mayoría de los bebés están con la cabeza hacia abajo en el útero al momento del parto, en los bebés en posición de nalgas, las nalgas o los pies están ubicados de forma tal que pasarán primero por el canal de parto, antes que la cabeza del bebé. Aunque algunos bebés en posición de nalgas pueden nacer por parto vaginal de manera segura, el riesgo de que se produzcan complicaciones puede ser mayor en muchos partos en posición de nalgas y, por lo tanto, es posible que su médico recomiende el parto por cesárea. 
  • Una cardiotocografía en reposo controla la frecuencia cardíaca y los movimientos del feto en forma electrónica. En esta prueba, se le coloca un cinturón alrededor del abdomen. Se denomina “cardiotocografía en reposo” debido a que no se usan medicamentos para estimular el movimiento del bebé en gestación ni para inducir contracciones del útero. 
  • Una cardiotocografía con contracciones es otra forma de verificar la frecuencia cardíaca del feto, pero esta vez se mide y se registra en respuesta a contracciones leves del útero que son inducidas durante la prueba. Por ejemplo, para inducir estas contracciones, puede usarse una infusión de la hormona oxitocina. Al controlar la frecuencia cardíaca de su bebé durante las contracciones, es posible que su médico pueda determinar cómo reaccionará su bebé a las contracciones durante el parto en sí. Si su bebé no responde de manera favorable durante estas contracciones, el parto de su bebé (posiblemente mediante cesárea) podría programarse antes de la fecha prevista de parto.
  • Un perfil biofísico usa tanto una cardiotocografía en reposo como un ultrasonido o ecografía. Evalúa los movimientos y la respiración del bebé en gestación, así como el volumen de líquido amniótico. Se proporcionan puntuaciones para cada componente del perfil, y la puntuación total ayudará a determinar si es necesario realizar un parto anticipado.

Pueden recomendarse otras pruebas, según su salud física individual y sus antecedentes personales y familiares. Por ejemplo, particularmente a las mujeres con antecedentes familiares de problemas genéticos o a aquellas que tienen 35 años o más, su médico obstetra puede recomendarles que se realicen pruebas que pueden detectar trastornos genéticos. Las pruebas genéticas más comunes son la amniocentesis y la recolección de muestras de vellosidades coriónicas.

Su médico puede recomendarle que se realice otras pruebas de detección. Por ejemplo, las siguientes:

  • Análisis de glucosa: puede detectar niveles altos de azúcar en sangre, que podrían indicar diabetes gestacional, una forma de diabetes que puede desarrollarse durante el embarazo. Para llevar a cabo el examen, generalmente entre la semana veinticuatro y veintiocho de embarazo, se le pedirá que beba una solución de azúcar y, luego, se le extraerá una muestra de sangre. Si se detecta un nivel alto de glucosa (un tipo de azúcar que se usa como fuente de energía) en la sangre, deben realizarse pruebas adicionales. Estas determinarán si usted tiene diabetes gestacional, que se asocia con una mayor probabilidad de que se produzcan complicaciones en el embarazo. 
  • Prueba de detección de estreptococo grupo B (Group B streptococcus, GBS): determinará si está presente un tipo de bacteria que puede causar una infección grave (como meningitis o una infección de la sangre) en su bebé. Si bien las bacterias GBS son comunes y pueden encontrarse en la vagina o en el recto de la madre, y no son perjudiciales en adultos sanos, pueden causar una enfermedad si se transmiten a un recién nacido durante el parto. Si se detectan bacterias GBS en una mujer embarazada, el médico le recetará antibióticos que se administrarán por una vena (por vía intravenosa) durante el proceso de parto. Una vez que el bebé nazca, es posible que permanezca en observación en la sala de recién nacidos del hospital durante un período más largo. La prueba de detección de GBS generalmente se realiza entre la semana treinta y cinco y treinta y siete de embarazo.
  • La prueba del VIH (o virus de inmunodeficiencia humana) actualmente se realiza con frecuencia en las mujeres embarazadas, preferentemente en los primeros meses de embarazo. El VIH es un virus que causa el SIDA y, cuando una mujer embarazada está infectada por el virus, este puede transmitirse a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.

 

Última actualización
8/1/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.