Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Por naturaleza, los niños de esta edad pueden estar más preocupados por sus propias necesidades y hasta actuar de manera egoísta. Con frecuencia, se rehúsan a compartir cualquier cosa que les interese y no interactúan fácilmente con otros niños, aún cuando juegan juntos, a menos que sea para permitir que su compañero de juegos sepa que desean un juguete u objeto para ellos solitos. Puede haber ocasiones en las que el comportamiento de su hijo pueda molestarle, pero si observa detenidamente, notará que todos los otros niños pequeños en el área de juegos probablemente están actuando de la misma manera.

A los dos años, los niños ven el mundo casi exclusivamente a través de sus propias necesidades y deseos. Ya que todavía no pueden comprender cómo otras personas se podrían sentir en la misma situación, asumen que todos piensan y sienten exactamente como ellos. Además, en esas ocasiones cuando se dan cuenta de que se salen de los límites, no pueden controlarse a sí mismos. Por estas razones, es inútil intentar formar el comportamiento de su hijo usando aseveraciones como "¿Te gustaría que te hiciera lo mismo?". Guarde estos comentarios hasta que su hijo sea mayor; luego, su hijo podrá comprender realmente cómo las demás personas piensan y sienten y son capaces de responder a dicho razonamiento.

Debido a que el comportamiento de su hijo de dos años parece solo autodirigido, también puede darse cuenta de que se está preocupando porque está malcriado o fuera de control. Con toda probabilidad, sus temores no tienen fundamento y pasará esta etapa en un tiempo. Los niños altamente activos y agresivos que jalan y empujan, usualmente son tan "normales" como tranquilos y tímidos que nunca parecen expresar sus pensamientos y sentimientos.

Irónicamente, a pesar de que su hijo está muy interesado en sí mismo, gran parte de su tiempo de juego lo usará para imitar las actitudes y actividades de otras personas. La imitación o "simulacro" son los juegos favoritos a esta edad. Así que, cuando su hijo ponga a su oso de peluche a dormir o alimente a su muñeca, puede escuchar usar exactamente las mismas palabras y tono de voz que usted usa cuando le dice que se vaya a dormir o que coma sus vegetales. No importa cuánto se resista a sus instrucciones en otros momentos, cuando realiza el rol del padre, lo imita a usted exactamente. Estas actividades de juego le ayudan a aprender cómo es estar en los zapatos de alguien más y sirven como ensayos valiosos para futuros encuentros sociales. También le ayudan a apreciar la importancia de ser un buen ejemplo a seguir, al demostrar que los niños con frecuencia hacen lo que hacemos, no lo que decimos.

La mejor manera para que su hijo de dos años aprenda a comportarse con otras personas es con suficientes períodos de prueba. No permita que su comportamiento relativamente antisocial lo desanime de organizar juegos en grupo. Al principio puede ser inteligente limitar los grupos a dos o tres niños. Además, aunque necesitará supervisar estrechamente sus actividades para asegurarse de que nadie salga lastimado o se moleste demasiado, deberá permitir que los niños se guíen a sí mismos lo más que se pueda. Es necesario que aprendan a jugar entre sí, no con los padres de los demás.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.