Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

​Varias investigaciones originales sobre los efectos adversos de la exposición en los niños y adolescentes a los medios de difusión se enfocan en el uso de la televisión. La televisión comercial presenta una imagen del mundo exterior que podría moldear las normas de comportamiento de los jóvenes. La publicidad resalta el placer de beber una cerveza y de consumir comidas altas en calorías sin un contexto sobre la moderación o sin informar de los posibles riesgos ya que está diseñada solamente para incrementar su consumo.

Información importante para los padres sobre los efectos negativos de exponer a los niños a los medios de comunicación:

  • En los horarios de máxima audiencia de la televisión comercial, el 75% de los programas tienen contenido sexual, pero solo el 10% hacen mención sobre la necesidad de los anticonceptivos o de la protección contra las infecciones transmitidas sexualmente . Los programas y anuncios de la televisión que mencionan o abogan por el control de la natalidad o por el uso del condón rara vez se ven en las redes comerciales.   
  • La televisión dirigida a audiencias jóvenes pueden contener más violencia que la televisión para los adultos y una cuarta parte del contenido con violencia muestra armas de fuego. La violencia en la programación para los niños se retrata con frecuencia como algo gracioso o como una solución aceptable para un problema complejo. La noción de la violencia justificada puede reforzar el comportamiento agresivo y desensibilizar a los niños y adolescentes en el tema de la violencia y a sus consecuencias.
  • Los niños y los adolescentes en los Estados Unidos ven 2.000 anuncios de cerveza por año. La mayoría de los anuncios sugieren que beber alcohol es normativo y que la gente que lo hace tiene éxito, es feliz y es sexy.
    • Por cada comercial de servicio público (PSA, por sus siglas en inglés) contra las drogas en la televisión, ¡hay un estimado de 25 a 50 anuncios de cerveza!
    • La mayoría de los anuncios de PSA se enfocan en el uso de la marihuana, la cocaína, inhalantes la heroína, no en el consumo del alcohol— la principal sustancia usada hoy por los adolescentes estadounidenses y un factor clave en muchas de las muertes de los adolescentes.
  • Numerosos estudios demuestran que hay un vínculo entre la cantidad de televisión que se ve y la tendencia al sobrepeso en los niños. Los mecanismos no son muy claros. Ver la televisión puede reemplazar las actividades más activas, exponer a los niños y a los adolescentes a elegir alimentos poco saludables, a alterar los hábitos alimentarios o a interferir con el sueño. El niño promedio o el adolescente ve entre 4.400 y 7.600 anuncios de alimentos en la televisión por año, la mayor parte de estos son sobre refrigerios, las llamadas comidas rápidas y los cereales azucarados.
  • Los riesgos asociados con ver la televisión aumentan cuando no se supervisa el tiempo que se pasa frente a una pantalla (por ejemplo, cuando se le permite a un niño o a un adolescente tener un televisor o una conexión a la Red en su dormitorio). Por otra parte, los padres de adolescentes pueden mejorar la comunicación con sus niños y adolescentes mirando la televisión juntos, discutiendo el contenido y substituyendo las discusiones de "poca" transcendencia sobre el sexo, la violencia, y el alcohol por discusiones de "más profundidad" sobre dichos temas. El ver juntos los programas de temas polémicos o provocadores no solo proporciona "momentos de enseñanza" que son menos incomodos, pero como algunos estudios han demostrado, y como suele suceder con cualquiera otra actividad que se haga en familia, las familias que ven la televisión o juegan video-juegos juntos se relacionan mejor.
  • Las recomendaciones de reducir el tiempo que se pasa frente a una pantalla sin supervisión son cada vez más difíciles de implementar debido a que muchos más adolescentes ven ahora la televisión en dispositivos móviles.
    • La encuesta del año 2009 de "Pew Charitable Fund" (Fondo Caritativo) reveló que el 79% de los adolescentes de la nación tienen un iPod o un reproductor MP3, un 75% tienen teléfono celular y el 69% tienen una computadora de escritorio o una computadora portátil. Las tendencias cambiantes del uso y la facilidad de acceso a dispositivos móviles presentan un reto para los investigadores, los educadores y los padres que quieren ayudar a los adolescentes a que se beneficien del mayor acceso a los medios y a la vez reducir al mínimo los riesgos asociados con su uso.

 

Autor
Edited by Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, FSAHM and Sara B. Kinsman, MD, PhD
Última actualización
2/26/2014
Fuente
Reaching Teens: Strength-based Communication Strategies to Build Resilience and Support Healthy Adolescent Development (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.