Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

​¿Qué es la anemia y cómo puedo saber si mi hijo es anémico?

La anemia es una condición que se da cuando no hay el número suficiente de glóbulos rojos o hemoglobina para transportar el oxígeno a las otras células del cuerpo. Las células del cuerpo requieren oxígeno para sobrevivir. Su niño puede sufrir de anemia si:

  • Su cuerpo no produce el número suficiente de glóbulos rojos.
  • Su cuerpo destruye o pierde (por medio de sangrado) un gran número de glóbulos rojos.
  • No hay una suficiente cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos. Hemoglobina es un pigmento especial que hace posible que los glóbulos rojos transporten oxígeno a todas las células del cuerpo y que también transporten de regreso el desperdicio (dióxido de carbono).

Señales y síntomas de anemia

La anemia causa las siguientes señales y síntomas:

  • Piel pálida, grisácea o "ceniza" (asimismo, la cubierta interna de los párpados y las uñas pueden verse menos rosa de lo normal)
  • Irritabilidad
  • Leve debilidad
  • Cansancio fácil

Los niños que sufren de anemia más grave pueden tener las siguientes señales y síntomas:

  • Dificultad respiratoria
  • Un ritmo cardiaco más rápido
  • Hinchazón de manos y pies

Un recién nacido con anemia hemolítica puede sufrir de ictericia (ponerse amarillo). Sin embargo, muchos recién nacidos sufren de ictericia de forma leve y no sufren de anemia.

Los niños que carecen de hierro en sus dietas pueden ingerir cosas fuera de lo común, tal como hielo, tierra, plastilina y maicena. A este comportamiento se le llama "pica". No es dañino al menos que su hijo ingiera algo tóxico, tal como pedazos de pintura de plomo. Usualmente este comportamiento desaparece conforme se trate la anemia y el niño crece.

Si su niño demuestra alguno de estos síntomas o señales, comuníquese con su pediatra. En la mayoría de los casos, una simple prueba de sangre puede diagnosticar la anemia.

Cómo prevenir la anemia

La anemia por falta de hierro y los otros tipos de anemias se pueden prevenir fácilmente. Asegúrese de que su niño tenga una dieta bien balanceada al seguir las siguientes sugerencias:

  • No le dé leche de vaca a su bebé hasta que tenga más de un año de edad.
  • Si usted le da de lactar a su niño, utilice alimentos con hierro adicional cuando empiece a darle alimentos sólidos, tal como el cereal. Antes de ingerir alimentos sólidos, el niño recibirá una cantidad suficiente de hierro al amamantar. Sin embargo, dándole de comer alimentos sólidos con poco hierro bajará la cantidad de hierro que recibe de la leche materna.
  • Si usted alimenta a su bebé a base de leche de fórmula, utilice leche de fórmula con hierro adicional.
  • Asegúrese de que sus niños mayores tengan una dieta bien balanceada con alimentos que contengan hierro. Muchos granos y cereales contienen hierro adicional (vea las etiquetas). Otras buenas fuentes de hierro incluyen la yema del huevo, carne roja, papas, tomates, melaza y pasas. Además, para aumentar el hierro en la dieta de su familia, utilice jugos con pulpa de frutas y cocine las papas con la piel.

Con el tratamiento adecuado, la anemia de su niño deberá mejorar rápidamente. Asegúrese de comunicarse con su pediatra si piensa que su niño sufre de anemia.

 

Última actualización
8/28/2013
Fuente
Anemia and Your Young Child (Copyright © 1997 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.