Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La anemia y su hijo: Preguntas frecuentes de los padres

La anemia es una enfermedad en la cual los glóbulos rojos del cuerpo disminuyen por debajo del nivel normal para la edad del niño. Puede causar que el niño luzca pálido y se sienta irritable, cansado o débil. Aunque estos síntomas pueden preocuparlo, la anemia es por lo general fácil de tratar, especialmente si se detecta temprano. Además, es necesario que los padres estén enterados de las medidas que pueden tomar para prevenir esta enfermedad.

Debido a que el crecimiento rápido es potencialmente una causa de la enfermedad, el primer año de vida y la adolescencia son dos grupos de edad donde los bebés y los niños son particularmente propensos a la anemia.

¿Qué es la anemia?


La anemia significa que no hay suficientes glóbulos rojos en el cuerpo. Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, una proteína de un pigmento especial que hace posible el transporte y la entrega de oxigeno a otras células del cuerpo. Las células en los músculos y órganos del niño necesitan oxigeno para sobrevivir, y una diminución en la cantidad de glóbulos rojos puede causar estrés en el organismo.

Su niño puede volverse anémico si su cuerpo:

  • No produce el número suficiente de glóbulos rojos. Esto puede suceder si la dieta que consume no contiene suficiente hierro y otros nutrientes (por ejemplo, la anemia por deficiencia de hierro).
  • Destruye una gran cantidad de glóbulos rojos. Este tipo de anemia ocurre por lo general cuando un niño sufre de una enfermedad subyacente o si ha heredado un trastorno de los glóbulos rojos (por ejemplo, anemia por células falciformes).
  • Pierde glóbulos rojos por sangrado (hemorragia). Esto puede ser por una pérdida obvia de sangre, como en el caso de una menstruación abundante, o por una pérdida lenta a largo plazo, quizá en las heces (deposición).

¿Cuáles son los síntomas y los signos comunes de la anemia?

  • Piel pálida, grisácea o "ceniza" (asimismo, si el canto interno de los párpados y el lecho ungueal —base de la uña— se ven menos rosa de lo normal)
  • Irritabilidad
  • Debilidad leve
  • Se cansa con facilidad
  • Los niños que sufren de destrucción de glóbulos rojos pueden contraer ictericia (color amarillo de la piel o de los ojos).

Los niños que sufren de anemia grave pueden sufrir de síntomas y signos adicionales:

  • Dificultad para respirar
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Hinchazón o inflamación de las manos y los pies

Los niños que sufren de una anemia más grave pueden tener las siguientes señales y síntomas:

  • Dificultad respiratoria
  • Un ritmo cardíaco más rápido
  • Hinchazón de manos y pies

Los niños que carecen de hierro en sus dietas pueden ingerir cosas fuera de lo común, tales como hielo, tierra, arcilla y almidón de maíz. Este comportamiento se conoce como "pica". No es peligroso a no ser que su niño consuma algo tóxico como el caso de astillas de pintura con plomo. Por lo general el "pica" termina una vez que la anemia es tratada y a medida que el niño crece.

Si su niño tiene cualquiera de estos síntomas, por favor consulte con su pediatra. Incluso un nivel bajo de anemia puede afectar la energía del niño, la capacidad para enfocarse y para aprender. La anemia por deficiencia crónica del hierro puede ocasionar un deterioro permanente y prolongado del desarrollo. En la mayoría de los casos, un simple conteo sanguíneo puede diagnosticar la anemia.

Cómo puedo prevenir que mi hijo se vuelva anémico?

La anemia por deficiencia del hierro y la anemia nutricional pueden prevenirse asegurándose de que su niño consume una dieta bien equilibrada. Hable con su médico en el caso de restricciones alimentarias en su hogar ya que su niño puede requerir de suplementos nutricionales para prevenir la anemia.

Para prevenir las anemias nutricionales:

  • No le dé leche de vaca a su bebé hasta que tenga más de un año de edad. Darle leche de vaca antes de que su niño esté listo puede causar pérdida de sangre en sus deposiciones y también puede disminuir la cantidad de hierro que se absorbe en los intestinos.
    • Si usted amamanta: Su bebé tendrá el suministro adecuado de hierro hasta por lo menos los 4 meses de edad. Después, si su niño continua amamantándose y ha empezado con los alimentos sólidos, dele alimentos que tengan hierro adicional. Hable con su pediatra sobre los mejores alimentos para este propósito.
    • Si lo alimenta con fórmula: Dele fórmula que contenga hierro adicional. La fórmula con bajo contenido de hierro puede causar una anemia por deficiencia de hierro. Lea: Cómo elegir leche de fórmula.
  • Evite darle más de dos tazas de leche de vaca al día a sus niños mayores. La leche tiene bajo contenido de hierro y puede hacer sentir llenos a los niños, lo que disminuye la cantidad de otros alimentos ricos en hierro que pueden consumir.
  • Alimente a los niños mayores con una dieta equilibrada de alimentos que contengan hierroMuchos granos y cereales tienen hierro adicional (lea la etiqueta para cerciorarse). Otros alimentos que son fuentes buenas de hierro incluyen: carne roja, yema de huevo, patatas o papas, tomates, frijoles o legumbres, melaza y uvas pasas. Lea: Enriquezca la dieta con hierro.
  • Anime a toda la familia a tomar jugos cítricos o a comer alimentos con contenidos alto de vitamina C para aumentar la absorción del hierro en el cuerpo. Aunque algunas verduras contienen bastante hierro, el hierro de muchas verduras viene de una forma que es difícil de absorber por el cuerpo, pero ¡la vitamina C puede ayudar!

Para prevenir la anemia en los niños con trastornos heredados de los glóbulos rojos:

Es muy probable que su pediatra lo refiera a un hematólogo pediátrico para que le brinde atención de apoyo para la enfermedad específica de su niño.

Recuerde...

Si su niño empieza a mostrar síntomas o signos de la anemia, cerciórese de comunicárselo al pediatra. Además, averigüe si alguien más en su familia tiene un historial de anemia o problemas de sangrado fácil. Con el tratamiento apropiado, la anemia de su niño mejorará con rapidez.

Información adicional:


Última actualización
4/12/2016
Fuente
Section on Hematology/Oncology (Copyright © 2016 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest