Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Anemia drepanocítica o enfermedad de las células falciformes

​Lo que los padres deben saber

La anemia drepanocítica o enfermedad de la células falciformes es un trastorno hereditario de los glóbulos rojos de la sangre. Existen varios tipos de enfermedades de las células falciformes. La enfermedad puede ocurrir en diversos grupos étnicos; sin embargo, en los Estados Unidos es más común en la población afroamericana, donde afectan a 1 de cada 500 personas.

Los glóbulos rojos normales tienen la forma de un disco y se mueven a través de los vasos sanguíneos. Cuando hay anemia drepanocítica, la proteína rica en hierro denominada hemoglobina forma filamentos dentro de los glóbulos sanguíneos. Estos filamentos causan que los glóbulos o células sanguíneas tomen la forma de una hoz o de media luna. Estas células falciformes no pueden movilizarse normalmente a través de los vasos sanguíneos debido a que son rígidas y pegajosas y bloquean el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos, evitando que la sangre y el oxígeno lleguen a los tejidos.

El bloqueo del flujo sanguíneo puede ocasionar episodios de dolor que pueden durar horas y hasta días. El bloqueo del flujo sanguíneo también puede dañar órganos en el cuerpo, incluyendo el bazo, los pulmones, el corazón, y el cerebro. Debido a que las células anormales no viven tanto como las células normales,  los niños con la enfermedad de las células falciformes por lo general tienen un conteo más bajo de lo normal de glóbulos rojos (anemia)... Los niños, especialmente los niños pequeños, con la enfermedad de las células falciformes también tienen un riesgo más alto de contraer una infección grave.

Cuando un niño con anemia drepanocítica necesita atención médica

Los niños con la enfermedad de las células falciformes tienen un riesgo más alto de tener problemas médicos y contraer enfermedades. Ponga atención a los siguientes síntomas que pudieran indicarle si su niño necesita atención médica:

  • Fiebre, especialmente en un niño menor de 2 años de edad.
  • Ictericia (coloración amarilla de la parte blanca del ojo o de la piel); esto puede estar presente todo el tiempo, pero lucir peor de forma súbita.
  • Dolor en cualquier parte del cuerpo.
  • Respiración rápida o problemas para respirar
  • Palidez
  • Disminución de actividad, letargo, apatía o insensibilidad
  • Debilidad (general o localizado en un brazo o en una pierna)
  • Dificultad para hablar, arrastrar las palabras
  • Confusión

Atención de primeros auxilios para un niño con la enfermedad de las células falciformes

Atención de primeros auxilios para un niño con la enfermedad de las células falciformes que presenta una lesión es la misma que para cualquier otro niño. Debido a que estos niños tienen un riesgo más alto de sufrir problemas médicos y enfermedades, ponga atención a los síntomas que pudieran indicar que el niño necesita atención médica. Todos los niños con la enfermedad de las células falciformes deben tener un plan de atención médico. El plan de seguro médico debe especificar qué pasos se deben tomar en caso de ciertos síntomas o situaciones médicas. Puede que tenga que contactar al padre o tutor, al proveedor de salud o al servicio de emergencia. En algunas situaciones, el plan de atención médica puede indicarle que lleve al niño de inmediato a un servicio de emergencia si no puede contactar al padre o tutor en ese momento.

Consejo de primeros auxilios: La enfermedad de las células falciformes y la hidratación

Los niños con la enfermedad de las células falciformes deben permanecer hidratados y tomar mucha agua, lo cual ayuda a prevenir complicaciones.

Última actualización
5/18/2016
Fuente
Pediatric First Aid For Caregivers And Teachers (PedFACTs), 2nd Edition (Copyright © 2013 Jones & Bartlett Learning, LLC, an Ascend Learning Company, and the American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest