Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Ninguna crisis tiene una solución simple. No obstante, algunas veces, la mala conducta de un adolescente es tan extrema o ha sido un problema continuo durante tanto tiempo que sus padres ya no pueden controlarlo y sienten que no tienen otro recurso más que sacarlo de la casa. Algunos ejemplos incluyen abuso crónico de sustancias, tráfico de drogas, incidentes de violencia hacia los miembros de la familia, rebeldía y desobediencia continua, huir de casa repetidamente, faltar injustificadamente a la escuela y robar dinero y posesiones regularmente.

Ningún padre toma una decisión como esa sin una gran cantidad de sufrimiento y meditación. La mayoría lo hacen con la sincera creencia de que es por el bien de la familia, especialmente los hermanos y por último puede servir como el impulso para que el joven problemático reciba la ayuda profesional que necesita, recibiendo atención psiquiátrica, un programa de rehabilitación de drogas o alguna otra forma de tratamiento, y así cambiar su vida.

¿Qué es una petición PINS?

Simplemente no se puede sacar a un menor de la casa. Sus padres deberán ir al tribunal de familia de su estado para presentar lo que se conoce como una petición PINS. “PINS” significa “Personas en necesidad de supervisión”; en otros estados se conoce como Niños en necesidad de supervisión o CHINS.

El proceso puede variar un poco de un estado a otro. Regularmente, antes de presentar la petición, los padres y el niño deben reunirse con un representante de la agencia de servicio social del gobierno, quienes intentarán resolver la crisis familiar y mantener el caso fuera del tribunal. Este paso, conocido como diversión, puede durar noventa días. Si la conciliación no tiene éxito, los padres entonces pueden presentar la petición pidiendo al tribunal que ordene supervisión o tratamiento para el niño. (Los tutores legales, distritos escolares o agencias de servicio social encargados de cuidar a un niño también pueden presentar una petición PINS).

El tribunal nombrará a un abogado tanto para el joven como para los padres, si ellos no pueden pagar uno. Mientras el caso se analiza, el joven seguirá viviendo con sus padres, a menos que el tribunal decida que es un acuerdo poco aconsejable. En ese caso, el adolescente podría quedar bajo el cuidado temporal de un pariente, de un hogar de cuidado temporal o posiblemente un hogar social. Entonces se realiza una audiencia. La familia puede dejar al joven en una instalación de tratamiento o en un hogar de cuidado temporal.

¿Qué es emancipación?

Los adolescentes tienen derechos legales. Un joven que desee vivir por su cuenta legalmente, sin huir de casa, puede apelar al tribunal de familia una declaración de emancipación.“Esto no significa que no recibirá dinero de sus padres, pero ellos no estarán en posición de decirle cómo debe gastarlo”, explica el Dr. Robert Brown, jefe de la división de medicina adolescente en Ohio State University College of Medicine and Public Health.

El criterio para la emancipación varía de acuerdo con la jurisdicción. La mayoría de estados no permiten que los jóvenes menores de dieciocho años inicien tal contrato, pero en algunos estados, los niños desde los catorce años pueden solicitar su independencia legal. Haberse graduado de secundaria puede calificar a un menor para la emancipación, dependiendo de dónde viva. Otro criterio incluye con frecuencia el matrimonio, la paternidad o alistarse en las fuerzas armadas. La emancipación algunas veces se otorga si los padres dan su autorización.

Los adolescente y el Sistema de justicia juvenil

“Para poder procesar a una persona por un delito, esta persona se debe considerar un adulto independiente”, explica el Dr. Brown. “Si una persona comete un delito mientras aún es un menor dependiente, entonces no se considera un acto criminal sino un acto de delincuencia”. De manera correspondiente, el caso es escuchado en un tribunal de familia o en un tribunal juvenil en lugar de un tribunal criminal. Sin embargo, pueden haber excepciones para los menores que han perpetrado delitos particularmente graves o violentos, denominados delitos mayores designados.Ellos podrían ser tratados como delincuentes juveniles en un tribunal criminal, aunque es posible que el tribunal criminal devuelva el caso a un tribunal de familia.

El proceso es similar a presentar una petición PINS. El joven tiene derecho a recibir representación legal, y si no puede pagar un abogado, el tribunal nombrará uno. Se realiza una audiencia inicial para determinar si el adolescente debe ser liberado bajo la custodia de sus padres y si se le debe permitir ir a casa. Con los delitos menores o la primera vez, usualmente eso es lo que sucede. Pero si se considera que él es un peligro para la comunidad o que probablemente no regresará al tribunal, se le puede detener en una instalación cerrada o no cerrada hasta el día de su presentación ante el tribunal.

Un menor que es encontrado culpable de un acto de delincuencia puede ser enviado a un centro de detención, a un refugio o incluso a un campamento militar. Pero la creciente tendencia, indica el Dr. Brown, es ubicar a los adolescentes en el ambiente menos limitante posible, como un hogar social sin seguridad. “Idealmente, el niño puede regresar finalmente a casa y a la escuela. El objetivo del tribunal no es castigar, sino rehabilitar y formar a un adulto productivo capaz de funcionar en la sociedad”.

Un acto de delincuencia no forma parte del registro criminal del menor; sin embargo, un delito mayor designado, sí.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.