Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Adolescentes fuera de control: solicitudes "PINS" y el sistema de justicia

Ninguna crisis tiene una solución simple. Cuando los adolescentes tienen conductas extremas, los padres deben buscar ayuda de su pediatra y de profesionales de la salud mental. 

Estos comportamientos pueden incluir, pero no estar limitados a:

Sin embargo, a veces el mal comportamiento es tan extremo o está presente durante tanto tiempo que sus padres ya no pueden controlarlo y sienten que no tienen otro remedio que pedirle que se marche de la casa.

Ningún padre toma una medida como esta sin haber hecho un examen de conciencia minucioso. Muchos lo hacen convencidos de que es lo que más le conviene a la familia, en particular a los hermanos y que puede en definitiva resultar ser un incentivo que le sirva a su hijo para recibir ayuda profesional, ya sea atención psiquiátrica, un programa para la drogadicción o cualquier otra forma de tratamiento, y que cambia el rumbo de su vida.

¿De qué se trata "PINS"?

A un menor de edad no le puede simplemente "echar de la casa". Sus padres tienen que ir al tribunal de familia de su estado a presentar una solicitud llamada PINS (Persons in Need of Supervision- Petición de Personas que Necesitan Supervisión. En algunos estados, puede ser conocida como la solicitud CHINS (Children in Need of Supervision) - Niños que Necesitan Supervisión.

El proceso puede variar un poco de un estado a otro. Típicamente, antes de presentar la solicitud, los padres y los niños deben reunirse con un representante de la agencia de servicios sociales del gobierno, quien tratará de resolver la crisis de la familia para que se resuelva fuera de la corte. Este fase, llamada desviación, puede durar noventa días. Si no se puede lograr la reconciliación, los padres pueden entonces solicitar la petición para que la corte ordene supervisión o tratamiento para el niño. (Los tutores legales, los distritos escolares o agencias de servicios sociales a cargo del cuidado de un niño también pueden solicitar un PINS).

El tribunal designará a un abogado para el joven y para los padres también, si no tienen dinero para pagarlo. Mientras que el caso se encuentre bajo estudio, el adolescente continuará viviendo con sus padres, a no ser que la corte/tribunal decida que es un arreglo arriesgado/imprudente. En ese caso, el adolescente puede ser colocado al cuidado temporal de un pariente o en un hogar de acogida, o posiblemente en un hogar grupal. Después se lleva a cabo una audiencia. La familia puede colocar al adolescente en un centro de tratamiento o en un hogar de acogida.

¿Qué es la emancipación?

Los adolescentes tienen derechos legales. Un adolescente que desee vivir por su cuenta legalmente, sin huir de casa, puede apelar al tribunal de familia para una declaración de emancipación. La emancipación otorga muchos derechos de los adultos a los adolescentes que reciben la aprobación por parte de la corte.

Los criterios para la emancipación varían de acuerdo con la jurisdicción. La mayoría de los estados no permiten que los niños menores de 18 años inicien este proceso, pero en algunos, niños desde la edad de catorce años pueden solicitar independencia legal. Ser graduado de la secundaria (bachillerato) pueden darle derecho a un menor de edad a la emancipación, dependiendo de donde él o ella viva. Otros criterios incluyen con frecuencia al matrimonio, la paternidad o el reclutamiento en las fuerzas armadas. Algunas veces también se otorga la emancipación si los padres dan su consentimiento. Los padres pueden seguir involucrados con los adolescentes emancipados mientras la aprobación del tribunal esté pendiente.

Los adolescentes y el sistema penal juvenil

Para que alguien pueda ser procesado (enjuiciado) por un crimen, la persona tiene que ser considerada un adulto independiente. Si una persona comete un crimen cuando todavía es un menor de edad dependiente, no se considera un acto criminal pero un acto delincuente. Por consiguiente, el caso se atiende en un tribunal familiar o juvenil en lugar de un tribunal penal. Sin embargo, se pueden hacer excepciones con los menores de edad que han cometido un crimen particularmente grave o violento, llamadas delitos designados —delitos calificados como graves. Pueden ser tratados como delincuentes juveniles en un tribunal penal, aunque el tribunal penal puede devolver el caso al tribunal familiar.

El proceso es similar al del proceso para solicitar la petición de personas que necesitan supervisión, PINS (por sus siglas en inglés). Un adolescente tiene derecho a representación legal, y si él o ella no pueden pagarle a un abogado, la corte le otorgará uno. Una audiencia inicial se lleva a cabo para determinar si el adolescente debe o no ser liberado a la custodia de sus padres y permitirle regresar a su hogar. Esto suele suceder en el caso de las primeras ofensas de un menor de edad. Pero si se cree que el adolescente es un peligro para la comunidad o que posiblemente no se presente ante el tribunal, él o ella serán detenidos en una instalación cerrada o no con llave hasta que llegue el día de presentarse en el tribunal.

Un menor de edad que sea declarado culpable de un acto delictivo puede ser enviado a centro de detención, un albergue o hasta un campo de entrenamiento. Sin embargo, la tendencia cada vez mayor es colocar a los adolescentes en el ambiente menos restringido posible, tales como un hogar grupal abierto. Idealmente, este adolescente puede volver finalmente a su hogar y regresar a la escuela. El objetivo del tribunal no es castigar sino rehabilitar y crear a un adulto productivo y capaz de funcionar bien en la sociedad. Un acto delictivo no forma parte del registro criminal de una persona menor edad, en cambio, un acto delictivo mayor/grave (delito designado) sí.

Información adicional:

Última actualización
1/25/2017
Fuente
Mental Health Leadership Work Group (Copyright © 2016 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest