Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Desarrollo emocional y social: de 8 a 12 meses

A veces, durante estos meses, su hijo puede parecer dos bebés distintos. El primero es receptivo, cariñoso y extrovertido con usted. Pero hay otro que es ansioso, apegado en exceso y se asusta fácilmente con las personas o los objetos que no conoce. Algunas personas pueden decirle que su hijo es temeroso o tímido porque usted lo está "malcriando", pero no lo crea. Ni usted ni su estilo de crianza son la causa de sus patrones de comportamiento tan diversos; estos se manifiestan porque ahora, por primera vez, su hijo es capaz de diferenciar entre situaciones familiares y desconocidas. En todo caso, las ansiedades predecibles de este período son una evidencia de su sana relación con usted.

La ansiedad con respecto a los desconocidos generalmente es una de las primeras etapas emocionales que tendrá su bebé. Probablemente piense que hay algún problema cuando su hijo, que a los tres meses interaccionaba tranquilamente con personas que no conocía, ahora comienza a ponerse tenso cuando los extraños se acercan demasiado. Esto es normal para esta edad y no necesita preocuparse. Incluso los familiares y las niñeras frecuentes con quienes su bebé alguna vez se sentía cómodo ahora pueden hacer que se esconda o llore, especialmente si se acercan de manera abrupta.

Casi al mismo tiempo, intentará "aferrarse" a usted mucho más cuando tenga que dejarlo. Este es el comienzo de la ansiedad de separación. Cuando comience a darse cuenta de que cada objeto es único y permanente, también descubrirá que usted es uno solo. Cuando esté fuera de su vista, sabrá que está en algún lugar pero no a su lado, y esto le causará una gran angustia. Tendrá tan poco sentido del tiempo que no sabrá cuándo volverá o incluso si volverá. Cuando crezca un poco más, el recuerdo de sus experiencias juntos lo consolarán cuando usted se vaya y podrá anticipar el momento del reencuentro. Pero por ahora, solo es consciente del presente, así que cada vez que usted no esté (aunque esté en la habitación de al lado) va a llorar y a armar un escándalo. Cuando lo deje con otra persona, puede gritar desconsoladamente. A la hora de acostarse, no lo dejará irse a dormir y es posible que se levante y lo busque a media noche.

¿Cuánto tiempo debe esperar que dure esta ansiedad de separación? Por lo general tiene un pico entre los diez y los dieciocho meses y luego desaparece durante la última mitad del segundo año. En algunos aspectos, esta fase del desarrollo emocional de su hijo será muy sensible para ambos, mientras que en otros será dolorosa. Después de todo, su deseo de estar con usted demuestra su apego a su primer y gran amor: usted. La intensidad de su sentimiento mientras se echa a sus brazos es irresistible, especialmente cuando usted se da cuenta de que nadie, ni siquiera su propio hijo, volverá a pensar que usted es tan perfecto como lo cree a esta edad. Por otro lado, puede sentirse sofocado por su apego excesivo, y al mismo tiempo sentirse culpable cada vez que se queda llorando por usted. Afortunadamente, esta montaña rusa emocional finalmente pasará junto con la ansiedad de separación. Pero mientras tanto, trate de minimizar su despedida tanto como sea posible. Estas son algunas sugerencias que pueden ayudar.

  1. Su bebé es más susceptible a la ansiedad de separación cuando está cansado, enfermo o tiene hambre. Si sabe que va a salir, programe su salida para después de que su hijo haya dormido una siesta y haya comido. Y trate de quedarse todo el tiempo posible cuando esté enfermo.

  2. No haga mucho alboroto cuando tenga que salir. En cambio, pídale a la persona que se queda a cargo que cree una distracción (un juguete nuevo, una visita al espejo, un baño). Entonces diga adiós y salga rápidamente.

  3. Recuerde que sus lágrimas desaparecerán en cuestión de minutos una vez que usted se vaya. Sus rabietas son para obligarlo a que se quede. Cuando ya no lo vea, pronto volverá su atención a la persona que lo cuida.

  4. Ayúdelo a afrontar la separación mediante pequeñas prácticas en casa. La separación será más fácil cuando sea su hijo quien la inicie, así que cuando gatee a otra habitación (una que esté acondicionada para bebés), no lo siga de inmediato; espere uno o dos minutos. Cuando tenga que ir a otra habitación por unos segundos, dígale adónde va y que regresará. Si se queja, llámelo en lugar de correr a su lado. Poco a poco, aprenderá a que no sucede nada terrible cuando usted se va y, así mismo que siempre vuelve cuando dice que lo hará.

  5. Si lleva a su hijo a la casa de una niñera o a una guardería, no se vaya ni lo deje inmediatamente. Dedique unos minutos a jugar con él o ella en este nuevo entorno. Cuando se vaya, asegúrele que volverá más tarde.

Si su hijo tiene un apego fuerte y sano con usted, su ansiedad de separación probablemente aparecerá antes que en otros bebés y la superará con mayor rapidez. En lugar de lamentar su actitud posesiva durante estos meses, mantenga su calidez y buen humor tanto como sea posible. A través de sus acciones, le está mostrando cómo expresar y retribuir el amor. Esta es la base emocional de la que dependerá en los próximos años.

Desde el principio, usted ha considerado que su bebé es una persona única con rasgos de carácter y preferencias específicos. Su bebé, sin embargo, solo ha tenido una débil noción de sí mismo como una persona distinta de usted. Ahora está floreciendo su sentido de identidad. A medida que tenga una mayor consciencia de sí mismo como individuo, también será más consciente de que usted es una persona individual.

Una de las señales más claras de su conciencia de sí mismo es la manera en que su bebé se mira al espejo a esta edad. Hasta los ocho meses, consideraba al espejo solo como otro objeto fascinante. Tal vez pensaba que el reflejo era otro bebé o que se trataba de una superficie mágica de luces y sombras. Pero ahora sus respuestas cambiarán e indicarán que entiende que una de las imágenes le pertenece. Por ejemplo, es posible que mientras se mire al espejo, toque una mancha en su propia nariz o tire de un mechón de su cabello. Usted puede reforzar su sentido de identidad con juegos frente al espejo. Cuando se estén mirando al espejo juntos, toque diferentes partes del cuerpo: "Esta es la nariz de Jenny. Esta es la nariz de mamá". O muévase delante del espejo o fuera de él, jugando a las escondidas con los reflejos. O haga gestos y describa verbalmente las emociones que transmite.

A medida que pasen los meses y su hijo afiance el concepto de sí mismo, le resultará más fácil adaptarse a los extraños y separarse de usted. También será más decidido. Antes, usted podía esperar que fuese relativamente dócil, siempre y cuando se sintiera cómodo. Pero ahora, su hijo querrá hacer las cosas a su manera con más frecuencia. Por ejemplo, no se sorprenda si da vuelta la cabeza cuando coloque ciertos alimentos u objetos delante de él. Además, a medida que se mueva con mayor independencia, a menudo se encontrará diciéndole la palabra "no" para advertirle que no toque algunas cosas. Pero incluso después de que entienda la palabra, es posible que toque esas cosas de todos modos. Ya verá, esto es solo el comienzo de las luchas de poder que vendrán.

También es posible que su bebé le tenga miedo a objetos y situaciones que antes tomaba con calma. A esta edad, son comunes los miedos a la oscuridad, los truenos y los aparatos que hacen mucho ruido, como las aspiradoras. Más adelante, podrá ayudarlo a dominar estos miedos hablando de ellos pero por ahora, la única solución es eliminar todo aquello que los provoque tanto como sea posible. Prenda una luz de noche en la habitación de su hijo o use la aspiradora cuando no esté cerca. Y cuando no pueda protegerlo de algo que lo asuste, trate de anticipar su reacción y estar cerca para que pueda recurrir a usted. Procure consolarlo, pero mantenga la calma para que entienda que usted no tiene miedo. Si lo tranquiliza cada vez que escuche un trueno o el estruendo de un avión, su temor desaparecerá gradualmente hasta que solo tenga que mirarlo para sentirse a salvo.

Última actualización
1/24/2018
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest