Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Reflejos del recién nacido

Mucha de la actividad en las primeras semanas de vida de su bebé es reflexiva. Por ejemplo, cuando coloca un dedo en su boca, él no piensa qué hacer, lo succiona por reflejo. Cuando se encuentre frente a una luz brillante, cerrará sus ojos con fuerza, ya que eso es lo que sus reflejos hacen que haga. Él nace con muchas de estas respuestas automáticas, algunas las conserva por meses, mientras otras se desvanecen en semanas.

En algunos casos, los reflejos se convierten en comportamiento involuntario. Por ejemplo, su bebé nace con un reflejo de "agarre" que lo hace voltear su cabeza hacia su mano si acaricia su mejilla o boca. Esto le ayuda a encontrar el pezón para alimentarse. Al principio buscará de lado a lado, volteando su cabeza hacia el pezón y luego se alejará en arcos más cortos. Pero alrededor de las tres semanas simplemente volteará su cabeza y moverá su boca hacia una posición para succionar.

Succionar es otro reflejo de supervivencia presente incluso antes de nacer. Si se realizó una prueba de ultrasonido durante el embarazo, posiblemente pudo ver a su bebé succionándose su pulgar. Después del nacimiento, cuando coloca el pezón (el seno o el biberón) en la boca de su bebé y toca el cielo de su boca, automáticamente empieza a succionar. Este movimiento en realidad ocurre en dos etapas: Primero, coloca sus labios sobre la aureola (el área circular de piel pigmentada alrededor del pezón) y aprieta el pezón entre su lengua y el paladar. (Llamada "expresión", esta acción impulsará la leche hacia afuera). Luego viene la segunda fase o acción de ordeñado, en la que la lengua se mueve de la aureola al pezón. La presión o succión negativa ayuda a todo este proceso, que asegura el seno en la boca del bebé.

Coordinar estos movimientos rítmicos de succión con la respiración y la acción de tragar es una tarea relativamente complicada para un recién nacido. Por lo que aunque esta es una acción reflexiva, no todos los bebés succionan con eficiencia al principio. Con práctica, sin embargo, el reflejo se convierte en una destreza que manejarán bien.

A medida que la acción de agarrar, succionar y llevar su mano a su boca se torna menos reflexiva y más dirigida, su bebé empezará a utilizar esos movimientos para autoconsolarse. También se consolará cuando le dé un chupete o cuando le ayude a encontrar su pulgar o sus dedos.

Otro reflejo más dramático durante estas primeras semanas se llama reflejo de Moro. Si la cabeza de su bebé cambia de posición abruptamente o cae hacia atrás, o si algo fuerte o abrupto lo sorprende, reaccionará levantando sus brazos y piernas y extenderá su cuello, luego juntará sus brazos rápidamente y es posible que llore fuerte. El reflejo de Moro, que puede estar presente en diversos grados en diferentes bebés, llega a su punto máximo durante el primer mes y luego desaparece después de dos meses.

Una de las respuestas automáticas más interesantes es el reflejo tónico del cuello, también conocido como la posición de defensa. Posiblemente note que cuando su bebé voltea su cabeza a un lado, estira el brazo de ese lado, con el brazo opuesto doblado como si estuviera en posición de defensa. Sin embargo, no se sorprenda si no ve esta respuesta. Es sutil y posiblemente su bebé no la haga si está molesto o llora. Desaparece de los cinco a los siete meses de edad.

Verá otro reflejo cuando acaricie la palma de la mano de su bebé y él agarre su dedo inmediatamente. O bien, acaricie la planta de su pie y vea que la flexiona a medida que dobla los dedos de sus pies con fuerza. En los primeros días después del nacimiento, su bebé apretará tan fuerte que parecerá que puede sostener su propio peso, pero no lo intente. Él no tiene control de esta respuesta y posiblemente desaparezca de repente.

Además de su fuerza, el otro talento especial de su bebé es dar pasos. No es capaz de soportar su propio peso, por supuesto, pero si lo sostiene de sus brazos (teniendo cuidado de sostener también su cabeza) y permitiendo que la planta de sus pies toquen una superficie plana, él colocará un pie frente al otro y "caminará". Este reflejo desaparecerá después de dos meses, luego al final del primer año, vuelve a ocurrir como el comportamiento voluntario aprendido de caminar.

Aunque posiblemente piensa que su bebé es totalmente indefenso, en realidad cuenta con muchos reflejos de protección. Por ejemplo, si un objeto viene directo hacia él, volteará su cabeza e intentará esquivarlo. (Sorprendentemente, si el objeto va en un camino en el que no lo golpeará, lo verá acercarse con calma sin estremecerse). Sí, él depende mucho de mamá y papá a esta edad, pero no es totalmente indefenso.  

 

Reflejos del recién nacido

Los siguientes son algunos de los reflejos innatos normales que verá que su bebé realiza durante sus primeras semanas. No todos los bebés adquieren y pierden estos reflejos exactamente al mismo tiempo, pero esta tabla le dará una idea general de qué esperar.

 

Reflejo Edad en la que aparece el reflejo Edad en la que desaparece el reflejo

Reflejo de Moro

 Nacimiento 2 meses
Caminar/dar pasos  Nacimiento 2 meses
Agarrar  Nacimiento 4 meses
Reflejo tónico del cuello  Nacimiento De 5 a 7 meses
Agarre palmar  Nacimiento De 5 a 6 meses
Flexión plantar  Nacimiento De 9 a 12 meses

 

Última actualización
11/21/2015
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest