Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

El desarrollo de la identidad de género en los niños

Por: Jason Rafferty MD, MPH, EdM, FAAP

Son muchas las formas en las que los padres pueden fomentar un desarrollo de género saludable en los niños. Es importante saber sobre la identidad de género y cómo se forma.

¿Cuál es la diferencia entre género y sexo?

Para la mayoría de los niños, ser varón o mujer es algo que se siente muy natural. Cuando nace un bebé se le asigna el género, masculino o femenino, de acuerdo con las características físicas. Esto se refiere al "sexo" o al "género asignado" del niño. Mientras tanto, la "identidad de género" se refiere al sentimiento interno que las personas tienen de quiénes son, que surge de una interacción de los rasgos biológicos, las influencias del desarrollo y las condiciones del entorno. Puede ser masculino, femenino, algo en el medio, una combinación de ambas cosas o ninguna.

El reconocimiento propio de la identidad de género se desarrolla con el tiempo, de manera muy similar al desarrollo físico de un niño. En la mayoría de los niños, la identidad de género declarada coincide con su género asignado (sexo). No obstante, en algunos niños, la correspondencia entre el género asignado y la identidad de género no está tan clara.

¿Cómo se desarrolla la identidad de género en los niños?

La identidad de género suele desarrollarse en etapas:

  • Alrededor de los dos años: Los niños toman conciencia de las diferencias físicas entre varones y mujeres.

  • Antes de su tercer cumpleaños: La mayoría de los niños se pueden identificar como varones o mujeres con facilidad.

  • A los cuatro años: La mayoría de los niños tienen un sentido estable de su identidad de género.

Durante esta misma época de la vida, los niños aprenden conductas del rol de género, es decir, "cosas que hacen los varones" o "cosas que hacen las mujeres". Sin embargo, las preferencias entre géneros cruzados y el juego son parte normal de la exploración y el desarrollo del género independientemente de su futura identidad de género. Consultar El poder del juego: cómo la diversión y los juegos ayudan a los niños a prosperar.

El punto es que todos los niños tienden a desarrollar una visión más clara de sí mismos y de su género con el transcurso del tiempo. De cualquier manera, la investigación sugiere que los niños que confirman una identidad de género diversa conocen su género de manera tan clara y sistemática como sus pares en la misma etapa del desarrollo y que se benefician del mismo nivel de apoyo, amor y aceptación social.

Lo que pueden hacer los padres:

Todos los niños necesitan la oportunidad de explorar distintos roles de género y distintos estilos de juego. Los padres pueden cerciorarse de que el entorno del niño refleje diversidad en los roles de género y fomente oportunidades para todos. Algunas ideas incluyen ofrecer: 

  • Libros infantiles o rompecabezas que muestren a hombres y mujeres en roles de género no estereotipados y diversos (papás que se quedan en casa, mamás que trabajan, enfermeros varones y policías mujeres, por ejemplo).

  • Una amplia variedad de juguetes entre los cuales elegir, que incluyan muñecos bebés, vehículos de juguete, muñecos de acción, bloques de construcción, etc.

  • A los seis años de edad, la mayoría de los niños pasan la mayor parte de su tiempo de juego con niños de su mismo sexo y es posible que se inclinen hacia los deportes y otras actividades asociadas con su género. Es importante permitir que los niños elijan sus grupos de amigos, los deportes que desean practicar y las demás actividades en las que participen. También es buena idea hablar con su hijo para conocer sus preferencias y asegurarse de que se sienta incluido y que no sufra burlas ni acoso.

¿Cómo suelen expresar su identidad de género los niños?

Además de los juguetes, juegos y deportes que eligen, los niños suelen expresar su identidad de género de las siguientes maneras:

  • Vestimenta o peinado

  • Nombre o apodo preferidos

  • Conducta social que refleje grados variados de agresividad, dominio, dependencia y delicadeza.

  • Los modales, el estilo de conducta, los gestos físicos y otras acciones no verbales identificadas como masculinas o femeninas.

  • Relaciones sociales, incluyendo el género de sus amigos y personas a las que decide imitar.

Si bien la conducta específica de género de un niño (es decir, la expresión de género) puede parecer, en algún momento, estar influenciada por la exposición a estereotipos y a su identificación con las personas de su vida, no es posible cambiar el sentimiento interno de ser una niña, un niño, algo entre en el medio u otra cosa (es decir, la identidad de género).

¿Cómo han cambiado los estereotipos de género con el tiempo?

Nuestras expectativas de "lo que hacen las mujeres" y "lo que hacen los varones" han cambiado. Muchas mujeres deportistas se destacan en sus disciplinas deportivas. Cada vez más las mujeres eligen actividades tradicionalmente consideradas "masculinas". Hay muchos chefs, artistas y músicos varones famosos que triunfan en ámbitos tradicionalmente considerados "femeninos". Con el paso del tiempo, la sociedad ha reconocido que los estereotipos de actividades y conductas "masculinas" y "femeninas" son inexactos y resultan limitantes para el desarrollo de un niño. Dichos intereses, además, no determinan ni influyen en la identidad de género de una persona. Además, nuestra capacidad de predecir quién es un niño en función de sus primeras preferencias no es muy precisa y podría ser nociva si condujera a la vergüenza o a intentos de reprimir sus habilidades, sus talentos y su verdadero ser.

Aun así, cuando los intereses y habilidades de un niño son diferentes de lo que la sociedad espera, probablemente sufran discriminación y acoso. Es natural que los padres tengan expectativas basadas en el género respecto a sus hijos y que quieran protegerlos de la crítica y la exclusión. En vez de obligar a los niños a ceder ante estas presiones y a limitarse, los padres pueden cumplir una importante función en la lucha por obtener espacios seguros donde sus hijos se puedan sentir cómodos y a gusto con quienes son.

Si su hijo no se destaca en los deportes, o incluso si muestra interés en ellos, por ejemplo, puede haber muchas otras oportunidades y ámbitos en los que puede prosperar. Independientemente de la identidad de género, cada niño tiene sus propias fortalezas y es probable que ellas no siempre coinciden con las de la sociedad o con las suyas, pero de todos modos serán una fuente de éxito presente y futuro.

Recuerde...

El desarrollo del género es un proceso normal en todos los niños. Algunos niños exhibirán variaciones, en forma similar a lo que ocurre en todas las áreas de la salud y la conducta de los seres humanos. No obstante, todos los niños necesitan apoyo, amor y cuidado de su familia, de la escuela y de la sociedad, ya que esto fomenta su crecimiento y los convierte en adultos felices y saludables.

Información adicional:

Sobre el Dr. Rafferty:

Jason Rafferty, MD, MPH, EdM, FAAP, es un profesional médico residente con triple certificación; es pediatra y psiquiatra infantil en los Centros de Salud Thundermist, con enfoque en el paciente, en Rhode Island. Se especializa en trastornos por consumo de drogas y en el desarrollo sexual y de género en adolescentes; también atiende en clínicas especializadas en estos campos en el Hospital Infantil Hasbro y en el Hospital Emma Pendleton Bradley. El Dr. Rafferty es un promotor en su comunidad y a nivel nacional a través de su trabajo con la American Academy of Pediatrics de la salud emocional de hombres jóvenes, acceso a la atención de los jóvenes LGBTQ y prevención del sinhogarismo en la infancia. 

 

Última actualización
1/8/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos