Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Cómo hablar del "sexteo" con sus hijos

El "sexteo" (sexting en inglés) se refiere a enviar mensajes de texto o con imágenes de tipo sexual explícitas de niños o adolescentes desnudos o semidesnudos y puede destruir las vidas de los niños y los adolescentes. No sólo puede ocasionar estrés emocional grave para aquellos cuyas fotos puedan ser vistas o propagadas sin su consentimiento, sino que puede desencadenar consecuencias legales significativas para ambos, el menor de edad que las envió y los que las reciben. Los adolescentes han sido condenados de delitos por "sextear" con menores de edad y han sido incluidos en listas de delincuentes/agresores sexuales.

Las encuestas han revelado que aproximadamente 12 % de los jóvenes entre los 10 y 19 años de edad han enviado una foto sexual a otra persona. Un estudio publicado en el número de julio del 2014 de Pediatrics descubrió que los estudiantes de la escuela media que enviaban o recibían este tipo de textos tendían a ser activos sexualmente.

Al mismo tiempo que usted tiene su charla sobre el sexo, debería también empezar la difícil conversación sobre el "sexteo" antes de que se vuelva un problema. Es mejor tocar este tema tan pronto como el niño tenga la edad suficiente de tener un teléfono celular, y continuar brindando guía/orientación apropiada para la edad mientras va creciendo su niño o adolescente.

La American Academy of Pediatrics (AAP) ofrece estos consejos para hablar con sus hijos sobre este problema creciente:

  • Hable con sus hijos, incluso si el tema no ha impactado directamente a su comunidad. "¿Has escuchado hablar del sexteo?" "Dime de qué crees que se trata". Para el inicio de la conversación, es importante saber primero cuánto sabe su hijo al respecto y añadir a esto una explicación que sea apropiada para su edad.

  • Utilice ejemplos que sean apropiados para la edad de su hijo cuando ofrezca información y guía. Para los niños más pequeños que tienen teléfonos celulares y que aún no saben sobre el sexo, adviértales que los mensajes de texto no deben contener imágenes de personas —niños o adultos— sin ropa, dándose besos o tocándose sus partes privadas. Con los niños mayores, utilice el término "sexteo" (sexting) y pregúnteles si han sido expuestos a imágenes desnudas o semidesnudas o de actos sexuales, tales como liarse, besarse, o más.

  • Sea específico, en especial con los adolescentes, que el sexteo involucra fotografías de naturaleza sexual (erótica), tales como fotos de desnudos o semidesnudos en actividades de tipo sexual. Algunos de estos pueden ser considerados pornografía o pornografía infantil. Ambos el que lo envía y los que las reciben pueden ser condenados y enjuiciados.

  • Asegúrese de que los niños de todas las edades entiendan que el "sexteo" (sexting) es algo grave y considerado un delito en muchas jurisdicciones. En todas las comunidades, si ellos "sextean", habrá consecuencias graves, muy posiblemente que involucren a la policía, una suspensión de la escuela y notas en el expediente del que "sextea" que podrían perjudicar sus posibilidades de entrar a la universidad o de conseguir un trabajo.

  • Infórmele a sus niños que los mensajes de texto, imágenes y videos pueden permanecer el internet para siempre, incluso si se publican con aplicaciones/programas que las permiten "borrar" un momento después. Los que las reciben también pueden difundirlas o compartirlas con otros, con frecuencia sin el consentimiento del que la envió, y algunas veces se "vuelven virales". Los que enviaron los textos de naturaleza sexual cuya intención era enviarlo a un solo individuo, pueden descubrir que sus fotos han sido vistas por todos en la escuela después de una ruptura con un antiguo amigo leal. Ayude a su adolescente a resistir la presión de sus compañeros y a protegerse diciendo NO al "sexteo" y NO a enviar o compartir estas imágenes vistas o recibidas.

  • Esté atento a los encabezados y las noticias sobre el "sexteo" que ilustren las consecuencias reales que acarrean para los remitentes y los que reciben estas imágenes. "¿Has visto esta historia?" "¿Qué piensas sobre esto?" "¿Qué harías si fueras tú este niño?" Ensaye formas que podrían usar para responder si les piden que participen en envíos de mensajes inapropiados. Anime a su niño para que le cuente sus preocupaciones y temores sobre el "sexteo".

  • Esté alerta si envía mensajes de texto excesivamente, ya que esta práctica está ligada con el aumento en la probabilidad de estar enviando o recibiendo textos con contenido sexual. Si usted sospecha comportamiento inapropiado, vigile sus teléfonos celulares, pregunte con quién se están comunicando y trate de restringir el número de textos que se envían al mes.

Cómo puede ayudar su pediatra

Su pediatra puede ayudarlo y a su hijo a tratar y discutir este importante tema. También puede exhortar a su escuela y a grupos en su comunidad a educar a los padres, maestros y estudiantes sobre los riesgos del "sexteo". Enséñele a sus niños y adolescentes a ser buenos ciudadanos cibernéticos, incluyendo respeto por otros y por sí mismos y a rechazar el acoso cibernético. Invite a su niño a que le haga preguntas y a que conversen sobre estos temas. Ayúdeles a estar a salvo y a ser amables cuando están en línea.

Información adicional:

Sobre la Dra. Reid Chassiakos:

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Linda_Chassiakos_headshot.JPGYolanda (Linda) Reid Chassiakos, MD, FAAP es profesora auxiliar clínica de Pediatría en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los ángeles (UCLA), y es la directora del Centro de Salud Klotz para Estudiantes de la Universidad Northride del Estado de California. En la American Academy of Pediatrics, la Dra. Reid Chassiakos pertenece al Consejo de Medios y Comunicaciones y al Comité Ejecutivo para los Medios de Comunicación. También es miembro del Colegio Americano de Médicos. Sígala en Twitter @YReidChassiakos.

Última actualización
3/3/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos