Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

¿Se siente agobiado con las exigencias de la crianza?

¿Está estresado por las exigencias de criar a un niño? ¿Ayudar con la tarea, manejar la logística de las actividades después de la escuela, los deportes, las citas con el médico y las fiestas de cumpleaños? Cuando se convirtió en padre o madre, ¿estar abrumado era parte de la descripción del trabajo?

Si quiere tomarse un respiro, si siente que está llegando a su límite, pero no sabe qué hacer, siga leyendo.

Aquí proponemos algunas estrategias para ayudarlo a ser menos vulnerable. (Y no, no implican gastar mucho dinero). Estas oportunidades se concentran en lo que puede hacer ahora mismo en su casa. Ya mismo, en su vecindario. Permítase reducir el estrés y ser feliz, de la manera que mejor funcione para usted.

1. Cambie la perspectiva.

A veces, las personas sienten ansiedad cuando se dejan colmar por sus preocupaciones. ¿Se está liberando de tensiones de manera poco saludable?

  • Divida los grandes problemas en pequeñas partes. Esto significa enfrentar los desafíos, pero uno a la vez. Esto suele llamarse compartimentalización. Imagínese poner cada causa de estrés en recipientes de plástico individuales. Ahora, visualícese cerrando las tapas. Segmentar los desafíos reduce el estrés porque incita la revelación de que se puede tratar cada problema por separado mientras "guardamos" los demás para otro momento. 

  • Sepa cuánto poder darle a cada factor de estrés en su vida. A veces el estrés proviene del peligro real, pero, en la mayoría de los casos, el nivel de estrés que sentimos tiene más que ver con la forma en la que pensamos en los obstáculos de nuestro camino. Piense en cuánta importancia le está dando a cada problema que enfrenta.

Pida ayuda a los demás. 

Esto no es un signo de debilidad; de hecho, es todo lo contrario. Los profesionales licenciados y certificados como psicólogos, trabajadores sociales y otros profesionales especialistas en salud mental pueden ofrecer apoyo y sugerencias ante problemas grandes y pequeños. Un pastor, rabino, imán u otra figura religiosa de su confianza puede ayudarlo también con algunas estrategias basadas en la fe.

Si está buscando ayuda para usted o para otra persona, tal vez se vea tentado a llamar a alguien que haga publicidad en algún periódico local o que aparezca en una búsqueda del internet. Si bien tal vez encuentre (o no) a un terapeuta competente de esta forma, sugerimos que revise sus certificaciones. Los terapeutas competentes tienen diplomas académicos avanzados y están capacitados en técnicas de tratamiento del control de la ira. Siempre deben tener licencia para ejercer en su estado.

Busque terapeutas vinculados con universidades o centros de salud mental locales. También puede buscar en la lista de miembros en los sitios web de organizaciones profesionales como, por ejemplo, la Asociación de Terapias Conductuales y Cognitivas (en inglés) o la Asociación Psicológica Americana (en inglés).

Cada vez que se le presente un problema, hágase estas preguntas: ¿Enfrenta problemas?

  • ¿Esto es un tigre de verdad o es un tigre de papel? Sí, ¡un tigre! Recuerde que los seres humanos estamos hechos para escapar con éxito de los carnívoros feroces. Nuestra respuesta interna ante el estrés nos pone en modo de supervivencia: un período durante el cual es prácticamente imposible pensar con claridad. Resolverá los problemas con más eficacia si es capaz de reconocer que la mayoría de estos no representan un peligro inmediato. Una vez que reconozca eso, podrá calmarse con más eficacia y determinar qué debe hacer a continuación.

  • ¿Cómo me sentiré mañana respecto a este problema? ¿Y la semana que viene? ¿Y el año que viene? ¿Conoce el musical Annie y su famosa canción "Mañana"? Esta melodía sensacional nos recuerda que nuestras dificultades casi siempre se alivian con el paso del tiempo. "El sol brillará, mañana": es un buen recordatorio para poner las cosas en perspectiva.

  • Esta "buena" situación, ¿es permanente? Bueno; puede que esto sea de cierta manera una perspectiva de vaso medio vacío, pero a veces, sin querer, tenemos pensamientos contraproducentes. Nos pone nerviosos porque creemos que no somos merecedores del éxito. En los peores casos, puede que incluso saboteemos nuestra buena suerte. ¡No se haga esto! Valore todos los eventos maravillosos de su vida. Se los ha ganado.

2. Tenga un espacio seguro donde pueda expresar sus sentimientos.

Escribir, de cualquier manera, es una forma poderosa de reducir el estrés y fomentar una actitud más resiliente/invulnerable.

¿Por qué le hace tan bien para la salud escribir lo que piensa y siente?

  • Escribir le permite expresar las emociones que lo controlan. Una vez que están en una hoja, esos pensamientos y sentimientos ya no estarán en primer plano en nuestra mente. Al escribir más, podemos preocuparnos menos.

  • Al escribir, se alteran los recuerdos de los eventos estresantes. La investigación muestra que escribir sobre las experiencias estresantes, por ejemplo, ha mejorado la salud de muchas personas. Escribir con lápiz y papel no solo reduce los recuerdos estresantes, sino que mejora la forma en la que las personas los sobrellevan. Revisar cosas que escribió antes, por ejemplo, le permite reflexionar y ver las lecciones que aprendió en la vida.

  • Recuerde: No es necesario escribir todos los días. Escribir puede ser tan solo una herramienta para cuando necesite liberar tensiones o dar sentido a un sentimiento. Escribir, de la forma que sea, no debe sumar tensión a su vida. Escriba para usted, no para los demás.

3. Retribuya. Dar a otros sienta bien.

El máximo acto de resiliencia, para sentirse más fuerte, es acercarse a otras personas cuando ellas necesitan apoyo. (Vuelva a leer esa línea; ¡puede salvarle la vida!). Cuando damos, aprendemos que ayudar hace sentir bien y hace más probable que aceptemos el apoyo cuando lo necesitemos.

Ayudar a los demás nos ayuda de las siguientes maneras fundamentales:

  • Estimula nuestro bienestar. ¡Ha sido estudiado! Cuando nos ofrecemos como voluntarios, hacemos a un lado nuestros problemas y adquirimos perspectiva. Tal vez acabemos pensando que nuestros problemas no son tan graves después de todo. Además, dar nos recuerda: Usted es importante y es valorado.

  • Más oportunidades de tiempo en familia o tiempo para usted. Puede trabajar como voluntario solo o junto a su familia. Desde bancos de alimentos locales hasta instituciones religiosas o la escuela de uno de sus hijos, las oportunidades de voluntariado están por todos lados. Algunas de las personas incluso logran convertir el acto de ser voluntarios en unas vacaciones para la familia.

4. Ponga en práctica lo que predica.

Piense en trabajar en alguna tarea difícil en su casa con sus hijos. ¿Con cuánta frecuencia los escucha decir "No puedo"? Como padres, corregimos este lenguaje derrotista diciendo: "Tú puedes". "Trabajemos en ello".  

Cómo puede ser un ejemplo para sus hijos:

  • Agregue la palabra "todavía no" al inicio de sus propias ideas derrotistas. Cuando tantos de nuestros propios pensamientos comienzan con frases como "Yo nunca" o "No puedo", cerramos la puerta al progreso. Socavamos (minar) la esperanza. Tal como lo hace para sus hijos, trabaje para agregar la palabra transformativa "todavía no" al inicio de sus ideas. "No puedo resolver este problema" se convierte en "TODAVÍA NO he podido resolver este problema". Se restituyen la esperanza y la posibilidad.

Otra forma positiva más de cuidarse a uno mismo.

Hacer uso de estas técnicas tiene un aspecto positivo fantástico e inesperado: Al controlar la forma en la que maneja el estrés, estará dando ejemplo a sus hijos de la mejor forma de enfrentar los problemas Y, sin dudas, esto los ayudará a forjar una actitud más resiliente.

Información adicional:

 

Última actualización
9/27/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics and Children’s Hospital of Philadelphia (Copyright © 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos