Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Relaciones entre hermanos: construyendo vinculos saludables en casa

El año pasado ciertamente hemos tenido que pasar más tiempo juntos en casa, ¡quizás demasiado tiempo juntos para algunos hermanos! Sin embargo, es una oportunidad para cultivar relaciones sólidas y de apoyo entre sus hijos.

Los hermanos no solo son familia, sino también los primeros compañeros uno del otro. Si bien es completamente natural que las relaciones entre hermanos cambien con el tiempo (a veces incluso por horas), el vínculo entre sus hijos es una base importante de su bienestar emocional. Pueden aprender muchas cosas sobre las relaciones entre ellos, incluido cómo superar los conflictos, cómo mostrar apoyo, cómo mostrar respeto y cómo apreciar las diferencias.

Hacer que el tiempo en familia sea una prioridad

Debido a que cada familia es única y los horarios pueden ser exigentes, el tiempo juntos puede tomar cualquier forma que funcione mejor para su familia. Aquí hay algunas formas en las que puede hacer que el tiempo en familia sea una prioridad.

Disfruten juntos de las comidas familiares

Sentarse a comer juntos una vez al día es muy útil. Intente hacer de esto una zona libre de pantallas para fomentar la conversación y centrarse en los demás. Esta es una gran oportunidad en un ambiente relajado y sin presión para desahogarse, conectarse, comunicarse entre sí, resolver problemas juntos y compartir frustraciones. Esta es una manera maravillosa no solo de ayudar a guiar y dirigir a nuestros niños, sino también de mostrar a nuestros niños cómo llevarse bien en el mundo.

Si tiene problemas para que los niños hablen sobre sus días, intente hacer una pregunta sencilla para iniciar la conversación. Todos en la mesa pueden turnarse para responder preguntas como "¿Cuál fue la mejor parte de tu día hoy?" o "¿Por qué cosa estás agradecido hoy?". No importa cómo se desarrolle la conversación, le ayudará a ponerse en contacto con sus hijos y averiguar cómo les está yendo. Los niños también pueden aprender a tomarse el tiempo para escucharse unos a otros. Ellos pueden no tener nada que decir al principio. Sea paciente y siga intentándolo. Puede llevar tiempo averiguar qué tipo de preguntas les interesan.

Dependiendo de la edad de sus hijos, puede extender este tiempo juntos a actividades antes y después de la comida. Considere comprar alimentos, preparar la comida o limpiar juntos después. Los niños más pequeños pueden ayudar a elegir recetas, enjuagar frutas y verduras y poner la mesa, mientras que los hermanos mayores pueden tomar un turno en la cocina o preparar ingredientes más difíciles.

Agregue una noche de juegos a su semana

La noche de juegos puede ser divertida a cualquier edad. Si sus hijos luchan con la rivalidad entre hermanos, elija juegos basados en el trabajo en equipo o no lleve el puntaje. Cambie los juegos para que coincidan con los intereses y las fortalezas de sus hijos.

También puede ser creativo y crear una búsqueda del tesoro o desafiar a los niños a trabajar juntos para crear una combinación de múltiples juegos con nuevas reglas. Incluso puede tomar la noche de juegos en línea con otros miembros de la familia y amigos. Para una forma económica de probar nuevos juegos de mesa, muchas bibliotecas locales tienen algunos que se pueden consultar.

Busque oportunidades de voluntariado familiar

Muchas organizaciones tienen oportunidades de voluntariado basadas en la familia. Empaquetar comidas o recolectar suministros para los necesitados son formas fáciles en las que pueden trabajar juntos para apoyar a las organizaciones sin fines de lucro locales. Piense en los intereses de sus hijos. ¿A ellos les encanta dibujar? Considere hacer tarjetas para un centro local para personas mayores. ¿Usted teje? Transmita una habilidad para aliviar el estrés mientras teje mantas para bebés para un refugio de mujeres. ¿Ama a los animales? Reúna materiales para un refugio de animales cercano. Cree un calendario de servicio comunitario para su familia y permita que cada uno de sus hijos elija una causa para apoyar durante un mes o un trimestre. No solo está enseñando a sus hijos sobre el impacto del servicio comunitario, sino también alentándolos a que se apoyen mutuamente en sus intereses y pasiones.

Aborden juntos un proyecto hogareño

Elija un proyecto para el hogar que tenga tareas significativas para cada uno de sus hijos. A los pequeños les encantará estar a cargo de la recolección de suministros, mientras que los niños mayores y los adolescentes tendrán la oportunidad de aprender algunas habilidades prácticas para la vida. Prepárese para una experiencia positiva asegurándose de reservar suficiente tiempo en caso de que alguien necesite tomarse un descanso, para que tenga tiempo para enseñar o para ese viaje adicional a la ferretería.

Túrnense para elegir actividades

A menudo, los intereses de nuestros hijos varían mucho. Puede ser fácil atender a un niño más joven o menos maduro porque el otro hermano "comprende" o tiene mejores habilidades para afrontar la situación. Desafortunadamente, esto puede crear resentimiento y no permite que los niños desarrollen habilidades para interactuar con otros niños en la escuela y jugar. Túrnense para concentrarse en las actividades que disfruta cada niño.

Reconozca cuándo dejar que ellos lo resuelvan

No importa cuán bien modele su comportamiento o cuántas noches de juegos usted planee, los hermanos van a pelear. Aquello en lo que los niños no estén de acuerdo variará según la edad. Un niño más pequeño, por ejemplo, puede molestarse cuando su hermano quiere un juguete favorito. Cuando son adolescentes, puede ser porque alguien siente que se está ignorando su privacidad.

Aprender a estar en desacuerdo de manera respetuosa es parte del desarrollo de una comunicación eficaz y de desarrollar habilidades de afrontamiento, pero los niños necesitan ayuda a lo largo del camino. El temperamento, la madurez y la edad de cada niño juegan un papel importante en la forma en que manejan los desacuerdos. Entonces, ¿cuándo debería involucrarse como padre?

Con los hermanos menores, deberá intervenir con más frecuencia. Con los niños pequeños, por ejemplo, deberá repetir constantemente reglas simples, como la importancia de compartir o no pegar. A medida que sus hijos crecen y se vuelven más maduros, puede disminuir su participación. Siempre asegúrese de que las reglas básicas de su familia sean claras. Esto puede incluir no golpear, entrar en la habitación de alguien solo con permiso y decirse solo cosas amables entre sí.

Si se trata de un simple desacuerdo, bríndeles la oportunidad de resolverlo por sí mismos, incluso si primero tienen que mantenerse separados el uno del otro por un tiempo. Durante una discusión, reconocer cuándo se necesita tiempo para procesar es una habilidad valiosa.

Si los hermanos no parecen capaces de llegar a una resolución por sí mismos o si usted está preocupado por el bienestar de un niño, ya sea físico o emocional, intervenga como una parte neutral y tranquila. Haga todo lo posible por escuchar con imparcialidad antes de tomar cualquier decisión. Incluso si sabe que alguien tiene la culpa, tomarse el tiempo para escuchar y mantener la calma refuerza su propio comportamiento en el futuro.

Cree tiempo a solas

Si bien el tiempo juntos como familia es importante, el tiempo a solas con cada niño también es importante. Intente incorporarlo en sus rutinas diarias, como durante una charla nocturna a la hora de acostarse, o cada niño puede turnarse para pasear al perro con usted. Si el tiempo lo permite, programe actividades especiales como un desayuno mensual solos o una tarde trimestral con una actividad de su elección. Estos son momentos para que usted sintonice verdaderamente con ellos y para que su hijo sepa que tiene toda su atención, sin la distracción de sus hermanos, y sepa que sus pensamientos son importantes para usted. El tiempo especial también le brinda a usted, como padre, la oportunidad de disfrutar más plenamente de sus hijos y de apreciar sus voces, humor e intereses sin distracciones.

Tenga en cuenta que la forma en que interactúan nuestros hijos comienza con la forma en que nosotros, como padres, interactuamos con nuestras familias. Al ser conscientes de nuestras acciones, podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar relaciones sólidas y duraderas con sus hermanos que se basen en el respeto, la comprensión y el aprecio por sus personalidades únicas.

Última actualización
8/27/2021
Fuente
Adapted from HealthyChildren Magazine, Summer 2021
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos