Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Niños y dinero: ayude a su hijo a aprender buenos hábitos financieros

Todos los niños necesitan aprender a administrar de manera responsable el dinero. Al igual que otras áreas de la salud, como la alimentación y el ejercicio, la administración del dinero puede convertirse en una parte del estilo de vida de su hijo. También es una buena manera de que los niños más grandes ganen independencia y sientan control sobre sus decisiones.

Conceptos básicos: ahorrar, gastar, compartir

Enseñe a sus hijos a separar el dinero en tres categorías:

  • Ahorrar. El dinero de esta categoría se separa para usar en un momento o en una meta que uno establece. Puede haber diferentes metas de ahorro. La meta puede ser a corto plazo, como ahorrar para comprar un artículo para uno mismo o para hacer un regalo. También puede ser una meta a largo plazo, como un fondo para destinar a educación universitaria. La meta puede ser para adquirir el hábito de ahorrar para eventos inesperados, como reemplazar auriculares que se pierden o reparar un teléfono celular dañado.

  • Gastar. El dinero de esta categoría es para uso personal. Podría ser tentador controlar esta parte del dinero de su hijo, pero es importante que lo deje aprender a administrar el dinero por sí mismo. Aprenderá que, si tiene fondos limitados, necesitará elegir entre opciones. Por ejemplo, ¿comprar el sweater que le encanta o gastar el dinero en tomar helados con amigos? ¿Tiene suficiente dinero para comprarse un juego nuevo y un regalo de cumpleaños para un familiar o amigo? Necesitará decidir qué considera importante. Esto ayudará a crear las bases para tomar mejores decisiones de gastos cuando sea más grande y las decisiones a tomar sean más importantes. Para los niños más grandes, establezca reglas básicas, como el monto de compra que requiere su aprobación antes de que la realice.

  • Compartir. El dinero de esta categoría se separa para gastar en otras personas. Enseñar a los niños que ellos forman parte de una comunidad y cómo pueden tener un impacto positivo es una lección poderosa. El componente "compartir" de su dinero es para donar a una asociación benéfica que elijan. Brinde a los niños en edad escolar la oportunidad de buscar una causa u organización que les interese, e inclúyalos en el proceso. Si la asociación de beneficencia es local, llévelos a conocerla en persona. Si es necesario enviar la donación por correo, pida a su hijo que escriba una nota para enviar con la donación. O muéstrele cómo donar para honrar a alguien, en línea.

Creen un plan juntos

Decidan juntos cómo realizarán el seguimiento del dinero de su hijo. Piense en maneras que se adapten al estilo de aprendizaje del niño. Aquí presentamos algunas ideas.

  • Guarde el dinero en recipientes por separado, como sobres o frascos. Coloque una etiqueta en cada recipiente: Ahorrar, Gastar, Compartir. Su hijo puede disfrutar de personalizar y decorar los recipientes.

  • Haga un seguimiento del dinero que ahorra, gasta y comparte cada niño con la ayuda de un cuaderno o una hoja de cálculo. Cada vez que se realiza un depósito o una extracción, revise los saldos. Los padres estarían a cargo de guardar el dinero.

  • Cree una tabla con calcomanías. En lugar de darles dinero a los niños más pequeños, cree una tabla y marque el dinero que ganan con calcomanías.

Una vez que haya decidido cómo realizará el seguimiento de su dinero, decida qué porción aportará a cada categoría. Puede realizar ajustes si es necesario.

A medida que su hijo crece, podría resultarle útil que tenga una tarjeta de débito. Existen varias tarjetas diseñadas específicamente para niños. Algunas están vinculadas con aplicaciones de mesada. Estas aplicaciones ayudan a realizar el seguimiento de las tareas y a distribuir fácilmente los pagos. También puede sacar una tarjeta de crédito de su banco con un límite bajo de compra para ayudar a su hijo adolescente a administrar sus hábitos de gastos.

No tema dar el ejemplo y analizar esta actitud con su familia. Dé ejemplos: "En lugar de comprar café de camino al trabajo todos los días, lo prepararé en casa. Con eso, ahorro $10 por semana y $40 por mes. Donaré parte de ese dinero a un refugio local y ahorraré el resto para el fondo familiar para vacaciones".

Tareas y mesadas

¿Debe dar a sus hijos una mesada? Necesitará decidir qué funciona mejor para su familia. Una manera en que los niños pueden ganarse una mesada es haciendo tareas en el hogar.

Si sus hijos reciben una mesada, haga valer las ganancias. Por ejemplo, asigne áreas por las que deben responsabilizarse, como comprar parte de su ropa, pagar actividades o comidas cuando salen con amigos, o simplemente ahorrar para un nuevo juego de computadora o la descarga de una aplicación.

Las mesadas y ser responsable por el gasto propio puede ser beneficioso de varias maneras.

  • Se elimina la pregunta "¿Puedo comprarlo?" cada vez que entran a una tienda.

  • Se elimina el ciclo de gratificación instantánea, lo que hace pensar a los niños si algo es importante para ellos o si solo lo quieren porque lo tienen frente a ellos.

  • Enseñan a los niños y adolescentes en edad escolar a priorizar los gastos. Pueden darse cuenta rápidamente cómo se acumulan los gastos pequeños o el costo adicional que puede agregar al precio una marca específica.

Asignar tareas brinda una sensación de realización y significado al dinero obtenido. Aquí presentamos algunas ideas de las tareas que pueden realizar los niños en la etapa de escuela primaria:

  • 7 a 8 años: Hacer su cama, traer el correo, lavarse los dientes y el cabello, pasar la aspiradora, poner o levantar la mesa o ayudar a doblar y ordenar la ropa lavada.

  • 9 a 11 años: Alimentar a las mascotas, sacar la basura, ayudar a traer las compras de almacén, preparar comidas simples con supervisión, asumir responsabilidad por su tarea escolar y regar las plantas.

  • 12 a 13 años: Cuidar los objetos personales, que incluye cargar los dispositivos electrónicos, limpiar el polvo, limpiar baños, pasar la aspiradora, lavar los platos y vaciar el lavaplatos, rastrillar el jardín.

  • 14 a 18 años: Hacer trabajo de jardinería, preparar algunas comidas, sacar a pasear a los perros y hacerse cargo de proyectos de limpieza más grandes. Los niños más grandes que tienen licencia para conducir pueden ayudar a hacer mandados.

Niños más grandes y compras más importantes

Si su hijo desea hacer una compra más importante que sea razonable para su familia, establezca una meta y trabajen en conjunto. Dele la oportunidad de hacer proyectos adicionales en torno a la casa o conseguir un trabajo de tiempo parcial. Si está motivado y trabaja arduamente, considere complementar sus ingresos si es factible para su presupuesto.

El refuerzo es clave

Recuerde que la administración del dinero es una curva de aprendizaje. Es esperable que se cometan algunos errores en el camino. Al igual que con el desarrollo de cualquier habilidad, el refuerzo positivo es beneficioso. Recompense a su hijo por su trabajo arduo, cuando cumpla sus metas relacionadas con el dinero, y cuando tome decisiones de gastos inteligentes.


Última actualización
7/9/2021
Fuente
Adapted from HealthyChildren Magazine, Summer 2021
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos