Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

¿Es una emergencia médica o no?

 Cuando su hijo se enferma o se lastima, puede ser difícil decir si es mejor una atención de urgencia o del departamento de emergencias. Para tomar esta decisión, es importante mantener la calma y saber la diferencia entre una emergencia médica y una situación donde otro tipo de atención médica puede ser más adecuada.

Situaciones médicas que no son emergencias:

Como primera medida en situaciones que no son de emergencia, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda contactar al consultorio del pediatra —el hogar médico de su hijo— para discutir sus necesidades. Los pediatras están muy acostumbrados a recibir llamadas telefónicas en todo momento y con frecuencia pueden resolver problemas por teléfono. Para más información, Atención urgente: llame primero al pediatra.

Situaciones que ameritan atención médica por lesión o enfermedad, pero que no requieren atención médica de emergencia:

  • Quemaduras menores

  • Dolor de oído o infección de oído

  • Conjuntivitis

  • Posible infección de las vías urinarias (IVU)

  • Dolor de garganta y posible amigdalitis o faringitis estreptocócica

  • Enfermedades gastrointestinales, tales como vómito y diarrea con deshidratación leve

  • Heridas leves

  • Objetos extraños en oídos y nariz

  • Resfriado y tos

  • Alergias

El primer paso en casos que no son de emergencia, la American Academy of Pediatrics recomienda llamar a su pediatra durante las horas de oficina y su hogar médico para hablar sobre las necesidades del niño.

Recuerde, para situaciones que no son emergencias, llame primero al pediatra de su hijo. Si cree que una lesión o enfermedad está amenazando la vida de su hijo o puede causar lesiones permanentes, vaya a la sala de emergencias o llame a una ambulancia. Si su hijo está gravemente enfermo o lesionado, es más seguro que a su hijo lo trasladen al departamento de emergencia en la ambulancia.

Situaciones médicas de emergencia:

La sala de emergencias es el mejor lugar para tratar lesiones graves o enfermedades que ponen en riesgo la vida. Como regla, si su hijo puede caminar, hablar, interactuar y jugar, es probable que lo que tiene no es una emergencia. Consulte: 10 cosas que los padres deben saber antes de dirigirse a la sala de emergencias para obtener más información.

Si su hijo tiene una verdadera emergencia médica, debe ir a la sala de emergencias de un hospital o llamar al 911 de inmediato.

Situaciones que requieren una atención médica de emergencia

  • Laceraciones/heridas profundas con sangrado que no para

  • Fiebre de más de 100,4 °F  (38 °C) en un niño de menos de 60 días (2 meses) de nacido

  • Convulsión que dura más de 2 minutos en un niño sin antecedentes de crisis convulsivas

  • Cualquiera de las siguientes condiciones después de una lesión en la cabeza: disminución del nivel de alerta, confusión, dolor de cabeza, vómitos, irritabilidad, dificultad para caminar

  • Pérdida del conocimiento

  • Dolor abdominal fuerte

  • Quemaduras graves

  • Haber tragado un objeto que provoca dificultad para respirar o tragar

  • Fracturas óseas graves

  • Dificultad para respirar o color morado/azul en los labios, las puntas de los dedos y el lecho de la uña

  • Vómito o tos con sangre

  • Rigidez severa del cuello o sarpullido acompañado de fiebre

  • Envenenamientos/intoxicación

  • Dolor de ojo

  • Crup (tos de perro)

  • Cualquier mordedura o picadura venenosa con enrojecimiento e inflamación local que se propaga o evidencia de enfermedad generalizada.

  • Problema de salud psiquiátrica o del comportamiento nuevo o que empeora

  • Empeoramiento de la mayoría de las enfermedades crónicas, tales como diabetes, asma, etc.

Si su niño tiene una verdadera emergencia médica, vaya a una sala de emergencia de un hospital cercano o llama al 911 de inmediato. Si  no está seguro si es una verdadera emergencia, no dude en llamar al consultorio de su pediatra, incluso si sabe que está cerrado (fuera de las horas de trabajo).

Los pediatras están muy acostumbrados a recibir llamadas telefónicas en todo momento y con frecuencia pueden resolver problemas por teléfono. Si su pediatra no puede verlo, pero cree que su hijo debe ser examinado, le aconsejará el lugar más adecuado para que atiendan a su hijo y qué tan rápido deben atender a su hijo.

LAS DOCTORAS RECOMIENDAN -Podcast

¿Será esto una emergencia? 

Dra. Edith Bracho-Sánchez, MD

Información adicional:

Última actualización
11/21/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos