Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Lesiones en las puntas de los dedos

​Los niños con frecuencia se aplastan (machucan) las puntas de los dedos, por lo general al quedar atrapadas al cerrar una puerta. El niño no es capaz de reconocer el posible peligro o no logra retirar su mano con la velocidad suficiente antes de que se cierre la puerta. A veces también se machucan los dedos cuando juegan con un martillo u otro objeto pesado o cuando están cerca de la puerta de un auto.

Como las puntas de los dedos son extremadamente sensibles, su hijo le hará saber de inmediato cuando se lastima. Por lo general, la zona lesionada se pondrá morada e hinchada, y tal vez haya un corte o sangrado alrededor de la cutícula. Podrían verse afectados la piel, los tejidos debajo de la piel y el lecho ungueal, así como también el hueso subyacente y la placa de crecimiento. Si hubiera sangrado por debajo de la uña, se pondrá negra o azul oscuro y la presión del sangrado podría ser dolorosa.

Tratamiento en casa

Cuando la punta de un dedo esté sangrando, lávela con agua y jabón y cúbrala con una gasa suave y estéril. Aplicar una bolsa de hielo o sumergir el dedo en agua fría podrían aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

Si la hinchazón fuera leve y no molesta mucho al niño, puede dejar que el dedo sane por sí solo. Pero esté atento si aumenta el dolor, la hinchazón, el enrojecimiento o si hay secreción en la zona lastimada, así como también a cualquier fiebre que aparezca de 24 a 72 horas después de la lesión. Estos podrían ser signos de infección y debe comunicárselo a su pediatra.

Cuando hay un exceso de hinchazón, un corte profundo, sangre debajo de la uña o el dedo pareciera estar quebrado (roto), llame inmediatamente al médico. No intente enderezar un dedo fracturado por su cuenta.

Tratamiento profesional

Si su médico sospechara de una fractura, puede pedir que se le haga una radiografía. Si esa radiografía confirmara una fractura, o si hubiera daño en el lecho ungueal, donde crece la uña, tal vez sea necesaria una consulta de traumatología. Es posible enderezar y reparar un dedo fracturado bajo anestesia local. También se puede reparar quirúrgicamente un lecho ungueal lastimado para minimizar la posibilidad de que se genere una deformidad en la uña a medida que crezca el dedo. Si hubiera bastante sangre debajo de la uña, el pediatra podrá drenarla mediante un pequeño orificio en el centro de la uña, lo que podría aliviar el dolor.

Aunque los cortes profundos pueden requerir suturas, a menudo solo se necesitan banditas adhesivas (tiras finas autoadhesivas similares a las venditas mariposa). Una fractura por debajo de un corte se considera una fractura "expuesta" y es susceptible a una infección en el hueso. En este caso, se recetarán antibióticos. Según la edad de su hijo y la situación de su vacunación, el médico también podrá indicar un refuerzo de la vacuna contra el tétano.

Última actualización
8/21/2019
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos