Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Conmociones cerebrales: lo que los padres deben saber

​​Por: Alcy R. Torres, MD, FAAP

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática que interrumpe temporalmente la función normal del cerebro. La puede provocar una colisión contra la cabeza, un golpe en la cabeza o un sacudón de la cabeza o un golpe en el cuerpo que hace que la cabeza y el cerebro se muevan rápidamente hacia adelante y hacia atrás dentro del cráneo. Este movimiento rápido puede hacer que el cerebro rebote o se tuerza dentro del cráneo, lo que provoca cambios químicos en el cerebro y, a veces, un estiramiento y daño de las células del cerebro.

Causas de las conmociones cerebrales en niños y adolescentes

Cualquier actividad puede tener como resultado una lesión en la cabeza que puede provocar una conmoción cerebral. Esto es especialmente cierto en el caso de los deportes de contacto, tales como el fútbol americano, el fútbol, el hockey, el básquetbol, el rugby, la lucha libre, el lac​rosse y la animación deportiva. Muchos niños también sufren conmociones cerebrales causadas por otras actividades, tales como andar en bicicleta, andar en patineta o escalar árboles.

Es más probable que los niños sufran conmociones cerebrales cuando son menores de 4 años y, luego, nuevamente, cuando son adolescentes, cuando el deseo cada vez mayor de ser más independientes o la presión de sus compañeros a veces hace que tomen más riesgos.

Síntomas comunes de las conmociones cerebrales

Los niños y adolescentes que dicen que “no se sienten bien" después de una colisión contra la cabeza, un golpe a la cabeza o un sacudón de la cabeza o el cuerpo pueden tener una conmoción cerebral u otra lesión cerebral grave. Los padres pueden notar uno o más de los siguientes signos y síntomas comunes:

  • Parece aturdido o atónito

  • Si la lesión sucedió mientras practicaba un deporte, el niño puede olvidar una indicación o una posición o no estar seguro del juego, la puntuación o el oponente

  • Se mueve con torpeza

  • Responde las preguntas lentamente

  • Pierde el conocimiento (aunque sea brevemente)

  • Muestra cambios de humor, conducta o personalidad

  • No puede recordar eventos antes o después de un golpe o una caída


Los niños mayores y los adolescentes pueden informar/comunicar los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza o una sensación de presión en la cabeza

  • Náuseas o vómitos

  • Problemas de equilibrio o mareos, o visión doble o borrosa

  • Le molesta la luz o el ruido

  • Se siente aletargado, confundido, aturdido o “atontado"

  • Cambios en el sueño, tales como dormir más o menos después de la lesión

  • Confusión o problemas de concentración

  • Se siente “raro" o “deprimido"

Frecuentemente, estos síntomas comienzan inmediatamente después de la lesión, pero, en algunos casos, pueden tardar hasta algunos días en aparecer.

Síntomas más peligrosos

Lleve a su hijo al departamento de emergencias inmediatamente si recibió un golpe en la cabeza o el cuerpo y tiene alguno de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza que empeora y no desaparece

  • Debilidad, entumecimiento o disminución de la coordinación

  • Vómitos o diarrea recurrentes

  • Dificultad para hablar

  • Luce muy somnoliento o no es posible despertarlo

  • Una pupila (la parte negra en el centro del ojo) es más grande que la otra

  • Espasmos o convulsiones

  • No puede reconocer personas o lugares

  • Confusión, inquietud o agitación aumentadas

  • Comportamiento inusual

  • Pérdida del conocimiento (incluso una pérdida breve del conocimiento debe tomarse en serio y se debe monitorear al niño de cerca)

  • No deja de llorar y no es posible consolarlo (bebés)

  • No quiere tomar el pecho, la leche o comer (bebés)

Diagnóstico de una conmoción cerebral

El médico de su hijo obtendrá una descripción detallada de lo ocurrido, así como la historia clínica pasada de su hijo. El médico estará especialmente interesado en saber si su hijo recibió varios golpes en la cabeza o el cuerpo, si perdió el conocimiento y cuándo se recuperó. Otras preguntas podrán enfocarse en si tiene un historial de trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), problemas de aprendizaje, migrañas, trastornos del sueño, autismo o trastornos del estado de ánimo. Toda esta información le ayuda a su médico a trabajar con su familia para idear un plan de tratamiento.

Debido a la cantidad de síntomas posibles de una conmoción cerebral, es posible que su médico utilice un cuestionario especial, tal como la Herramienta de evaluación de conmociones cerebrales en el deporte SCAT5. Esta herramienta le ayuda a su médico a realizar un examen neurológico estándar y averiguar la gravedad de la conmoción cerebral. Algunos médicos pueden utilizar herramientas computarizadas, tales como la prueba de King Devick o la prueba ImPACT (Evaluación y prueba cognitiva inmediatas después de una conmoción cerebral), como ayuda para evaluar a los pacientes con una conmoción cerebral, aunque todavía no está ampliamente disponible.

¿Es necesario realizar pruebas de imagenología?

Su hijo no necesitará inevitablemente que le realicen pruebas de imagenología, tales como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (IRM), del cerebro o la cabeza. Sin embargo, esto dependerá de la situación. Los médicos se basan en motivos específicos para decidir cuándo realizar estas pruebas, especialmente cuando se trata de niños, para evitar la exposición a la radiación siempre que sea posible.

​Es importante recordar que una conmoción cerebral significa que hay un problema con la forma en la que está funcionando el cerebro, no que haya un daño estructural. Esto significa que, incluso si la prueba de imagenología de su hijo es normal, es posible que siga experimentando síntomas relacionados con la conmoción cerebral.​

Tratamiento y recuperación

El tratamiento principal para la conmoción cerebral es reducir las actividades físicas y mentales durante un tiempo. Si bien es necesario monitorear a los niños, contrariamente a lo que se aconsejaba en el pasado, no tendrá que despertar a su hijo periódicamente mientras duerma.

Es posible que su hijo deba ausentarse de la escuela durante algunos días. No es necesario que los niños con conmociones cerebrales estén completamente libres de síntomas para volver a la escuela, pero los síntomas deben ser tolerables durante 30 a 40 minutos. Es posible que deban reducir los recesos y las actividades de educación física durante algún tiempo, pero la investigación ha descubierto que es mejor no eliminarlos por completo. También debe estar atento a la aparición de síntomas nuevos o a su empeoramiento.

Si bien la mayoría de los niños se recuperan de un trauma por conmoción cerebral en menos de tres semanas, un 10 % a un 15 % continúan teniendo síntomas durante períodos más prolongados. La cantidad de tiempo hasta la recuperación depende de distintos factores, tales como la gravedad de la lesión, cómo ocurrió, los antecedentes médicos de su hijo (incluidas las conmociones cerebrales previas), los tratamientos utilizados, y en qué medida su hijo siguió el consejo de su médico.

Cómo hablar con su hijo sobre las conmociones cerebrales

Hable con su hijo sobre la conmoción cerebral y dígale que le informe de inmediato los síntomas de conmoción cerebral a usted o a su entrenador. Algunos adolescentes piensan que las conmociones cerebrales no son graves o les preocupa que si informan que sufrieron una conmoción cerebral perderán su posición en el equipo o parecerán débiles. Recuérdenles que es mejor perderse un partido que perderse toda la temporada.

Prevención de las lesiones en la cabeza

No es posible prevenir todas las conmociones cerebrales, pero algunas pueden evitarse. Los niños deben usar cascos cuando realicen actividades en las que anden sobre algún objeto o animal, tales como caballos, vehículos todo terreno VTT, motocicletas, bicicletas, patinetas toboganes de nieve o tablas de snowboard o deportes de contacto, tales como fútbol americano, hockey o lacrosse. Los cascos deben quedarles bien y estar en buenas condiciones. A los niños que practican deportes se les deben enseñar técnicas seguras y a seguir las reglas del juego.

Lo más importante es que quienes practican deportes deben saber cuán fundamental es que le informen a su instructor, entrenador atlético o padres si se golpearon la cabeza o tienen síntomas de una lesión en la cabeza, incluso si eso significa que deben dejar de jugar. Nunca debe ignorar una lesión en la cabeza, aunque esta sea menor.

Información adicional:

​​Sobre el autor

Alcy R. Torres, MD, FAAP, profesor adjunto de Pediatría y Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, integra la División de Neurología de la American Academy of Pediatrics. Sígalo en Twitter en @AlcyTorresMD.​




Última actualización
1/13/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Neurology (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos