Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Asistencia a entierros o a servicios conmemorativos

​Algunos padres se preguntan si es apropiado dejar que sus niños asistan a un entierro. La mayoría de los expertos concuerdan que a los niños se le debe permitir asistir a un entierro o servicio conmemorativo si ellos quieren ir. Participar en ceremonias le da a su niño la oportunidad de procesar lo sucedido, llorar la muerte del ser querido y decirle adiós. Explique lo que sucede en los entierros, incluyendo que alguna personas podrían estar llorando y que el cuerpo del difunto estará en un ataúd. Después deje que su niño decida si quiere ir.

Si el niño tiene miedo, no lo obligue a ir. En lugar de esto, anímelo a que honre a la persona de otra manera que tenga significado para él. Si él no asiste a la ceremonia preparada, cerciórese de que él tenga la oportunidad de sentir la pérdida del ser querido y permítale que comparta con usted sus recuerdos más significativos.

Lo que más importante: Los niños nunca deben angustiarse (o afligirse) solos

Paula K. Rauch, MD, la autora de  Criando niños con salud emocional cuando uno de los padres está enfermo, exhorta a los padres que le digan a los niños que no tienen sufrir solos sino que deben comunicarle sus inquietudes a los padres o a otra persona adulta que se preocupe por ellos. Los padres pueden decirles a los niños que la manera más productiva de sufrir las penas ocurre cuando se hace en grupo. Si los niños les comunican sus inquietudes a los padres, las podrá  solucionar juntos. Cuando los niños no cuentan lo que les preocupa, los padres no pueden compartir sus preocupaciones sino solamente preocuparse por ellos. Estar preocupado por algo con frecuencia no es algo bueno para un niño ni le sirve de mucho. Cuando se preocupa junto con el niño, haciéndole frente a los desafíos en equipo (padre-hijo), esto ayuda a los  niños a no sentirse solos o abrumados, les da un ejemplo de cómo resolver problemas y mejora la resiliencia (optimismo).

El conocimiento de la Dra. Rauch sobre la preocupación por un padre enfermo se traduce también para sentir pena —los niños no deben sufrir solos. Muchos padres y niños necesitan ayuda que puede empezar con una conversación sobre los problemas emocionales que representan retos. Es más probable que la mayoría de los niños hablen con un adulto que se preocupa por ellos que los escuche con atención y respeto. Pedirle al niño que le diga al padre lo que ha escuchando o ha notada es con frecuencia un buena forma para empezar. Después de oír al niño, el padre puede conectar las observaciones del niño con la situación a que se enfrenta.

Otras formas para empezar una conversación son pedirle al niño que le diga al padre cómo le explicaría su problema o situación difícil a un amigo o compañero o preguntarle al niño si cree que otras personas que no han tenido la misma experiencia se sorprenderían de saberlo y cómo reaccionarían o quizá si no entenderían. Un niño más grande que está reacio a mostrar su tristeza debido a una experiencia que le perturba podría responder a la pregunta: "¿Qué es lo más tonto o ridículo que alguien te ha dicho?" Las mejores conversaciones entre padres e hijos son aquellas en las cuales el niño habla 3 veces más que el padre.

Recuerde, las pérdidas serán siempre parte de nuestra vida.

Como padres, quisiéramos poder resguardar o proteger a nuestros niños de la tristeza y la pérdida. Desafortunadamente, la pérdida será siempre parte de la vida, y si le enseñamos a nuestros niños a sobrellevarla de forma sana, es mucho más probable que ellos se recupere y retomen su camino. Con su amor y su consejos, su niño puede logra sobrellevar la muerte de un ser querido y fomentar estrategias para hacerle frente a las dificultades lo que le permitirán permanecer optimista cuando inevitablemente se vea de nuevo enfrentado a una pérdida en el futuro.

Cuídese o vele por sí mismo

Recuerde que primero tiene que velar por sí mismo. Usted no podrá brindarle la ayuda que su niño necesita si usted no ha podido lidiar con su propio dolor para sobrellevar la pena. Velar por sí mismo  se es uno de los actos más estratégicos de una buena crianza porque garantiza que usted estará totalmente presente y con la capacidad de brindarle amor y dirección a su niño en el momento que lo necesita.

Información adicional: 

Autor
Elyse C. Salek, MEd and Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP
Última actualización
6/24/2017
Fuente
Building Resilience in Children and Teens: Giving Kids Roots and Wings, 3rd Edition (Copyright © 2015 Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, and Martha M. Jablow)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos