Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

El duelo: ¿qué es normal y cuándo debemos preocuparnos?

​Los niños que pierden el interés en las actividades diarias, tienen problemas para dormir o comer, dejan a sus amigos o actividades, se niegan a ir a la escuela o tienen grandes dificultades en la escuela, sienten miedo de estar a solas, parecen obsesionados con el tema de la muerte o dicen querer reunirse con el difunto pueden necesitar ayuda profesional. El consejero de escuela o el pediatra de su hijo pueden proporcionarle los recursos para ayudar a su niño a sobrellevar la pérdida. Un profesional de la salud mental puede ayudar al niño a aceptar la muerte y guiar a su familia durante el tiempo de luto.

Cada niño sufre la pérdida de forma diferente

Aunque existen reacciones comunes a la muerte, los padres deben tener en cuenta que cada niño siente la pena de forma diferente. Algunos podrían sufrir calladamente, mientras que otros podrían actuar con ira. No hay ninguna forma correcta o incorrecta de sentir el dolor de una pérdida;  es un proceso que se resuelve con el tiempo y varía de persona a persona. Los niños pueden seguir procesando la muerte de un ser querido durante muchos años; con cada nueva etapa del desarrollo viene una nueva forma de entender y procesar lo que pasó.

Lleva tiempo

Los niños sufren el duelo en etapas como lo hacen los adultos. No podemos exigirle a los niños que acepten sus sentimientos; esto lleva tiempo. El factor más importante es que lo tienen a usted para comunicar sus sentimientos y comprenderlos al nivel que necesitan. A veces un abrazo y una simple frase como "Yo también la extraño" le dan a los niños la oportunidad de expresar sus sentimientos o al menos los ayudan a entender que todas sus ​emociones confusas son válidas.

Información adicional:  

Autor
Elyse C. Salek, MEd and Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP
Última actualización
5/5/2015
Fuente
Building Resilience in Children and Teens: Giving Kids Roots and Wings, 3rd Edition (Copyright © 2015 Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, and Martha M. Jablow)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos