Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Sulfitos: un tema delicado

De acuerdo con los cálculos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA), aproximadamente 1 persona de cada 100 tiene síntomas alérgicos después de estar expuesta a los sulfitos, aditivos químicos ampliamente usados en la industria de los alimentos. El asma se agrega a los riesgos; los sulfitos ocasionan síntomas graves en aproximadamente 5% de las personas con asma.

¿Qué son los sulfitos?

Los sulfitos se agregan para prolongar la vida útil de muchas frutas, vegetales y mariscos; para suspender el crecimiento de bacterias en los vinos; blanquear los almidones de los alimentos y dar forma a las masas. También se usan como conservantes en algunos medicamentos. Aunque una vez se permitan libremente bajo la categoría de "generalmente considerados como seguros" (GRAS) por la FDA, el uso de los sulfitos se ha regulado más de cerca en las últimas décadas después de vincularse a numerosos problemas de salud, incluyendo síntomas alérgicos que oscilan de gravedad desde urticaria y dificultad para respirar hasta choque anafiláctico fatal. Ya que los sulfitos son realmente inofensivos para la gran mayoría, pueden ocasionar potencialmente reacciones que amenazan la vida en algunas personas con asma y otros que son sensibles a los compuestos. Los científicos no han determinado todavía las cantidades más pequeñas necesarias para activar una reacción. Los métodos actuales no puede detectar las concentraciones de sulfitos por debajo de 10 partes por millón (ppm) en los alimentos, aunque muchos expertos creen que una persona sensible a los sulfitos pueden experimentar síntomas hasta en menores concentraciones.

Para reducir el riesgo, la FDA ha impuesto las siguientes restricciones:

  • Los sulfitos no se pueden usar en frutas ni vegetales que se comerán crudos, como en los departamentos de frutas del supermercado o bares de ensaladas en los restaurantes.
  • Las etiquetas del producto deben incluir los sulfitos en concentraciones de 10 ppm o superiores, o cualquier sulfito que se haya utilizado en procesamiento, sin importar la concentración. Además, las etiquetas deben especificar el propósito para el que se usan los sulfitos.

Si sospecha de que la exposición a los sulfitos ha activado la urticaria, presión en el pecho, dificultad para respirar u otros síntomas en su hijo, llame a su pediatra para determinar si existe alguna sensibilidad.

Última actualización
11/21/2015
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos