Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Evite las trampas alimentarias

Las trampas alimentarias son situaciones y lugares que dificultan una buena alimentación. Todos las enfrentamos. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a su familia a evitar algunas de las trampas más comunes.

Trampa alimentaria n.° 1: Vacaciones, días feriados y otras reuniones familiares

Vacaciones

Cuando viaje, no tome vacaciones de la alimentación sana y del  ejercicio.

Qué puede hacer:

  • Planifique sus comidas. ¿Serán todas sus comidas de restaurantes? Si es así, ¿puede dividir las entradas o platos principales y los postres para evitar que las porciones sean demasiado grandes? ¿Puede evitar la comida rápida? ¿Puede traer sus propios refrigerios saludables?
  • Manténgase activo. Programe tiempo para realizar actividades físicas tales como caminar o nadar en la piscina del hotel.

Días feriados o festivos

Es fácil comer en exceso durante los días feriados. Pero no tiene que temerles ni evitarlos.

Qué puede hacer:

  • Planifique los días feriados con más cuidado. No pierda de vista lo que usted y su hijo están comiendo. Planee tener alimentos y refrigerios saludables a mano. Lleve una bandeja de frutas o verduras cuando visite a amigos y familiares.
  • ¡Celebre durante ese día, no un mes entero! Asegúrese de volver a una dieta saludable al día siguiente.

Otras reuniones familiares

En algunas culturas, cuando se reúne toda la familia, esto se puede convertir en un banquete, de la mañana a la noche.

Qué puede hacer:

  • Coma porciones más pequeñas. Evite comer en exceso cuando se reúna con la familia. En cambio, intente tomar pequeñas porciones.
  • Consiga el apoyo de la familia. Los abuelos, las tías y los tíos pueden tener un efecto enorme en la salud de su hijo. Hágales saber que le gustaría contar con su ayuda para mantener a su hijo en la vía de la buena salud.

Trampa alimentaria n.° 2: La hora del refrigerio

El tiempo donde se consumen más refrigerios es después de la escuela. Los niños regresan a sus casas con estrés o se sienten alterados o aburridos, así que recurren a la comida.

Qué puede hacer:

  • Ofrezca refrigerios saludables como verduras crudas, fruta, palomitas de maíz para microondas bajas en calorías, sopa de verduras, gelatina sin azúcar o refrigerios con frutas.
  • Usted elige el refrigerio. Cuando los niños tienen permiso para tomar sus propios refrigerios, suelen elegir opciones no saludables. Hable con su hijo sobre por qué los refrigerios saludables son importantes. Piense en una lista de refrigerios en los que ambos estén de acuerdo y téngalos a mano.
  • Mantenga a su hijo entretenido. Ayude a su hijo a pensar en otras cosas que hacer en lugar de comer, como jugar afuera, bailar, pintar un cuadro, volar una cometa o dar un paseo juntos.
  • Asegúrese de que su hijo coma 3 comidas bien balanceadas al día. De esta manera, no necesitará comer tantos refrigerios.

Trampa alimentaria n.° 3: No tengo tiempo

Puede ser muy difícil sacar tiempo todos los días para realizar una actividad física. Sin embargo, si lo planea con anticipación, hay maneras de incluirla en su rutina.

Qué puede hacer:

  • Elabore un plan. Siéntese con su hijo y planifique con anticipación esos días cuando parece imposible encontrar siquiera 15 minutos para realizar una actividad física. Tenga un plan B listo para su hijo después de que oscurezca, como ejercitarse con un video de ejercicios.
  • Prepare cenas fáciles. Si no tiene tiempo para preparar la cena, no corra al restaurante de comida rápida más cercano. Recuerde, las cenas no tienen que ser elaboradas. Pueden ser tan simples como un sándwich, un plato de sopa, un trozo de fruta y un vaso de leche.

Recuerde

Su trabajo consiste en brindarles a su hijo y a su familia una buena nutrición y fomentar una actividad física regular. Siga siendo positivo y céntrese en cómo se desempeña su hijo en todas las áreas de la vida. Puede resultar útil seguir adelante con los cambios en la nutrición y la actividad.

Autor
Sandra G. Hassink, MD, FAAP
Última actualización
6/14/2016
Fuente
Pediatric Obesity: Prevention, Intervention, and Treatment Strategies for Primary Care (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos