Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Hora de empezar el cepillado dental

Debido a que tomará bastante tiempo para que su hijo pueda lavarse los dientes solo, nos gustaría dejarle algunas sugerencias prácticas para ayudarle a que sea más divertido y para hacerlo de forma rutinaria.

  • Empiece pronto. ¿No tiene dientes? No hay problema. Simplemente repasar los movimientos de cepillar y lavar las encías regularmente cumple con un propósito muy útil.
  • Cepille con frecuencia. A pesar de que nos hemos enfocado hasta ahora en el cepillado a la hora de dormir, hablando técnicamente, su objetivo de cepillar los dientes es limpiar los alimentos que quedan en ellos, y mientras más pronto mejor. Sin embargo, conocemos pocos adultos que tienen el hábito regular de cepillarse los dientes durante el día. Empiece por hacer que su hijo se cepille los dientes después de la comida desde muy pequeños y tendrá una alta probabilidad de crear un hábito duradero.
  • Cante, cante una canción. O coloque un temporizador. O invente alguna otra manera creativa de mantener a su hijo atento en el acto de cepillarse los dientes durante los 2 minutos recomendados o por lo menos tanto tiempo como dure asegurarse que sus esfuerzos combinados los dejarán limpios. Algunos cepillos de dientes incluso tienen luces o reproducen música durante el tiempo que un niño debe seguir cepillándose, evitando que los niños piensen que ya se lavaron por suficiente tiempo.
  • Compruébelo. Si su hijo da señales de independencia e insiste en cepillarse por su cuenta, entonces por supuesto, déjelo. Solamente no olvide el hábito de “comprobar” orgullosamente su trabajo al final de cada sesión mientras que casualmente hace unos retoques por su cuenta.
  • Apele a sus gustos. Si la Cenicienta, el Gato con botas, un auto de carreras o un cepillo de dientes eléctrico parecido al suyo tiene mejores posibilidades de atraer a su hijo que usted, entonces por supuesto, no dude en hacerlo. Apele a sus gustos y déjelo elegir los cepillos de dientes y la pasta dental que realmente le guste. Existen muchas pastas dentales con sabores que pueden hacer del cepillado una experiencia divertida.
  •  No tocar. Aproximadamente a la edad en la que usted probablemente puede empezar a cepillarle los dientes, su hijo empezará a agarrar las cosas. Si le da un cepillo de hebras suaves (o 2) que él pueda sujetar y sostener, podrá evitar una pelea por tener el que usted usa, dejándolo bien equipado para hacer su trabajo. Por supuesto, tal vez le tome 3 cepillos en lugar de 1, pero es un pequeño precio a pagar por una rutina que realmente funciona.
  • Vaya a las áreas remotas. Le sugerimos que preste especial atención (y dirija la atención de su hijo) a aquellos dientes que es más probable que se ignoren. Mientras lo ayuda a cepillarse, describa lo que está haciendo en términos con los que se pueda relacionar al señalar sus dientes ,“para morder” (las superficies para masticar), los “dientes de la sonrisa” (usted lo adivinó, justo enfrente) y los dientes difíciles en la parte trasera. Su objetivo: enseñar a su hijo a no dejar placa sin remover.

Tentaciones de la pasta de dientes

Todos los niños se pueden beneficiar del fluoruro, pero es importante usar la cantidad correcta de pasta dental. Las recomendaciones actuales aconsejan usar un frotis (untar una pequeña muestra del tamaño de un grano de arroz) para los niños menores de 3 años y una muestra del tamaño de una arveja (chicharro) para los niños de 3 a 6 años. Debido a que el fluoruro de la pasta dental es para enjuagar y escupir pero no tragar, cerciórese de ayudar u observar al niño mientras se cepilla. Cuando tenga la edad apropiada, dígale que escupa la pasta dental después de cepillarse los dientes.

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
3/9/2018
Fuente
Food Fights, 2nd Edition (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest