Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Golf

En el pasado, el golf era percibido por muchos como una actividad de esparcimiento para personas con tiempo y dinero de sobra. En la actualidad, el golf se percibe como un deporte, y uno que resulta atractivo para participantes jóvenes.

Si bien el golf no es considerado un deporte peligroso, las largas horas de práctica y las exigencias físicas de aprender y jugar golf pueden provocar lesiones. Si bien no todas las lesiones se pueden prevenir, se puede reducir el riesgo de lesiones.

A continuación, se incluye una tabla de la American Academy of Pediatrics con las lesiones comunes que provoca el golf y un panorama general de los síntomas y tratamientos. También se incluyen diagramas de 2 ejercicios.

Lesiones comunes, síntomas y tratamientos

Las lesiones del golf pueden dividirse entre las que ocurren por hacer oscilar un palo y las que ocurren por las largas caminadas en un campo de golf. Para evitar lesiones, los deportistas deben saber sobre las tensiones que el golf provoca en el cuerpo, y deben preparar sus cuerpos para manejar estas tensiones.

La mayoría de las lesiones del golf se desarrollan con el paso del tiempo más que como resultado de un único evento. Es importante reconocer los primeros signos de una lesión y procurar obtener tratamiento antes de que la afección empeore.

Además, un calentamiento general antes de la práctica o del juego puede ayudar a evitar lesiones. Este debe constar de ejercicios que aumenten la circulación en los músculos y estiren los músculos, la espalda, las caderas y las piernas. También ayuda hacer "giros" de calentamiento con un palo con pesa (o con 2 palos) y practicar tiros cuando sea posible.

Ejercicios

Estiramiento y calentamiento de rotación

 

Este es un estiramiento dinámico para hombros, espalda y caderas y un buen calentamiento que fácilmente se puede hacer en la cancha de golf o en el campo de prácticas.

  1. Permanezca de pie mientras sostiene el palo detrás suyo, en la parte superior de la espalda.

  2. Gire hacia un lado y hacia el otro sin mover los pies.

  3. Intente sentir el estiramiento de los hombros, la columna y las caderas.

 

 

Flexibilidad de cadera/zona lumbar

Este ejercicio aumenta la flexibilidad en las caderas y la zona lumbar; incrementa la rotación y la capacidad de "girar" al golpear una pelota.

  1. Acuéstese boca arriba; cruce las piernas.

  2. Use la pierna de arriba para empujar la rodilla de la otra pierna hacia el piso; mantenga los hombros apoyados y la pelvis contra el piso.

Lesión/Causa Síntomas/Diagnóstico Tratamiento/Prevención
Dolor en la parte baja de la espalda: Las flexiones y torsiones repetitivas de la columna pueden causar compresión y fuerzas cortantes sobre los discos lumbares, conduciendo a la debilitación de los discos, protrusión discal o hernia de disco.

(1) Dolor y espasmos en la zona lumbar y en las nalgas que empeoran al flexionarse, con las torsiones, al levantar pesos y al sentarse; es posible que el dolor corra por el muslo o la pierna. (2) El dolor es menor al pararse, caminar, arquearse o acostarse. (3) Probablemente sea necesario hacer una evaluación clínica, una radiografía y una resonancia magnética (RM) para confirmar el diagnóstico.

(1) Limitar las flexiones, las torsiones o cualquier actividad que aumente el dolor. (2) Usar hielo y fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). (3) Aumentar la flexibilidad en los isquiotibiales, los flexores de la cadera y los cuádriceps. (Ver “Ejercicios”). (4) Haga ejercicios estabilizadores del eje central poniendo énfasis en los músculos oblicuos y los rotadores de la cadera/pelvis. (5) Retomar la práctica del juego lentamente, a medida que los síntomas lo permitan; comience golpeando con hierros cortos y vaya avanzando hasta usar palos más largos..
Dolor en las muñecas: Durante los "giros" de golf normales ocurren ladeos y torsiones reiterativos y forzados de las muñecas. Estas fuerzas pueden causar tensión en los tendones, torceduras en los ligamentos de la articulación de la muñeca o compresión en el cartílago articular de la muñeca.  (1) Por lo general se sienten dolor, hinchazón y rigidez en la parte central de la muñeca; también pueden ocurrir crujidos o chasquidos. (2) El dolor suele ser peor al golpear con palos más largos ("drivers" o hierros largos) o al ejecutar un tiro pesado. (3) Tal vez sea necesario hacer radiografías, RM o consultas con un especialista de manos. (1) Descanso, hielo, AINE. (2) Hacer ejercicios para establecer el movimiento y la fuerza totales en la muñeca. (3) Retomar la práctica del juego lentamente, a medida que los síntomas lo permitan. (4) Muy rara vez se requiere de una cirugía para resolver los problemas de muñeca que se reconocen y tratan en forma temprana.
Dolor de rodillas: Desgarro de meniscos. El agacharse repetitivamente, la torsión y caminar sobre superficies desparejas pueden provocar el desgarro del cartílago que se encuentra entre el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la canilla). (1) Dolor a los lados o en la parte posterior de la rodilla, hinchazón, flexión restringida, bloqueo o pellizcos. (2) Los síntomas empeoran al torcerse, rotar y agacharse. (3) Probablemente sea necesario hacer una RM para confirmar el diagnóstico. (1) Algunos desgarros de meniscos sanan al evitar las torsiones, agacharse o efectuar actividades de impacto durante 4 a 6 semanas. (2) Si el desgarro fuera importante o si no sanara con el reposo, puede que sea necesaria una cirugía artroscópica. (3) No existen ejercicios específicos que ayuden a mejorar un desgarro de meniscos. (4) Los golfistas deben evitar “aguantar” los síntomas para evitar que un desgarro pequeño se convierta en un desgarro más grande.
Dolor de rodillas: Síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) la compresión y la fricción sobre el cartílago que se encuentra detrás de la rótula pueden causar ablandamiento y adelgazamiento del cartílago rotuliano. (1) Aparición gradual de dolor en la parte delantera de la rodilla o alrededor de la rótula. (2) Síntomas que empeoran al subir y bajar colinas y al agacharse. (3) Son poco frecuentes la hinchazón, el bloqueo o los pellizcos. (4) Es necesario efectuar un examen que aborde los factores de riesgo tales como alineación de pie y rodilla, flexibilidad y equilibrio de fuerza en las extremidades inferiores. (1) Limitar la posición en cuclillas, subir colinas y toda actividad que incremente los síntomas. (2) La práctica del impulso de los golpes largos y cortos no debe afectar adversamente al SDPF. (3) Use hielo y AINE. (4) Aumentar la flexibilidad en los isquiotibiales, los cuádriceps y los flexores de la cadera. (5) Fortalecer los músculos de la cadera y la rodilla. (6) Asegurarse de que los zapatos ofrezcan el apoyo y la estabilidad necesarios. (7) Retomar la práctica del juego lentamente, a medida que los síntomas lo permitan.

 

Recuerde

Es preciso tener flexibilidad, fuerza y buen estado físico para cumplir con las exigencias físicas del golf. Los ejercicios de acondicionamiento para cumplir con estas exigencias pueden mejorar el rendimiento del golf y reducir las lesiones.

Última actualización
2/26/2018
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos